Infantería de Marina: el «desembarco OTAN» de Almería

Infantería de Marina: el «desembarco OTAN» de Almería

Publicado por el oct 20, 2014

Compartir

Si te gusta este blog, vótalo por el Blog del Año ABC 2014 aquí

 

El desembarco de Almería… o, lo que es lo mismo, un millar de infantes de Marina involucrados en la «toma» de la playa de la Garrucha con sus 157 vehículos. Este es el «paisaje» con el que amanecerá este martes el mar de Alborán que, junto al golfo de Cádiz y aguas de Cartagena, son los escenarios de los ejercicios navales de la OTAN «Noble Mariner-14» (15-26 de octubre).

«Por Tierra, Mar y Aire» tuvo la oportunidad de participar el viernes en la playa almeriense de El Alquián en los preparativos del «gran desembarco», ambientado en un territorio hostil y encuadrado en esas maniobras OTAN en las que, en total, participan 25 buques, 4 submarinos y 4.000 militares.

 

Un vehículo acorazado anfibio con el buque «Castilla», el pasado viernes frente a las costas de Almería / IGNACIO GIL

Un vehículo acorazado anfibio (AAV) con el buque «Castilla», el pasado viernes frente a las costas de Almería / IGNACIO GIL

 

Como buque estandarte se encuentra el B.A.A. «Castilla», cuartel general naval de la OTAN en 2015 en caso de que se active la Fuerza de Respuesta (reacción rápida) que liderará la Armada Española.

Otros buques españoles señalados en la maniobra son el mayor buque de guerra español, el LHD «Juan Carlos I» -con sus aviones Harrier-, las fragatas F-102 «Almirante Juan de Borbón» y F-104 «Méndez Núñez», otras tres fragatas clase F-80 y dos cazaminas.

Nos centramos ahora en el «gran desembarco de Almería». Como preparativos hemos de señalar que el viernes desembarcamos con el TEAR o Tercio de Armada (base en San Fernando, Cádiz) a bordo de un AAV, el vehículo acorazado anfibio.

 

Vista del jefe de vehículo

Vista del jefe de vehículo y también tirador del AAV / IGNACIO GIL

 

Mitad oruga, mitad buque, este mastodonte de hasta 25 toneladas de desplazamiento es capaz de navegar a 7 nudos (13 km/h) y desplazarse en tierra a 72 kilómetros por hora. Puede transportar a 18 infantes de Marina y a su propia dotación formada por un jefe del vehículo que también hace de tirador, un conductor y un auxiliar. ¿Su secreto? Dos turbinas que se activan en mar y que ejercen de propulsores.

El cabo 1º Juan Antonio Fernández Furelas (jefe y tirador) y la cabo Tania Ardiles serán nuestros guías en un desembarco que realizamos desde el buque «Castilla» como preparativo al que tendrá lugar a partir de este martes. Nos explican cómo transcurre la maniobra: primero los AAV se reunirán en un punto de encuentro, partirán en dos columnas hacia la playa, unos 150 metros antes se situarán de modo que puedan desembarcar a una distancia aproximada de 50 metros para así abarcar más playa y evitar accidente alguno, deberán llegar a la hora H estipulada, calculada en nuestro caso para las 13 horas.

Durante la navegación es indispensable no perder el ritmo de ninguna unidad. Tenemos suerte pues el mar está como un «plato». No obstante, impresiona la capacidad de estos vehículos de navegar y al mismo tiempo atravesar caminos tierra adentro.

En la costa una luz verde anunciará la posición (suele ser roja, pero nos encontramos en las inmediaciones del aeropuerto almeriense, por ello se cambia el color)

 

dasd

En la «playa» del buque «Castilla», justo antes de desembarcar / IGNACIO GIL

 

«La aplicación de la maniobra en la mar en las operaciones anfibias requiere velocidad, capacidad de respuesta y movilidad. Esto implica proyectar en tierra la máxima potencia de combate empleando una fuerza de desembarco lo más pequeña posible. Esta premisa posibilita que las fuerzas puedan permanecer largo tiempo en la mar, proporcionando máxima presencia y capacidad de reacción. Este concepto permite insertar a la fuerza de desembarco cerca o en el objetivo y, posteriormente, extraerla rápidamente para emplearla en otros objetivos, empleando la mar como un espacio de maniobra», nos traslada el capitán Juan José Ramírez, quien a bordo del «Juan Carlos I» realiza la labor de oficial de información pública de la Infantería de Marina.

Para el ejercicio «Noble Mariner-14», el Tercio de Armada ha desplegado 60 vehículos Hummer (superan los 20 años de servicio), 4 piezas de artillería autopropulsada de 155 mm., 2 vehículos de municionamiento, una horquilla elevadora, un bulldozer, 14 vehículos piraña de línea, 12 remolques u 8 embarcaciones de asalto, entre otros vehículos embarcados principalmente en el LHD «Juan Carlos I» y también en el «Castilla».

 

Lancha de desembarco / IGNACIO GIL

Lancha de desembarco / IGNACIO GIL

 

El ejercicio culmen de estas maniobras de la OTAN para probar, en este caso, la capacidad de los infantes de Marina españoles versará sobre un desembarco con fuego real de artillería (155 mm.) y morteros (81 mm.) y fuego simulado naval y de apoyo aéreo cercano, como se nos explica en un «briefing» previo. A él asisten el general Javier Hertfelder de Aldecoa (comandante del Tercio de Armada) y el contraalmirante Pedro Ángel García de Paredes, como comandante del Grupo de Acción Naval 2 (encargado de los buques de asalto anfibio «Juan Carlos I», «Castilla» y «Galicia»). Ambos destacan la importancia de este tipo de ejercicios para coordinar las diferentes capacidades y actuar ante escenarios hostiles cambiantes.

 

OBJETIVO: DEFENDER UN PAÍS OTAN DE UN PAÍS AGRESOR

«La composición de la agrupación reforzada de desembarco está realizada acorde con la misión encomendada de estar preparada para defender la integridad territorial de un país de la OTAN ante un país agresor, sin embargo, la inherente flexibilidad de una fuerza anfibia nos hace capaces de poder reenfocar el objetivo para operar frente a un enemigo asimétrico en un escenario híbrido de manera que podamos aportar capacidades únicas de proyección, combate o protección de objetivos de alto valor, así como la capacidad de realizar incursiones anfibias sobre objetivos de alto valor, o para ocupar puntos críticos que aporten ventajas decisivas a la Fuerza».

 

El «Juan Carlos I» con

La imponente silueta del «Juan Carlos I» con seis lanchas desembarco conocidas como LCM / IGNACIO GIL

 

Es decir, se trata de un ejercicio que combinará el clásico desembarco con operaciones asimétricas (células terroristas). Todo ello combinado con alguna sorpresa de guerra electrónica y en un entorno con zonas de población civil a las que no se puede atacar, claro está. Hay que decir que, una vez desembarcada, la fuerza se desplazará a la base «Álvarez de Sotomayor» de la Brigada de la Legión para llevar a cabo el grueso del ejercicio.

 

LA AGRUPACIÓN REFORZADA DE DESEMBARCO

¿Quiénes forman una agrupación reforzada de desembarco (ARD en el argot militar)?

1. El puesto de mando del general del Tercio de Armada, con capacidad para planear y conducir todo tipo de operaciones en ambiente hostil y en escenarios de alta intensidad.

2. Una unidad de maniobra sobre la base del primer batallón de desembarco: una compañía mecanizada en vehículos anfibios (AAV) capaces de desembarcar navegando y continuar su progresión en tierra ofreciendo a las tropas protección y apoyo de fuegos; compañía aerotransportable y compañía mecanizada.

 

Llegada a la costa de un AAV / IGNACIO GIL

Llegada a la costa de un AAV / IGNACIO GIL

 

3. Tiene además unidades de apoyo de combate de zapadores, artillería y unidades contracarro que le aportan capacidad de defensa, respuesta antes enemigos fuertemente armados y organizados y una gran capacidad de autoprotección.

4. Finalmente, la unidad de apoyo de servicios de combate permite permanecer en tierra por largos períodos viviendo de manera austera.

La Infantería de Marina es la brigada versátil y fuerza expedicionaria por antonomasia de las Fuerzas Armadas. Con 477 años de historia sus últimos escenarios en el exterior contemplan Bosnia y Herzegovina, Irak (con equipos ACAF de adquisición y control del apoyo de fuegos), Líbano (el último desembarco anfibio tuvo lugar ahí en 2006) o la asistencia humanitaria en Haití tras el terremoto.

Este martes desembarcarán en Almería.

 

Infantes de Marina inician la caminata tras desembarcar en un ejercicio de las maniobras «Noble Mariner» de la OTAN / IGNACIO GIL

Infantes de Marina inician la caminata tras desembarcar en un ejercicio de las maniobras «Noble Mariner» de la OTAN / IGNACIO GIL

 

Dos infantes de Marina / IGNACIO GIL

Dos infantes de Marina / IGNACIO GIL

 

 

Te puede interesar:

- España liderará la fuerza de reacción naval de la OTAN en 2015

- El «Castilla»: el cuartel flotante de la OTAN en 2015

- Fragatas F-100: ¿por qué son la joya tecnológica de la Armada?

-La Armada se entrena en guerra asimétrica… amenaza terrorista con lancha

-F-110: la fragata del futuro de la Armada Española

- Noble Mariner: la Armada se entrena en guerra asimétrica contra ataques de lanchas terroristas

- Así se curte un infante de Marina

 

Puedes seguirme en @villarejo

 

Compartir

ABC.es

Por Tierra, Mar y Aire © DIARIO ABC, S.L. 2014

ABC por Tierra, Mar y Aire pretende ser una ventana para la Defensa Nacional, ese bien intangible a veces tan maltratado y poco valorado por ciudadanos y políticos.Más sobre «Por Tierra, Mar y Aire»

Etiquetas
Facebook
Twitter