Afganistán: la guerra que transformó a las Fuerzas Armadas

Afganistán: la guerra que transformó a las Fuerzas Armadas

Publicado por el oct 24, 2015

Compartir

España se va de Herat, como en 2013 lo hizo de Badghis y sus puestos avanzados de combate (dígase GUERRA, con mayúsculas). Y previamente de otros escenarios afganos como Mazar-e-Shariff o Manás en la cercana Kirguistán, donde España tuvo su primer destacamento aéreo para esta misión aprobada un 27 de diciembre de 2001. A partir de ahora solo permanecerán 20 efectivos en los cuarteles de la misión de la OTAN en Kabul.

En estos casi 14 años han pasado por Afganistán unos 30.000 militares del Ejército de Tierra, Aire, Armada y agentes de la Guardia Civil. Un centenar de nuestros hombres y mujeres dieron la vida en este país centro-asiático que, tras 40 años de guerras ininterrumpidas, se encuentra de nuevo bajo la amenaza de talibanes y otras formas de yihadismo como el Estado Islámico. He ahí el peligro: que todo valga para nada.

 

Soraya Sáenz de Santamaría visitó este sábado las últimas tropas presentes en Afganistán/ EMAD

Soraya Sáenz de Santamaría visitó este sábado las últimas tropas presentes en Afganistán/ EMAD

 

Las Fuerzas Armadas se han transformado a medida que avanzaba una misión que ha marcado para siempre a una nueva hornada de militares que, sin haber conocido las primeras misiones en los Balcanes, se han curtido en el escenario más exigente: socio-cultural, orográfico, climatológico extremo… y con amenazas asimétricas de todo tipo. La mirada del afgano es retadora, aún siendo amigo.

El peligroso valle de Piwar, la vanguardia a -24ºC en Golo Jirak, la conducción evasiva tras la explosión del suicida en Kabul, el tramposo IED (artefacto explosivo improvisado) en la Ruta Lithium, el ataque a bocajarro del propio afgano al que se adiestra, el temido «brown out» o polvo incesante al aterrizar un helicóptero, la cirujía a contrarreloj en el hospital Role-2 o las misiones de reconstrucción fueron el día a día de nuestros SOLDADOS con mayúscula en Afganistán.

 

Convoy de repliegue desde Qala i Nao a Herat en abril de 2013 / JAIME GARCÍA

Convoy de repliegue desde Qala i Nao a Herat en abril de 2013 / JAIME GARCÍA

 

Podemos hablar de una «Generación Afganistán» en nuestros Ejércitos con cinco claves transformadoras: tecnológica, de técnica contrainsurgencia, adiestramiento, logística y comunicación. Un aspecto este último que en esta legislatura cambió para abrir más a menudo las puertas de las bases y dar a conocer a la sociedad qué hacían nuestros soldados a 6.000 kilómetros de España. Todo ello en una intervención militar multinacional con el liderazgo de EE.UU. primero (operación Libertad Duradera) y de la OTAN después (ISAF o Resolutte Support).

Sin duda, el avance más llamativo se ha producido en el ámbito tecnológico. Con el empleo de drones (Raven 11B, Searcher MK-III J o Scaneagle), vehículos para detectar minas (Husky) o protegerse de ellas (RG-31), armamento más eficaz (mortero embarcado Cardom) o las comunicaciones que en los últimos años permitieron una comunicación más fluida con los familiares vía internet (chats y videollamadas mediante).

 

El mini UAV "Raven" listo para su lanzamiento por el cabo Herrero / JAIME GARCÍA

El mini UAV “Raven” listo para su lanzamiento por el cabo Herrero / JAIME GARCÍA

 

Todo evolucionó pero baste por último un ejemplo: antes de Afganistán la mayoría de las misiones internacionales se centraron en estabilizar y poner paz en los Balcanes (Bosnia y Herzegovina y Kosovo) y alguna crisis militar o natural determinada; tras Afganistán, el escenario se expandió con el auge del yihadismo en otras áreas (Sahel, fundamentalmente) y con la inestabilidad de Oriente Medio también como eje central (Irak, Líbano, hoy Turquía…). He ahí como nos cambió Afganistán, como lo hizo el 11-S.

 

Despegue de los helicópteros "Cougar" / JAIME GARCÍA

Despegue de los helicópteros “Cougar” / JAIME GARCÍA

 

Militares de Aspfor XXXII en la base de Qala i Nao, tras llegar de una misión de patrulla / JAIME GARCÍA

Militares de Aspfor XXXII en la base de Qala i Nao, tras llegar de una misión de patrulla / JAIME GARCÍA

 

SÍGUEME EN:

@Villarejo en Twitter

Por Tierra, Mar y Aire en Facebook

 

TE RECOMIENDO SOBRE AFGANISTÁN: 

-Vídeo: El último vuelo del  ”Chinook” sobre Afganistán

-Los niños del sargento Abril

-El temido paso del “Sabzak”

-Que los libros de texto hablen de la “Ruta Lithium”

-Vídeo: 17 horas de paso de Sabzak en un RG-31

-Panteras de Moqur: puro combate

-La cárcel de las mujeres enamoradas

 

Compartir

ABC.es

Por Tierra, Mar y Aire © DIARIO ABC, S.L. 2015

ABC por Tierra, Mar y Aire pretende ser una ventana para la Defensa Nacional, ese bien intangible a veces tan maltratado y poco valorado por ciudadanos y políticos.Más sobre «Por Tierra, Mar y Aire»

Etiquetas
Facebook
Twitter