Tu ‘tupper’ necesita una bolsa de lujo

Tu ‘tupper’ necesita una bolsa de lujo

Publicado por el Nov 16, 2017

Compartir

Tengo una amiga, Silvia Lorente, que me pedía que le trajese bolsas de cartón de Victoria’s Secret cuando iba a Nueva York (las que te dan cuando compras algo en la tienda, para que nos entendamos). Al principio, pensé que era porque coleccionaba bolsas de tiendas de todo el mundo. Y ya a la quinta vez se me ocurrió preguntarle: “¿Para qué quieres tanta bolsa de Victoria’s Secret? ¿Las estás vendiendo en Wallapop? (Pensando que igual me estaba perdiendo una oportunidad de negocio). “¡Qué dices!” Me contestó. “Es para llevar mi tupper a la oficina”.

Debe ser algo de millennials (Silvia tiene veintitantos), lo de llevar la comida en bolsas de tiendas de lujo. Entonces para su cumpleaños, le regalé, como broma, una de Cartier. Qué buena amiga soy.

La bolsa de Cartier de mi amiga Silvia donde a día de hoy lleva sus patatas guisadas con costillas a la oficina.

 

El caso es que esto me ha hecho reflexionar sobre cómo las marcas de lujo han visto un filón en reconvertir objetos cotidianos en objetos de deseo, solo con plasmar su logotipo sobre ellos. Silvia era feliz metiendo su bolsa de Cartier roja en la nevera comunitaria. ¿Resultado? Helmut Lang comercializa hoy bolsas isotérmicas. Sí, como las que te dan cuando compras Häagen-Dazs en el súper. Pero por el precio de la Helmut Lang, puedes comer helado “Cookies and Cream” durante un año (cuestan 297 €).

Imagen del Instagram de la cuenta de Helmut Lang, en la cual vemos la bolsa isotérmica de la firma de lujo en todo su esplendor.

 

Las firmas de lujo se han apropiado de muchos de los símbolos de la cultura del streetwear, que han bautizado como athleisure, para darle un toque más pijo. De ahí la colección de chándales de lujo de Valentino o las agotadísimas zapatillas de deporte de Balenciaga.

Yo me imagino las neveras de las oficinas del Upper East Side de Nueva York, llenas de estas bolsas repletas de el último batido verde de moda o smoothie bowl con semillas de chia.

El modelo Trash Bag de Helmut Lang, o lo que es lo mismo, bolsa de basura, en cuero metalizado.

 

Si eres más de comer en un restaurante que en la cafetería de la oficina, no desesperes. El diseñador de Helmut Lang, Shayne Oliver, también ha pensado en nosotras. ¿Qué mejor que una bolsa de basura, pero de cuero, para llevar a modo de bolso? Así proyectamos la imagen de que nosotras reciclamos y estamos concienciadas con el medioambiente. Su precio, 410 €, solo dos dígitos más que las de Carrefour.

Dime si te comprarías alguna de las dos en los comentarios o en mi Instagram @anaurenamoda .

Compartir

ABC.es

Léxico fashionista © DIARIO ABC, S.L. 2017

Ana Ureña empezó hace más de 15 años como becaria en la revista de moda Harper’s en Londres, donde perfeccionó su habilidad preparando café para las reuniones de contenidos. Más tarde trabajó para la revista de moda y sociedad «Tatler», de Condé Nast, y para el periódico «The Times», donde fue pionera al escribir uno de los primeros blogs de moda que existieron en el mundo. Más sobre «Léxico fashionista»

Etiquetas


Calendario de entradas
diciembre 2017
M T W T F S S
« Nov    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031