La oficina abierta

La oficina abierta

Publicado por el sep25,2016

Compartir

 

Como casi todos los espacios de trabajo hoy, mi oficina es abierta. No hay despachos y, salvo grupos reservados a proyectos específicos durante un tiempo, nadie tiene un sitio asignado y cada uno ocupa el que encuentra libre cuando llega.

Para no molestar y guardar cierta intimidad, la gente habla lo mínimo y todo el mundo se comunica por la mensajería interna, aunque sea con el que está sentado tan solo dos mesas más allá:

hola
comes por aqui hoy
si
a que hora

Si la conversación es más larga o tiene más sustancia, hay que moverse a una sala de reunión o a la cafetería. Un compañero se te acerca y te da en el hombro: “¿Podemos hablar un momento en una sala?” Cierras el ordenador, te levantas y le sigues pensando que vais a tratar sobre el proyecto que acaba de empezar, pero en realidad sólo es para comentar una cuestión irrelevante …

Es lo que tiene la oficina abierta.

Trabajé hace tiempo en una oficina en que no había espacios asignados individualmente, pero la calidad y tamaño de las mesas dependía del rango de los trabajadores, y sólo los directores o senior managers podían ocupar las de madera en forma de L. Mesas calientes pero guardando la jerarquía, eh.

En el extremo contrario de la igualdad absoluta, un amigo me enseñó hace poco nueva la reforma realizada en sus oficinas (que ya disfrutaban de un layout abierto) para lograr el sumun de la modernidad. Como se espera que en general los empleados estén trabajando en clientes o desde su casa, sólo había unas pocas mesas corridas de trabajo. La mayor parte del espacio estaba dedicado a pequeñas peceras para mantener sesiones en grupos reducidos, presenciales o telefónicas, y salas más grandes con todos los medios tecnológicos para reuniones de más envergadura. Me explica orgulloso que cada empleado se sienta en el sitio que cada día está libre y nadie tiene despacho propio, ni siquiera el director general. Le miro con escepticismo.

Bueno, en realidad el director tiene permanentemente reservadas tres salas de reuniones que ocupan él y su equipo…

Ah. Acabáramos.

 

Compartir

ABC.es

Tareas pendientes © DIARIO ABC, S.L. 2016

Puede parecer que las mujeres no encajamos en un mundo laboral que ha sido diseñado por ellos. En realidad, todos somos culpables de seguir los patrones establecidos, empezando por nosotras.Más sobre «Tareas pendientes»

Categorías
Etiquetas
septiembre 2016
L M X J V S D
« ago   oct »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  
Categorías