Aquellos veranos

Publicado por el Jul24,2015

Compartir

Hace años, cuando el teléfono móvil constituía un artículo de lujo y era impensable acceder al correo electrónico en el lugar de veraneo, abandonábamos la oficina para partir felices hacia nuestros destinos vacacionales sabiendo que nadie nos molestaría, ni el jefe para preguntarnos cómo progresaba asunto en el que estábamos trabajando, ni el cliente para quejarse de que algo estaba fallando en su proyecto.

Por un absurdo complejo de culpabilidad que me aquejaba antes de las vacaciones, yo siempre acordaba con mi jefe que telefonearía algún día hacia la mitad de mi ausencia, por si acaso me necesitaban. El día de la llamada me levantaba tensa, temiendo en el peor de los escenarios: un problema importante que requiriera mi inmediata presencia en el lugar de trabajo. Mientras desayunaba ya vivía la escena, en el aeropuerto o la estación, despidiéndome de mi marido y deseándole que siguiera disfrutando de las vacaciones con las niñas hasta mi regreso. La imagen me provocaba un nudo en el estómago y me hacía posponer la llamada una y otra vez.

Armada de valor, finalmente levantaba el teléfono de la habitación del hotel, o de la cafetería de al lado del apartamento para, tras intercambiar con mi interlocutor las habituales fórmulas de cortesía, titubeante, hacer la pregunta:

  ¿Cómo va todo? ¿ha surgido algún problema?

Creo recorder que la respuesta solía ser afirmativa;  habían surgido problemas, que normalmente hacían que la conversación se prolongara durante más de media hora. Pero nunca tuve que abandonar a mi familia y volver.

Ahora es muy distinto: durante las vacaciones consultamos los mensajes del mail profesional prácticamente a diario, para comprobar en tiempo real si ha surgido el temido problema que puede requerir nuestra reincorporación inmediata o simplemente nos amargará el resto del día. Ya no sufrimos durante una mañana, distribuimos la tensión uniformemente durante nuestra ausencia. Y es que nos lo montamos fatal.

Hace unos días, tras enviar un mail de trabajo a un directivo, la aplicación de correo me devolvió este mensaje automático de notificación de ausencia:

“Estaré de vacaciones hasta el 31 de julio. Por favor, contáctame después de esa fecha (si todavía lo requieres)”.

Me encanta. Pongamos todos este mensaje antes de irnos. A ver si algo cambia.

playa

 

Compartir

ABC.es

Tareas pendientes © DIARIO ABC, S.L. 2015

Puede parecer que las mujeres no encajamos en un mundo laboral que ha sido diseñado por ellos. En realidad, todos somos culpables de seguir los patrones establecidos, empezando por nosotras.Más sobre «Tareas pendientes»

Categorías
Etiquetas
julio 2015
M T W T F S S
    Aug »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  
Categorías