Historias del Boxing Day

Historias del Boxing Day

Publicado por el dic 26, 2014

Compartir

El fútbol en el Boxing Day es tan antiguo que incluso ya se jugaba antes de que se inventara oficialmente este deporte. Porque cuando en 1863 la Freemason’s Tavern de Londres acogió el nacimiento de la Football Association (FA), hacía tres años del Sheffield FC-Hallam FC. Fue el primer partido de la historia entre clubes, se jugó un 26 de diciembre de 1860 y lo ganó el Sheffield 2-0. Aquello se llamó el «rules derby», ya que los dos equipos pactaron algunas reglas: que hubiera un larguero o los saques de banda y esquina. Normas que la FA adoptaría después junto a las «reglas de Cambridge».

Aún existe la sede de aquel primer partido, el Sandygate Road, que se ubica en Crosspol, suburbio de Sheffield, y que aparece en el Libro Guinness de los Records como el estadio más antiguo del mundo. De hecho, este sábado está previsto que el Hallam intente alargar su racha de tres victorias seguidas (frente a Teversal, Grimsby Borough y Clipstone) ante el Hemsworth Miners Welfare. Será un partido de la Division One Northern Counties East Football League, décimo escalón inglés, y en directo lo verán como muchísimo 700-800 espectadores (solo unos 200 sentados). El Hallam FC, por cierto, pese a los últimos buenos resultados es 19º en una liga de 22.

El Sheffield FC también existe todavía. Fundado en 1857, tiene el honor de ser el equipo más viejo de un planeta fútbol que este viernes vivirá impertérrito el partido que le enfrenta al Stocksbridge Park Steels y que tampoco se pondrá nervioso cuando el domingo rinda visita al Market Drayton Town. Serán partidos de la Northern Premier League First Division South, octavo nivel en el país de la libra esterlina. En realidad, el Sheffield FC no está tan abajo como nos parece en España. Hay que tener en cuenta que las cinco primeras categorías de Inglaterra (Premier, Championship, League One, League Two y Conference National) están formadas por un solo grupo. El Sheffield FC, pues, sería aquí un equipo medio de Tercera División.

 

Mucho más que fútbol

Jugar al fútbol durante el Boxing Day es una tradición que supera las murallas inglesas. Este 26 de diciembre, por ejemplo, hay jornada en la IFA Premiership de Irlanda del Norte y en la Premier League de Gales, mientras que en Escocia se retrasa al fin de semana y, como en el resto, también habrá fútbol el 1 de enero. La excepción es Irlanda y no porque renieguen del deporte en Navidades, sino porque su Premier League va de marzo a octubre. En realidad, el Boxing Day va más allá del fútbol. También significa rugby, carreras de caballos o el inicio de las rebajas. Y también era el día por excelencia para la caza del zorro con perros hasta que en 2005 el Gobierno de Tony Blair lo prohibió con el «consentimiento real» de la Reina Isabel II. La polémica sigue en el ambiente y tiene sus bandos organizados: la Alianza del Campo y la Liga Contra los Deportes Crueles.

Lo que no está muy claro es el origen del Boxing Day, «día de las cajas» en español. Una leyenda cuenta que nació en el siglo X cuando el rey Wenceslao vio a un indigente y le entregó pan y vino. Otros dicen que viene de cuando la nobleza entregaba a la servidumbre una caja a modo de aguinaldo el día después de Navidad. Una tercera explicación lo sitúa en el siglo XVI, «en la época de las grandes exploraciones marítimas». «Antes de zarpar, un cura subía a bordo de cada barco una caja de madera en la que los marineros echaban dinero a modo de ofrenda con la esperanza de poder así volver a casa sanos y salvos. La caja se sellaba al salir de puerto y se mantenía a bordo durante todo el viaje. Si la nave lograba volver a casa, se entregaba la caja al cura a cambio de que celebrara una misa de acción de gracias. El primer día después de la Navidad, el cura podía abrir la caja y repartir el dinero entre los pobres», cuenta en su blog Walter Oppenheimer, corresponsal de El País en Londres.

ferguno-thesunSea lo que sea, en el imaginario colectivo lo que ha quedado es el concepto de regalo y en esto el fútbol, como primer entretenimiento de una mayoría, tiene un papel primordial. El Boxing Day es una ofrenda que se hace al aficionado y la organización de la liga contribuye de tal manera que intenta programar enfrentamientos entre equipos cercanos en la geografía. Así, por ejemplo, de los seis clubes de Londres que hay en la Premier, este viernes se enfrentan cuatro: Chelsea-West Ham y Arsenal-Queens Park Rangers.

Una jornada festiva, sí, pero con sus jerarquías, sus leyendas y sus milagros. Cada 25 de diciembre, los aficionados al fútbol en general se meten en la cama soñando que se repite el Boxing Day de 1963 cuando hubo 66 goles en 10 partidos y resultados del tipo: Fulham-Ipswich Town 10-1, West Ham United-Blackburn Rovers 2-8, Burnley-Manchester United 6-1, Liverpool-Stoke City 6-1, Blackpool-Chelsea 1-5 o West Bromwich Albion-Tottenham Hotspur 4-4. La inevitable incertidumbre que produce el futuro, sin embargo, es un poco menor para los aficionados del Manchester United. Desde que existe la Premier League, solo un Boxing Day han visto perder a su equipo: en 2002, ante el Middlesbrough 3-1.

Resulta habitual que los «red devils» vistan el traje de las gestas por estas fechas. La leyenda empezó en la primera edición de la Premier, año 1992, cuando el United le empató un partido al Sheffield Wednesday que en el 65’ perdía 3-0. Antes de visitar Hillsborough el Manchester era 4º; después cogió tal moral que al salir de Navidades alcanzó el liderato y ya no lo soltaría. Y sí, ya entonces jugaba Ryan Giggs, aunque entonces tenía pelazo. Los dos últimos años, el United también remontó. En 2013 un 2-0 al Hull City para ganar 2-3; y en 2012, 4-3 al Newcastle con gol de Chicharito en el 90’ después de ir perdiendo 0-1, 1-2 y 2-3. El partido generó gran polémica porque tras un gol del Newcastle en la primera parte, Alex Ferguson le comió la oreja al árbitro Dean y luego, cuando el United remontó, fue Alan Pardew el que se quejó. «Empuja a un juez de línea y hace bromas sobre él, pero sin embargo tiene la desfachatez de criticarme. Es increíble. La pena es que estoy en el club más grande del mundo y no en el Newcastle, un club pequeñito del noreste. Todo se saca de quicio», le respondió Sir Alex.

 

«keep Calm and pass me the ball»

Aquel Boxing Day de 2012 dejó otra frase curiosa. Cuando Dimitar Berbatov marcó el 1-0 en el Fulham-Southampton (acabó 1-1), mostró una camiseta interior en la que se leía: «Keep Calm and pass me the ball» (mantén la calma y pásame el balón). Criticado por su entrenador Martin Jol («fue un poco estúpido y voy a tener que hablar con él»), era una personalísima versión del «Keep Calm and Carry On» (mantén la calma y sigue adelante) que el Gobierno inglés imprimió en 1939 (y que no vio la luz hasta el 2000) por si los nazis les invadían durante la II Guerra Mundial. Berbatov, por cierto, es uno de los máximos goleadores del Boxing Day. Además de ese tanto, convirtió cinco con el United: tres al Wigan en 2011 y dos al Sunderland en 2010.

Según Míster Chip, por delante del búlgaro solo están Thierry Henry con siete goles, Robbie Keane y Alan Shearer con ocho y Robbie Flower con nueve. Lo de este último es curioso: marcó un 26 de diciembre con tres clubes diferentes (Liverpool, Leeds y Manchester City) y una temporada, la 1994-1995, hizo cinco goles en los cuatro partidos que se jugaron en una semana (entre el 26 de diciembre de 1994 y el 2 de enero de 1995). Pero aún más sorprendente es que el entrenador del «Pool», Roy Evans, alineó a los mismos once futbolistas en esos siete días mágicos y estos le respondieron con cuatro victorias. Y eso que los «reds»acumulaban cinco jornadas sin ganar y después de aquello estarían otras cuatro. Ríete tú ahora de las rotaciones.

berbatovOtra de las grandes tradiciones del Boxing Day es que quien acaba último la jornada, desciende a final de temporada. A esa regla hay dos sonadas excepciones. Una el año pasado cuando no bajó ninguno de los tres clubes (Crystal Palace, West Ham y Sunderland) que entonces estaban en la zona roja. Y dos, en 2004. Aquel 26 de diciembre, que todo el mundo recuerda por el tsunami que arrasó el sudeste asiático, el Liverpool ganó 0-5 al West Bromwich Albion. El WBA era el colista ese día y lo sería hasta el arranque de la última jornada cuando ocurrió el milagro: perdieron Southampton y Norwich, empató el Criystal Palace y el WBA ganó 2-0 al Porsmouth para salvarse con solo seis victorias en toda la Premier. 10 días después de aquello, curiosamente, el Liverpool obró otro milagro al ganar la Champions tras remontar un 3-0 al Milán.

Y el Boxing Day también es un termómetro o punto de inflexión de la temporada. Que se lo pregunten a Leicester City, Sunderland o Aston Villa. Los tres coinciden en que llegaron como equipos revelaciones, el 26 de diciembre se la pegaron y a partir de ahí fueron cuesta abajo y sin frenos. En el 2000, el Leicester era 3º empatado a puntos con el 2º, el Arsenal. Ambos jugaron en Highbury y los «gunners» les metieron una paliza de aúpa: 6-1 con hat-trick de Henry. Después de aquello, el Leicester solo ganó cuatro partidos para acabar 13º la competición. Un año antes, el 3º era un sorprendente Sunderland, recién ascendido. Su punta de lanza era Kevin Phillips, que ese año metió 30 goles y se convirtió en el único inglés que tiene la Bota de Oro. Pero ese 26 de diciembre de 1999, Phillips no jugó (solo se perdió dos partidos en todo el curso) y el Everton les goleó por 5-0. Después estarían tres meses y otros diez partidos sin ganar para terminar 7º en la tabla. Y solo un poco mejor (6º) acabó el Aston Villa la temporada 1998-1999. Llegó líder al Boxing Day para tropezar con un vulgar Blackburn Rovers (2-1) y poco a poco ir perdiendo fuelle.

Aunque si de desdichas se habla, la más conocida la vivió el Sheffield United el 26 de diciembre de 1979. No era siquiera un partido de Primera, sino de la Third Division, pero era un derbi. «The Steel City Derby», por aquello de Sheffield y el acero. Tras ocho años sin enfrentarse, los dos grandes de la ciudad se tenían ganas. Y aquella jornada, 49.309 espectadores vieron en Hillsborough al Wednesday aplastar al United por 4-0. Los aficionados del Wednesday se refieren a ello como «la masacre del Boxing Day».

Puedes seguirme en Twitter: @juananperez89

 

Compartir

ABC.es

Speaker Corner © DIARIO ABC, S.L. 2014

Porque el fútbol no solo es Madrid y Barça, y España no es el ombligo del mundo, aunque a veces lo parezca. En «Speaker Corner» se da voz a la Premier, la Bundesliga, el Calcio y otras historias del balón que difícilmente verás en el telediario o la tertulia de turnoMás sobre «Speaker Corner»

Categorías
Etiquetas
diciembre 2014
L M X J V S D
« nov   ene »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031