La contrarrevolución francesa

La contrarrevolución francesa

Publicado por el Nov 12, 2014

Compartir

Lo escribió Guiseppe Tomasi di Lampedusa en «El Gatopardo»: «Si queremos que todo siga como está, es necesario que todo cambie». Algo así ha sucedido en Francia. Después de compras millonarias de jeques cataríes y oligarcas rusos, descensos de históricos, dictaduras eternas y amenazas de ellas, resulta que en la Ligue 1 mandan los de siempre. Tras 13 jornadas, los siete primeros de la clasificación están asimismo entre los ocho mejores del ránking histórico y el que falta, el Stade Reims (séptimo club francés por palmarés), es 10º a un punto del séptimo. La igualdad es tremenda con siete equipos en nueve puntos, y la diversidad también: cinco regiones representadas, aparte de Mónaco, un país propio.

1º Olympique de Marsella con 28 puntos

Marsella enloquece y aquí el verbo es sumamente preciso. Marcelo el «Loco» Bielsa llegó este verano a la Costa Azul y el Olympique ha conseguido empalmar ocho victorias para ser el líder. La entrega es tal que el Velodrome ha batido esta temporada récord de asistencia y ojo que el inicio no fue bueno. La búsqueda de un esquema y un empate en dos partidos pusieron el signo de interrogación sobre el proyecto… hasta que Bielsa encontró un once recitado de carrerilla: Mandanda en portería; Dja Djédjé, N´Koulou, Morel y Mendy atrás; Imbula y Romao por delante; Thauvin, Payet y André Ayev en la línea de mediapuntas; con Gignac hinchándose a meter goles.

Lo del punta es el ejemplo perfecto de cómo el «Loco» exprime a sus futbolistas cual naranjas para sacar lo mejor de ellos. La última primavera, Burger King se burlaba en un anuncio del sobrepeso de Gignac y el asunto acabó en los tribunales. Este año, el delantero ha respondido en el campo. Lleva diez goles, ha vuelto a la selección y recuerda al de 2009 cuando fue pichichi con el Toulouse.

El año pasado, en Marsella vieron a 11 puntos la Champions y a 29 al líder. Sus éxitos más recientes son el campeonato de 2010 y las tres Copas de la Liga seguidas entre 2010 y 2012, todas con Didier Deschamsps en el banquillo. Pese a que el objetivo real del club es estar entre los tres primeros para jugar Champions, la ilusión ya no la para nadie. ¿Y por qué no?, dicen. Les ayuda no jugar competición europea y ganar la Liga sería una sorpresa mayúscula. Sobre todo si se tiene en cuenta que a principios de septiembre, Bielsa estalló contra el presidente Labourne al pedirle doce futbolistas y no conseguir a ninguno. «Hizo promesas que sabía que no iba a cumplir», dijo.

* El Olympique de Marsella es el club más popular de Francia. Tiene nueve ligas, 11 subcampeonatos y el único que ha ganado la Champions (1993).

ibra-afp2º PSG con 27 puntos

Para el París Saint Germain la Ligue 1 está bien como aperitivo, pero se le hace muy poco para la inversión hecha por el señor Nasser Al Khealifi. Su chuletón es la Champions y en ella es donde vuelca los grandes esfuerzos. De momento, ya está clasificado para octavos y ha ganado al Barça, con el que se jugará la primera plaza de grupo en diciembre. El objetivo, al menos, es superar la barrera de cuartos. El año pasado lo tenía todo a favor después de ganar en la ida 3-1 al Chelsea… y en la vuelta le metieron el 2-0 casi en el último minuto.

La superioridad del PSG en Francia es tremenda. Lo ha demostrado los dos últimos años con cinco títulos. Tiene un equipo de estrellas, en el que no caben todos, y este verano se ha dado el capricho de pagar 50 millones de euros por el defensa David Luiz, único fichaje junto a Aurier. Sin embargo, sorprende que en un club en el que juegan Thiago Silva, Matuidi, Cabaye, Verratti, Lavezzi, Pastore, Lucas Moura o Cavani, haya dependencia del macho alfa. «Me preguntan a cada rato qué le falta a mi equipo. Lo que le falta es Zlatan Ibrahimovic», dijo hace unas semanas el entrenador Laurent Blanc. Ibra ha estado mes y medio fuera por una lesión en el tendón de Aquiles, pero su carácter y 80 goles en dos años le hacen referencia absoluta con 33 años. El domingo volvió para ayudar a ganar al líder Olympique de Marsella (2-0) y dejar la ventaja entre ambos en un punto. Se mantiene invicto, pero ha cedido seis empates, algunos ante rivales demasiado inferiores como Stade Reims, Evian, Rennes o Toulouse.

* El PSG tiene cuatro ligas y siete subcampeonatos. Su gran logro internacional es la Recopa de 1996, aunque la actual plantilla es mejor. Es el club más odiado: a su condición de capitalino suma la prepotencia que pasea el jeque.

3º Olympique de Lyon con 26 puntos

Es el equipo más en forma del campeonato con cinco victorias seguidas y siete en nueve partidos. No pierde desde agosto y solo la mala racha del arranque, con derrotas ante Toulouse, Lens y Metz, le impide ahora ser líder. Al igual que el Marsella tiene la ventaja de no jugar competición europea, pues fue eliminado en agosto por el modesto Astra Giurgiu rumano. Su objetivo real también es estar entre los tres primeros para volver a Champions, donde hace no mucho y durante una década larga era fijo.

Uno de los secretos de este Lyon es el crecimiento de los jóvenes y eso que el mejor de ellos, Clement Grenier, de 23 años, sigue de baja desde la temporada pasada. Alexander Lacazette, de 23, es el pichichi de la Ligue 1 con 11 goles y trata de hacerse un hueco en una selección a la que también van Jallet y Gonalons. El que le acompaña en la delantera, Nabil Fekir, tiene 22 y suma seis tantos. El central Umtiti (20) o los centrocampistas Ferri (22) y Tolisso (20) son igual habituales en el once que cada domingo pone Hubert Fournier. El otro secreto es el buen rendimiento de Yoann Gourcuff. A los 28 años el mediapunta parece que ya se ha dado cuenta que nunca será Zidane, con el que tanto le compararon en sus inicios, y se ha olvidado de los 22 millones que el Olympique pagó por él al Girondins. Ante el Marsella decantó el choque con un golazo.

* El Olympique de Lyon tiene siete ligas, conseguidas de manera consecutiva entre 2002 y 2008, y tres subcampeonatos. En ese período mágico consiguió 15 títulos y por el club pasaron Coupet, Abidal, Mahmadou Diarra, Essien, Juninho Pernambucano, Toulalan, Maoluda, Govou o Benzema. Sin embargo, su mejor Champions fue la de 2010 cuando los Lloris, Pjanic o Lisandro consiguieron llegar a semis.

sagnol-afp4º Girondins de Burdeos con 24 puntos

La dirección del Girondins tenía este verano dos opciones para el banquillo: el ídolo Zidane o Willy Sagnol. Eligió al segundo, con una única experiencia en las inferiores francesas, y la apuesta ha salido bien. Empezó como un tiro con tres victorias, sigue invicto en casa y tiene una propuesta futbolística muy atractiva de ver, llena de jugadores con buen pie. Destaca el mediapunta tunecino Wahbi Khazri, de 23 años y llegado del Bastia, mano a mano con el eterno Plasil, que ha vuelto tras cesión. En un equipo entrenado por Sagnol, parece obvio que los laterales tengan mucho peso. Así pasa con Mariano por la derecha y Contento por la izquierda.

Los de Burdeos, que se están construyendo nuevo estadio con motivo de la Eurocopa de 2016, acechan la cabeza con los focos apuntando a otro lado y, de momento, el gran público solo ha sabido de ellos cuando Sagnol hizo unas desafortunadas declaraciones racistas. «La ventaja del jugador africano es que no es caro, está listo para el combate y es potente en el terreno. Pero el fútbol no es solo eso. También es la técnica, la inteligencia, la disciplina», dijo. Días después el maliense Diabaté le dedicó el gol de la victoria ante el Lens y Sagnol se echó a llorar en el banquillo

* El Girondins de Burdeos tiene siete ligas y nueve subcampeonatos. El último gran equipo fue el de 2009-10, que logró cinco títulos en dos temporadas y llegó a cuartos de Champions. Lo entrenaba Laurent Blanc y lo lideraban Fernando, Gourcuff, Trémoulinas o Chamakh. Antes, en 1996, el Girondins fue finalista de la Uefa con Zidane, Lizarazu y Dugarry. 

5º Nantes con 23 puntos

Nantes no trae buenos recuerdos a los españoles desde aquella tarde mundialista de 1998 en la que Nigeria, ayudada por Zubizarreta, nos dio un buen sopapo. Aquel Stade de la Beaujoire ha vivido tiempos difíciles con dos descensos en los últimos siete años y cinco en el purgatorio. Pero «los canarios» están de vuelta. En su segunda temporada tras el regreso a la élite, el Nantes es un equipo rocoso, muy consciente de sus limitadas posibilidades, de ahí que cada choque sea una partida de ajedrez en la que si cometes un error, lo pagas. Solo el Mónaco (0-1) y el Lille (2-0) han ganado a los de Michel Der Zakarian en 13 partidos. En todos se han marcado tres o menos goles. Aquí el dato explica otro dato: el Nantes es 5º con 13 goles a favor.

Aunque para valorar en su justa medida al equipo, habrá que esperar hasta el parón de Navidad. En las próximas semanas, el Nantes recibirá a Saint-Etienne, Toulouse y Girondins, y visitará al Marsella y París Saint Germain. Salvo el Toulouse, todos tienen más nombre y nombres que el Nantes. Porque «los canarios» son un equipo de anónimos. Sus futbolistas más destacados son los Vizcarrondo, Hansen, Djilobodji y, sobre todo, Jordan Veretout, máximo goleador del equipo con cuatro tantos, pese a que no es delantero. El joven, de 21 años, compartía mediocampo con Pogba y Kondogbia en la Francia que el año pasado ganó el Mundial Sub-20 en Turquía. Está claro que Veretout no durará mucho en la capital del Loira.

* El Nantes tiene ocho ligas y siete subcampeonatos. Su último título data de 2001 y su etapa más dorada fue a mediados de los noventa cuando empalmaron la Ligue 1 (1995) con las semis de Champions (1996). En ese Nantes jugaba Makelele, salido de la cantera, igual que antes lo hicieron Desailly o Deschamps y después lo haría Toulalan.

6º Saint-Etienne con 22 puntos

«Les Verts» tienen el premio a la constancia. Desde que Christophe Galtier se hizo cargo del equipo en 2009, cada año suben un peldaño y en los últimos tres han pasado de la zona media a la noble. En 2012 fueron séptimos; en 2013 ganaron la Copa de la Liga (el primer trofeo en 32 años) y se clasificaron para la Europa League; el año pasado fueron cuartos, a dos puntos del Lille, con el que lucharon hasta la última jornada por una plaza en la Champions.

El objetivo para este curso en el Geoffroy Guichard es mantener la posición de prestigio ganada en Francia y soñar en Europa, donde está encuadrado en un grupo exigente con el Inter de Milán y el Dnipro ucraniano. No será fácil, claro, aunque de momento su campaña es más que digna con solo tres derrotas ante PSG, Olympique de Marsella y Toulouse. Otro de los grandes logros de «Les Verts» en los últimos años es ser un club trampolín. Que se lo pregunten a Matuidi, Aubameyang, Guivalogui o Kurt Zouma, defensa salido de la cantera que debutó a los 16 y en enero (con 19) le fichó el Chelsea.

* El Saint-Etienne es el club más laureado de Francia con diez ligas y tres subcampeonatos. Su gran época fue entre 1967 y 1976 cuando consiguió siete ligas en nueve años. En 1976, además, perdió la final de la Copa de Europa ante el Bayern (1-0). Luego vendría Platini y le daría su última liga en 1981, el último título del club… hasta el año pasado.

7º Mónaco con 19 puntos

En 2011 el Mónaco vivía en Ligue 2 uno de los peores momentos de su historia hasta que un buen día Dmitry Rybolovlev se encaprichó del fútbol y compró el 66 por ciento de las acciones del club. Le dio por ahí porque para este oligarca ruso, borracho de dinero gracias a las minas de potasio, la pasta no es problema. No hace mucho le compró a su hija, 67 millones de euros mediante, el ático más lujoso de Nueva York. Y en mayo batió el récord del divorcio más caro al tener que abonar 3.200 millones a su exmujer.

Así que para Rybolovlev tuvo que ser calderilla gastarse 150 millones en cuatro futbolistas, como hizo en el verano de 2013. Llegaron Falcao (60 kilos), James Rodríguez (45), Moutinho (25), Kondogbia (20), además de Fabinho, Ricardo Carvalho, Abidal, Toulalan… Dinamita para un recién ascendido, que en mayo fue segundo, aunque lejos del PSG. Para este año, el objetivo tendría que ser el mismo, con el añadido de la Champions, donde tuvo un buen sorteo y es segundo en un grupo con Bayer Leverkusen, Zenit y Benfica.

Sin embargo, la inversión de Rybolovlev se ha frenado (¿habrá tenido que ver la compensación por el divorcio?) y el Mónaco ha perdido al entrenador Ranieri y a sus dos mejores piezas: Falcao y James. La incertidumbre por la salida del delantero (se marchó al Manchester United el último día de mercado) hizo que los monegascos empezaran fatal con cuatro puntos en cinco jornadas, lo que hace que pese a la buena racha actual aún están pagando el peaje. Y por supuesto, el equipo tiene menos potencial: Berbatov y Bernardo Silva están bastante lejos de Falcao y James.

* Cuando Rybolovlev compró el Mónaco seguro que pensó en Gelsenkirchen 2004 y en la final de Champions que los monegascos perdieron ante el Oporto (3-0). Aquel fue un torneo mágico: el del 8-3 al Depor; el de las eliminaciones de Real Madrid y Chelsea en cuartos y semis; y el de los Evra, Giuly, Rothen, Morientes o Prso. 

Compartir

ABC.es

Speaker Corner © DIARIO ABC, S.L. 2014

Porque el fútbol no solo es Madrid y Barça, y España no es el ombligo del mundo, aunque a veces lo parezca. En «Speaker Corner» se da voz a la Premier, la Bundesliga, el Calcio y otras historias del balón que difícilmente verás en el telediario o la tertulia de turnoMás sobre «Speaker Corner»

Categorías
Etiquetas
noviembre 2014
M T W T F S S
« Oct   Dec »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930