Southampton: Cuando ser normal es ser extraordinario

Southampton: Cuando ser normal es ser extraordinario

Publicado por el Oct 24, 2014

Compartir

Imaginen por un momento: en un verano al Barça se le va el entrenador, Piqué, Jordi Alba, Dani Alves, Iniesta y Messi; y al Madrid lo mismo: Ancelotti, Sergio Ramos, Marcelo, Carvajal, Cristiano y Bale fuera. Esos días el mundo parece acabarse para sus aficionados pero cuando el balón echa a rodar, lejos de acusar los seis «ganchos» directos a la mandíbula, resulta que ambos son una versión mejorada de la anterior, que ya había ofrecido un magnífico rendimiento, y todos se preguntan ¿cómo es posible? Vale, es ciencia ficción, nadie se cree que esto pueda ocurrir… ¿O sí? Como casi siempre, el basado en hechos reales va por delante de la realidad y no hay que irse muy lejos a buscarlo.

Viajamos a Southampton, ciudad en el sur de Inglaterra y al oeste de Londres, donde los «Saints» son terceros en la Premier (19 goles a favor, cinco en contra en ocho partidos) y noticia por haber ganado 8-0 al Sunderland. El resultado no deja dudas y si acaso Gustavo Poyet, el entrenador perdedor, terminó de aclarar la cosa: «Ha sido el día que más vergüenza he pasado en un campo de fútbol». Para reparar el honor, John O’Shea, capitán del Sunderland, ha anunciado que la plantilla devolverá el dinero a los 2.500 aficionados que se desplazaron a Southampton. En total, 60.000 libras (unos 74.000 euros).

El oportunista tertuliano de turno dirá que son el equipo revelación, el último David que lucha contra Goliat, y se preguntará si el Soton podrá pelear el campeonato al Chelsea además de exigirle, faltaría más, que hombre si han empezado tan bien deben clasificarse para jugar en Europa, cuando no para Champions… bla, bla, bla. Seamos serios. El análisis no es tan fácil. Por ejemplo, el año pasado los «Saints» ya avisaron. También eran terceros al principio (hasta la jornada 11, ahora van por la ocho) y luego acabaron la Premier en la octava posición. O si se prefiere: el primer clasificado después de siete equipos que debían (y deben) estar por delante del Soton: Manchester City, Liverpool, Chelsea, Arsenal, Everton, Tottenham y Manchester United.

¿Quiere decir esto que la presente temporada pasará lo mismo? Claro que no, es deporte no matemáticas, aunque sí es probable que con el paso de las semanas pierdan posiciones. Que no se olvide: para el Southampton ser octavos es hacer un gran año. El pasado fueron muy regulares: 12 partidos perdidos en Premier y solo cuatro de ellos ante rivales peor clasificados (Norwich, Cardiff, West Ham y Aston Villa). Este año, la ecuación es parecida: han perdido ante equipos, en teoría, superiores como Liverpool (2-1) y Tottenham (1-0); empataron con el West Bromwich Albion (0-0); y han ganado al West Ham (1-3), Newcastle (4-0), Swansea (0-1), Queen’s Park Rangers (2-1) y el mencionado Sunderland. Si nos remontamos atrás en el tiempo, la evolución es parecida: cada vez un poquito mejor. En 2011 el Soton ascendió de League One a Championship. En 2012 de Championship a Premier. En 2013 finalizaron el campeonato 14º, salvándose en la penúltima jornada. En mayo de 2014 eran el 8º mejor equipo de Inglaterra. Ahora van terceros… y la pregunta del millón: ¿Cuál es la clave del éxito?

Soccer - Coca-Cola Football League Championship - Southampton v Southend United - St Mary's StadiumActuar con sentido común y planificación. No volverse loco ante lo imprevisible, que siempre ocurre (recuerden, hablamos de deporte). Unos meses después de subir a Premier, el equipo andaba atascado, notaba el salto de dos categorías en solo dos años… ¿Qué pasó? La dirección creyó que Nigel Adkins, el entrenador de esos ascensos, ya no podía dar más y decidieron relevarlo por Mauricio Pochettino. El argentino llegó desde España, el país referencia por los éxitos de la selección, que son muchos más que haber ganado un Mundial y dos Eurocopas. Solo hay que mirar, por ejemplo, la gran cantidad de futbolistas que nuestro país está exportando en los últimos años. O la filosofía que han adoptado numerosos equipos: cuanto más tengas la pelota, más posibilidades tienes de ganar.

Con Pochettino, el Soton empezó a tener más el balón sin que esto supusiera, por supuesto, la desaparición del balón en largo para aprovechar la segunda jugada. Es decir, «Poche» dio más recursos al juego del equipo y los «Saints» respondieron con una mejora de resultados. ¿Qué ocurre? Que el realizar un buen trabajo hace que enseguida los peces grandes te quieran quitar a tus mejores piezas. ¿Esto es malo? No tanto, si eres consciente de ello y tienes preparado un plan B ó C. En un magnífico artículo sobre cómo funciona el Southampton, publicado en el Telegraph hace unas semanas, Jeremy Wilson cuenta que este verano después de que Pochettino se fuera al Tottenham, el manager del Southampton, Les Reed, tenía una lista con seis entrenadores que encajaban en la filosofía del club. El primero de esa lista era Ronald Koeman… que fue el que acabó fichando.

Wilson señala que Reed es un tipo que en la última década ha conocido in situ los métodos de trabajo del Royal Ballet, de la escuela de tenis de Nick Bollettieri en Florida (EEUU), del Bayern de Múnich o de La Masía del Barça… ¿Por qué entonces Koeman? Por tres razones. La primera es que el Soton, después de perder a cinco de sus mejores futbolistas, necesitaba a alguien con autoridad en el vestuario y Koeman la impone. Solo hay que preguntar en Valencia a los Cañizares, Albelda o Angulo, aunque aquello fue un desastre. La segunda razón es el fútbol alegre, de posesión, que el entrenador holandés propone. Es decir, se sigue con el patrón que tan buenos resultados le dio a Pochettino. Por ejemplo, hace unas semanas cuando Southampton y Tottenham se enfrentaron en White Hart Lane, los «Saints» dominaron muchos tramos del choque, pese a que acabaron perdiendo. Y la tercera, y quizás el más importante de los argumentos: la apuesta de Koeman por la cantera. Ronald aterrizó en Southampton procedente del Feyenoord, un equipo lleno de jóvenes promesas: los mundialistas Martins Indi, De Vrij y Clasie, Boëtius, Trindade de Vilenha, etc.

Una cantera de aúpa

El Soton es un club con una prestigiosa cantera y siempre ha promocionado a sus perlas por jóvenes que fueran. Gareth Bale debutó a los 16 y un año después le ficharon los «Spurs». Theo Walcott y Oxlade-Chamberlain también debutaron con 16 y fueron «saints» antes que «gunners». De las cinco grandes marchas de este verano, Calum Chambers y Luke Shaw ya jugaban con el primer equipo a los 17, mientras que Adam Lallana empezó a los 18. En la plantilla actual, aún queda Ward-Prowse, internacional con la sub-21 inglesa y con bastantes minutos en Premier cuando aún no ha cumplido los 20 (los hace en noviembre). Las ventas de Lallana (Liverpool), Shaw (Manchester United) y Chambers (Arsenal), unidas a las de Lambert y Lovren (los dos al Liverpool) dejaron en el Southampton más de 100 millones de euros. ¿Y qué hizo el club este verano? Invertir con cabeza y de paso ahorrar unos 30 millones.

pelle-efeDesde la Eredivisie llegaron futbolistas que Koeman conocía bien: Graziano Pellè, más de 50 goles en dos años con el Feyenoord; y Dusan Tadic, el 10 de Serbia. Para sustituir a Lambert, se contrató a Shane Long, un futbolista con sobrada experiencia en la Premier; y a Sadio Mané, versatilidad y juventud (22 años) que hizo dos grandes temporadas en el Red Bull Salzburgo. Para repetir lo bueno que salió Lovren, se prueba con el rumano Gardoç, un central corpulento de características parecidas al croata. Como hay dinero, se mejora la portería: del polaco Boruc al inglés Forster hay un salto grande a favor del segundo. Y llegan cedidos de garantías como Alderweireld y Bertrand, sin protagonismo en Atleti y Chelsea pero con mucho que ofrecer al Soton.

Todos ellos ven en los «Saints» un buen destino con el que: o bien hacer carrera en la Premier o bien coger impulso y dar el salto a un grande. Aunque a veces no hace falta ni salir del club para ser reconocido. Fonte y Schneiderlin ya estaban en el Southampton cuando este jugaba en League One. Los dos siguen siendo titulares indiscutibles pero es que, además, Schneiderlin es un habitual en las convocatorias de Francia y este verano fue al Mundial. Y lo mismo le pasa a Pellè, quien a los 29 años ha debutado con Italia; Nathaniel Clyne, al que recientemente llamó Hodgson; o Jay Rodríguez, que de no haberse partido la rodilla derecha en abril hubiera ido a Brasil con Inglaterra (aún sigue de baja).

En suma, el Southampton es un equipo con resultados extraordinarios porque actúa en base a lo que debería ser norma en cualquier club y no lo es: apostar por la cantera, fichar conforme a la filosofía de la entidad, no gastar más de lo que ingresa… algo extraordinario en el fútbol de hoy en día, sí.

 

Compartir

ABC.es

Speaker Corner © DIARIO ABC, S.L. 2014

Porque el fútbol no solo es Madrid y Barça, y España no es el ombligo del mundo, aunque a veces lo parezca. En «Speaker Corner» se da voz a la Premier, la Bundesliga, el Calcio y otras historias del balón que difícilmente verás en el telediario o la tertulia de turnoMás sobre «Speaker Corner»

Categorías
Etiquetas
octubre 2014
M T W T F S S
« Sep   Nov »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031