El fútbol nórdico detrás del debut de un niño de 15 años

El fútbol nórdico detrás del debut de un niño de 15 años

Publicado por el Oct 15, 2014

Compartir

Martín Odegaard es el niño del que todo el mundo habla en el fútbol europeo. Noruego de 15 años (cumple los 16 el 17 de diciembre), en verano ya debutó con su selección en un amistoso y este lunes lo hizo en partido oficial. Concretamente fue en el Ullevaal Stadion de Oslo cuando entró al campo en el minuto 64 de un Noruega-Bulgaria que acabaron ganando los locales por 2-1. El hecho de que un futbolista tan joven juegue con su selección invita a hacerse preguntas: ¿Tan bueno es este Odegaard para ser uno de los mejores de su país? ¿Tan mal está el fútbol noruego para que tenga que acudir al rescate un adolescente de 15 años?

De hasta dónde llegará, todo lo que se diga es hablar por no pecar. Su futuro, claro, parece inmejorable. Zurdo, rápido, habilidoso con el balón en los pies, con una interesante visión de juego y no exento de gol, Odegaard se ha dado a conocer en el Stromgodset de su país. Dice el papá que le quieren más de 30 clubes, entre ellos los mejores del mundo, y que el niño prodigio todavía no ha decidido su próximo destino. Pero saltar al profesionalismo tan pronto no siempre es garantía de éxito. Que se lo pregunten, por ejemplo, a Jonathan Valle, quien en 1999 hizo la pretemporada del Racing con 14 años, debutó a los 16 y ahora con 30 solo es noticia por decir a su antigua afición (la del Recreativo de Huelva) que le «chupara los huevos».

Respecto a lo segundo, Noruega no participa en la fase final de una Eurocopa o Mundial desde hace 14 años, si bien es cierto que el presente le da una gran oportunidad. El próximo campeonato pasa de 16 a 24 selecciones y eso significa que los dos mejores de cada grupo y los terceros que superen un play-off jugarán la Eurocopa de Francia 2016. En cuanto a las otros países nórdicos, Suecia y Dinamarca tendrían que estar seguro, mientras que a Islandia y Finlandia también se les abre la puerta de un torneo que les es inédito. ¿Cuál es el nivel actual de estas selecciones?

—          – Suecia: Un erial después de Ibrahimovic

Después de tres jornadas, Suecia es tercera en el Grupo G con cinco puntos. Está igualada con Rusia y a dos puntos de Austria, sorprendente líder. Por debajo tiene a Montenegro con cuatro, y a Moldavia y Liechtenstein con uno. A priori, los de Erik Hamrén le tendrían que pelear la primera plaza a los rusos… pero andan de capa caída. A los suecos se les ve el cartón cada vez que Zlatan Ibrahimovic no está y el problema es que el genial delantero ya tiene 33 años.

Si el termómetro para ver el nivel de una selección es saber dónde juegan los futbolistas, Suecia solo tiene a cuatro en ligas primer nivel (España. Inglaterra, Alemania e Italia). Son Jonas Olsson, séptimo año en el West Bromwich; Sebastián Larsson, en el Sunderland y con carrera en la Premier; Albin Ekdal, que hace no mucho le hizo un hat-trick al Inter con el Cagliari; y Branimir Hrgota, joven delantero de 21 años que trata de hacerse un hueco en el Borussia Monchengladbach. Por otro lado, solo tres hombres de la última lista de convocados juegan la Allsvenskan: Erik Johansson y Emil Forsberg en el Malmoe, y Nabil Bahoui en el AIK Solna.

Con estos mimbres, los suecos se han perdido los dos últimos Mundiales y en las dos últimas Eurocopas su techo ha sido la fase de grupos. Tiene un presente gris y un futuro que tira al negro. La actual generación está muy por debajo de la que hace diez años (los Henrik Larsson, Mellberg, Ljunberg, Anders Svensson y también Ibra) llegaba a octavos en el Mundial y a cuartos en la Eurocopa; y por supuesto a una distancia sideral de ser uno de los cuatro mejores conjuntos del mundo como en EEUU 1994 consiguieron los Ravelli, Dahlin, Brolin o Kennet Anderson.

         Dinamarca: Ilusión por el futuro

Hojbjerg-EfeLos daneses se parecen a los suecos en su regular presente y glorioso pasado. De los últimos tres Mundiales, solo fueron a Sudáfrica 2010, donde Holanda y Japón fueron mejores que ellos en el grupo E. En la última Eurocopa tampoco pasaron la primera fase y en 2008 ni se clasificaron, así que para encontrar un resultado decente de Dinamarca hay que remontarse a 2004… cuando un empate a dos con los suecos (con toda la pinta de estar amañado) metió a las dos selecciones en cuartos y de paso echó a Italia. Poco quedaba entonces de esa «dinamita roja» campeona de Europa en 1992 y de la Confederaciones en 1995 con los Schmeichel, Michael y Brian Laudrup, Jesper y Morten Olsen (el seleccionador desde el 2000).

En este caso, la Superliga danesa no es ningún indicador. Los cuatro futbolistas que acuden con regularidad a la selección están en la treintena y de vuelta tras jugar en mejores ligas. El portero Stephan Andersen, en el Copenague tras salir escaldado del Betis; Jakob Poulsen, del Midtjylland; y Kahlenberg y Agger (ha regresado a Dinamarca tras nueve años en el Liverpool, cumple los 30 en diciembre), del Brondby.

Sin embargo, su futuro es esperanzador. Hay una generación prometedora y asentada en la absoluta que juega en equipos europeos de renombre. Está liderada por Eriksen, de 22 años, y por el que el Tottenham pagó hace un año 12 millones de euros. Pero también son muy importantes Kjaer (25 años), titularísimo en el Lille; Boilesen y Schone (22 y 28 años), piezas clave en el Ajax; Kasper Schmeichel, el hijo de… que este año con casi 28 ha debutado en la Premier con un buen Leicister City; o la más reciente aparición: Pierre-Emile Hojbjerg, 19 años y en busca de un sitio en el mediocampo de un Bayern de Múnich asolado por las lesiones. Sin olvidar a la vieja guardia, cuyo principal estilete es Krohn-Dehli, que con 31 años ha centrado su posición y vive un gran momento en el Celta.

Quizás el lunar de esta Dinamarca sea la delantera: allí sobrevive Niklas Bendtner, falsa promesa en Arsenal y Juve, ahora con 26 años y muchos minutos en el Wolfsburgo. Encuadrada en el grupo I (el único con cinco equipos) y varios escalones por debajo de Portugal, los daneses le tendrían que pelear la segunda plaza a Serbia y superar con facilidad a Armenia y Albania. De momento, son segundos con cuatro puntos en tres partidos tras ganar a Armenia, empatar con Albania y perder con Portugal.

         Noruega: Apuesta por la juventud

Que Martin Odegaard haya debutado con la absoluta no se entiende sin un seleccionador que apueste por los jóvenes. Ese entrenador es Per Mathias Hogmo y llegó al cargo el año pasado después de haber dirigido a las inferiores noruegas y de ser oro olímpico en el 2000 con el equipo femenino. El de Odegaard es un caso extraordinario, pero no el único joven entre los seleccionados. Por ejemplo, su debut en partido oficial se produjo al sustituir a Mats Moller Daehli, de 19 años y titular en el Cardiff City de Championship. 20 tiene Elabdellaoui (Olympiakos), 21 Havard Nielsen (Eintracht Braunschweig, en la Segunda alemana), 22 Joshua King (Blackburn Rovers, Championship) y Markus Henriksen (AZ Alkmaar), 23 Martin Linnes (Molde) y 24 Havard Nordtveit (un pilar en el Borussia Monchengladbach).

La idea de Hogmo es sencilla: si Noruega no juega una Eurocopa desde el 2000 y no existe esa presión de otras grandes selecciones, ¿por qué no apostar por los jóvenes e ir creando un bloque sólido? Ahora mismo son un equipo de desconocidos. Aparte de Nordtveit, solo hay tres futbolistas en ligas de primer nivel. Los tres en la Bundesliga: Skjelbred y el portero Rune Jarstein (suplente de Kraft), ambos en el Hertha Berlín; y Elyounoussi, un delantero que esta temporada suma cuatro goles en siete partidos de Bundesliga con el 1899 Hoffenheim.

Dentro del grupo H, por primera vez desde el 2000 ven factible su clasificación para la Eurocopa. Con Italia y Croacia muy por encima, y Malta y Azerbaiyán muy por debajo, el territorio natural de los noruegos es pelear la tercera plaza a Bulgaria. De momento, han ganado el primer asalto y ahí están: terceros con seis puntos, tres por debajo de italianos y croatas, tres por encima de búlgaros.

Islandia: La gran sorpresa que ya no lo es tanto

Gylfi Sigurdsson-ReutersIslandia es hoy la mejor selección nórdica. Hace un año estuvo a un paso de ir al Mundial: fue segunda de grupo tras Suiza y por delante de Eslovenia o Noruega, y en el play-off cayó con Croacia (0-0 en casa, 2-0 en Zagreb). Lejos de aflojar, los islandeses se han vuelto aún fuertes. El conjunto entrenado por el sueco Lars Lagerback lidera el grupo A, quizá el más difícil, con tres victorias en tres partidos: 3-0 a Turquía, 0-3 a Letonia y 2-0 a Holanda. Ocho goles a favor, cero en contra y nueve puntos. Igual que la República Checa y ya seis por encima de los holandeses, siete de los letones y ocho de kazajos y turcos.

De Islandia sorprenden muchas cosas. Por ejemplo, que el mejor momento de su historia haya llegado tras la retirada del que ha sido su mejor futbolista. Eidur Gudjohnsen dejó el seleccionado en 2013 después de 18 años. La anécdota es que su debut se produjo cuando solo tenía 17 y entró al campo… ¡sustituyendo a su padre Arnor! Islandia es un país del que hasta hace poco el único deporte que daba noticias era el balonmano. El fútbol sí, está organizado, pero acorde con lo que es la isla: 331.000 habitantes, más o menos como La Rioja. La liga la componen 12 clubes y su actual campeón, el Stjarnan, juega en el Samsung Völlurinn con capacidad para… 1.000 personas. De hecho, este verano el Stjarnan tuvo que jugar la previa de la Europa League ante el Inter de Milán (0-9 fue el resultado de la eliminatoria) en el Laugardalsvöllur de Reikiavik, el más grande del país, en el que cogen 10.000 almas.

No extraña, pues, que la selección no tenga futbolistas jugando en Islandia. Los mejores se desarrollan en las mejores ligas europeas o las segundas divisiones de las grandes competiciones, y el grueso del plantel lo hace en países vecinos como Dinamarca o Noruega. La estrella islandesa del momento es Gylfi Sigurdsson, un «trequartista» asentado en el Swansea City que previamente se había desarrollado en el Reading, el 1899 Hoffenheim y el Tottenham. Sigthórsson, del Ajax, y Finnbogason, en la Real Sociedad aunque con pasado holandés, son los nueves de una selección en la que también destacan Ragnar Sigurdsson (Krasnodar), Birkir Bjarnason (Pescara), Árnason (Rotherham United) o Gunnarsson (Cardiff City).

Finlandia: Ante su gran oportunidad

Finlandia es, sin ninguna duda, la selección más floja del fútbol nórdico. Como Islandia, nunca ha jugado un gran campeonato. Su logro más reciente es un empate ante España (1-1) en Gijón en la última fase de clasificación para el Mundial, si bien es cierto que para los de Del Bosque el partido no era vital. Acabaron terceros aquel grupo (por delante de Georgia y Bielorrusia) y eso les da moral de cara a la próxima Eurocopa. También el hecho de que estén en el que quizás es el grupo más accesible, el «F», con Grecia y Rumania como favoritos, Islas Feroe de comparsa y Finlandia, Hungría e Irlanda del Norte peleando en teoría por la tercera plaza.

Como casi siempre, la práctica es diferente. Con tres jornadas, efectivamente Finlandia y Hungría son tercera y cuarta con cuatro puntos, Rumania es segunda con siete, pero el primero es Irlanda del Norte con nueve y Grecia es quinta con uno. Los líderes de la actual generación finlandesa son Roman Eremenko y Teemu Pukki, futbolistas de grado medio en Europa, a años luz de lo que en su día fueron Litmanen o Hyypia. Eremenko ha hecho carrera en Ucrania y Rusia y ahora juega en el CSKA Moscú, mientras que Pukki estuvo en la cantera del Sevilla, se dio a conocer en el Schalke 04 y ahora juega en el Brondby cedido por el Celtic de Glasgow.

Al igual que pasa con los islandeses, la mayoría de jugadores del seleccionado finés se ganan la vida en otros países nórdicos. El resto es una pequeña élite con sitio en Italia (el centrocampista Hetemaj en el Chievo Verona) y sobre todo en Holanda (el central Moisander en el Ajax, el portero Maenpaa en el Venlo y el lateral Raitala en el Heerenveen). Por último, Mixu Paatelainen cuenta con tres futbolistas jóvenes que se están formando en países como Alemania (el centrocampista Ring, 23 años, en el Kaiserlautern; y el delantero Pohjanpalo, de 20, en el Fortuna Dusseldorf, ambos en Segunda División) o España (Markkanen, 20 años y delantero de 197 centímetros del Castilla).

* En realidad, son muy pocos los futbolistas que juegan en las ligas locales de estos países. La Tippeligaen de Noruega es la que más aporta a su combinado con hasta ocho futbolistas, mientras que en Islandia la presencia es nula y en Finlandia testimonial. Obviamente, los clubes nórdicos no son grandes potencias. Este año, solo el Malmoe sueco está jugando la Champions, lo cual es todo un logro pues hacía 14 años que no se colaba a la fase de grupos un equipo de este país. En los últimos tiempos, el Copenague se ha convertido en el mejor club nórdico con tres participaciones en la Liga de Campeones, siendo su mejor logro los octavos de final de 2011. Su competición, la Superliga danesa, es la única de las cinco ligas nórdicas que sigue el calendario europeo al uso, al contrario del resto que empieza a jugar en primavera y acaba en otoño.

Compartir

ABC.es

Speaker Corner © DIARIO ABC, S.L. 2014

Porque el fútbol no solo es Madrid y Barça, y España no es el ombligo del mundo, aunque a veces lo parezca. En «Speaker Corner» se da voz a la Premier, la Bundesliga, el Calcio y otras historias del balón que difícilmente verás en el telediario o la tertulia de turnoMás sobre «Speaker Corner»

Categorías
Etiquetas
octubre 2014
M T W T F S S
« Sep   Nov »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031