Totti y el paso del tiempo

Totti y el paso del tiempo

Publicado por el oct 4, 2014

Compartir

Francesco Totti (27-09-1976) ha sido noticia esta semana. El martes, un gol suyo permitió a la Roma empatar el partido con el rico Manchester City y a él, «Capitano», convertirse en el goleador más viejo de la historia de la Champions. Superaba al canoso más ilustre que ha dado Gales, Ryan Giggs, quien en 2011 marcó con 37 años y nueve meses. Totti lo hizo tres días después de cumplir los 38. Bien, el caso es que para estos récords enseguida saltan los titulares: «Totti inmortal», «No pasa el tiempo para el capitán de la Roma», «atemporal Totti» y qué se yo cuantas chorradas más, con perdón para el que las escriba.

Porque decir que un deportista está igual con 38 que con 23 ó 26 años es mentir. El cuerpo humano, como el algodón, no engaña. Piensen en el atletismo o en la natación y no sean modestos. Piensen en Usain Bolt o en Michael Phelps. ¿A qué la primera imagen que se les viene a la cabeza es una sonrisa de estos tipos, recién acabada una prueba, sabiéndose imbatibles? Pues a Phelps ya nunca le verán así, como el auténtico rey del mundo que diría Alí, y a Bolt ya solo le quedan dos balas para superarse: Mundiales de Moscú en 2015, Juegos Olímpicos de Río de Janeiro en 2016. Está por ver si las aprovecha, y aunque lo hiciera ese sería su cénit. Después, poco a poco irá cuesta abajo. Seguirá siendo muy bueno, claro, pero cada vez le irán superando más rivales. Hasta que se tenga que retirar. Fin. Ley de vida (y esto no es un tópico).

Con los futbolistas pasa igual. Muy probablemente durante un período determinado (que cada uno elija el principio y el final), Totti estuvo entre los ¿3, 5 ó 10? mejores futbolistas del planeta. Pero ya no. Por mucho talento que se tenga, en el deporte el físico es una batalla que siempre se pierde con los años. Por tanto, el análisis del otro día no es «joder que crack es este Totti que sigue igual que cuando tenía 25 ó 30 años», sino ¿por qué el romano sigue jugando en el fútbol de primer nivel con 38 tacos?

Lo primero que hay que saber es que ya no es titular indiscutible en una Roma que nunca en su historia se ha visto con un mejor futbolista que Totti. Si mañana se jugase la final de la Champions y Rudi Garcia tuviera que elegir un once, en él estaría Totti. Segurísimo. Si hubiera una final de Champions cada semana, el «Capitano» se perdería, al menos, la mitad de ellas. Por una razón: Los 38 años ya no le permiten a Totti jugar dos partidos a la semana. Con excepciones, claro. García lo sabe y no le queda otra que dosificar a su 10. En lo que va de temporada, la Roma ha disputado siete partidos oficiales: cinco de Serie A y dos de Champions. Totti jugó cinco y descansó en dos, aunque de esos cinco solo en uno estuvo los 90 minutos en la cancha. Veamos.

- Para la Roma, la Serie A empezó el sábado 30 de agosto: victoria por 2-0 ante la Fiorentina y Totti que salió de inicio. En el 70’ fue sustituido por Florenzi.

- A continuación, parón por selecciones. Segundo partido de liga, el sábado 13 de septiembre ante el Empoli. La Roma gana 0-1 y Totti no juega.

- Cuatro días después, el 17, estreno en Champions. Victoria por 5-1 ante el CSKA Moscú y el «Capitano» que disputa el que hasta la fecha es su único partido completo del curso.

- Fin de semana. Domingo 21, vuelve la liga, Roma 2 – Cagliari 0… y Totti no salta al césped ni un minuto.

- Tres días más tarde, el 24, cuarta jornada de Serie A: Parma 1 – Roma 2, con Totti disputando 81 minutos. Al final, sale Destro por él.

- Sábado 27, quinta fecha en la competición italiana y Roma 2 Hellas Verona 0. Por vez primera, Totti se mantiene en el equipo titular… aunque es sustituido en el 67’ por Florenzi.

- Martes 30, segunda jornada de Champions, visita al Etihad Stadium del Manchester City, el partido acaba con el mencionado 1-1 y gol de Totti, que repite de inicio pero vuelve a ser sustituido. En el 72’ entra Iturbe.

Estos son los números. Se puede decir que Totti ha jugado tres partidos en seis días. Sí, vale, es cierto. Como también que ninguno lo acabó. ¿Casualidad? Para mí no. El argumento lo reforzaré enseguida mostrando datos de sus últimas temporadas, pero antes hay que apuntar otro factor: Rudi García rota a Totti porque debe y porque puede hacerlo, que no es lo mismo. Con el 4-3-3 que utiliza el entrenador tiene, además de Totti, a cinco futbolistas muy capaces para los tres puestos de ataque. Son Iturbe, Gervinho, Florenzi, Destro y Ljajic.

El año pasado, Totti fue titular en 20 partidos de la Serie A y habrá alguno que dirá «ya, pero es que se pasó dos meses lesionado por una rotura muscular». Correcto. Sin embargo, solo en seis de esos 20 choques jugó los 90 minutos. Hace dos años, temporada 2012/13, resultó sorprendente: con 36 tacos, Totti jugó 2.823 minutos en la liga italiana repartidos en 33 partidos de titular y 20 completos. ¿Sorpresa? No tanto cuando se descubre que aquel año la Roma no disputó competiciones europeas. Mientras, en la 2011/12, con Luis Enrique de entrenador, Totti jugó dos tercios de Serie A (26 partidos) y la mitad de choques completos (18). Y ese año los «giallarossi» sí jugaron en Europa… pero cayeron en agosto, previa de la Europa League ante el Slovan de Bratislava.

Lesiones, Italia, Europa

En realidad, Totti nunca fue de jugar 60 partidos al año y muy rara vez superó los 50. El primer motivo son las lesiones. Al par de meses que se pasó sin jugar el año pasado, hay que sumar al menos otros tres largos períodos de inactividad. De la rodilla derecha ha sido operado dos veces, en abril de 2008 y octubre de 2009, por la rotura del ligamento cruzado y por una hipertensión del tendón de la rótula. Graves percances, sí, aunque no tanto como cuando en febrero de 2006 se rompió el peroné al apoyar mal tras una entrada por detrás. Desde ese momento juega al fútbol con una placa de metal y diez tornillos.

El segundo motivo es que la Roma lleva más de 20 años dando bandazos en Europa. Desde que en 1991 perdió la final de la Copa de la Uefa con el Inter, los romanos no alcanzan semis en ninguna competición europea. Por ejemplo, lo más lejos que ha llegado Totti en Champions fueron los cuartos de 2007. 2-1 para la Roma en la ida y 7-1 para el Manchester United en la vuelta, la derrota más dura del «Capitano» en su carrera, como él mismo reconoce. Y la tercera razón es la «azzurra».  Para uno de los mejores futbolistas de su generación, representar a Italia 58 veces es muy poco. Totti fue el mejor jugador de la Sub-21 que en 1996 ganó a España el Europeo en los penaltis. Luego dio el salto a la absoluta para jugar dos Mundiales y dos Eurocopas. Combinó errores con aciertos, sin llegar al nivel que tenía en la Roma.

totti-italiaEn el Mundial de Corea, en la prórroga de octavos de final que medía a la «azzurra» con el anfitrión,  Totti fue el triste protagonista al ser expulsado por simular penalti cuando en realidad la falta que le hicieron era flagrante. En 2004, apenas jugó unos minutos de la Eurocopa de Portugal porque en el primer partido le dio por escupir al danés Poulsen. Dos años más tarde, Italia se proclamó campeona del mundo y Totti, que se había recuperado a tiempo de la fatal rotura del peroné, fue titular en todos los partidos. Sin embargo, en la final fue sustituido alrededor del minuto 60 y es innegable que su protagonismo en el equipo estuvo muy por debajo de los Buffon, Cannavaro, Luca Toni e incluso Gattuso.

Un año después, en el verano de 2007, anunció su renuncia a la selección. «La palabra ‘final’ es triste, pero he tomado la decisión de cerrar este capítulo con la selección italiana, por razones físicas, no técnicas. Me he dado cuenta de que no puedo jugar tantos partidos en una temporada. Tengo que renunciar a algo, y desgraciadamente tengo que renunciar a la ‘Nazionale’», dijo entonces. Totti estaba a punto de cumplir 31 años y venía de realizar su mejor año goleador. Por primera vez en su carrera, Luciano Spalletti colocó al 10 de falso nueve y Totti respondió con 26 tantos en la Serie A para ganar la Bota de Oro.

Y he aquí otra de las claves que explican su longevidad: la adaptación a diferentes posiciones. Si se tuviera que definir a Totti, la mayoría diría que es un «trequartista», un mediapunta por detrás del delantero. Y efectivamente, ahí ha jugado mucho en su carrera. Por ejemplo, durante la temporada 2000-2001 cuando la Roma ganó el único Scudetto que tiene Totti y Fabio Capello lo ponía para que asistiera a la dupla Delvecchio-Batistuta. Pero en estos momentos, como ocurrió con Spalletti, Rudi García utiliza al «Capitano» de falso nueve. Y hace un par de años, Zeman lo ponía a pierna cambiada, en la izquierda dentro de un 4-3-3 para que trazara diagonales hacia el centro.

Francesco Totti debutó en la élite en marzo de 1993, con 16 años, y tiene contrato hasta junio de 2016, cuando esté muy cerca de cumplir los 40. Es el segundo máximo goleador de la Serie A y está ente los cinco que más partidos ha disputado. En los resúmenes de sus mejores goles aparece muy bien reflejado: la potencia de sus trallazos o voleas inverosímiles con la sutileza de las vaselinas o «cucharas», como él las llama. Al final, la pregunta que queda es: ¿Todo esto explica el que siga siendo un futbolista útil con 38 años? Casi. Falta un apunte: su amor, y por este sí que no pasa el tiempo, hacia la Roma. De no haber sido jugador profesional, es muy probable que durante los últimos 20 y pico años Totti también hubiese acudido cada semana al Olímpico. Para animar y emocionarse con su Roma desde la grada.

                      

Compartir

ABC.es

Speaker Corner © DIARIO ABC, S.L. 2014

Porque el fútbol no solo es Madrid y Barça, y España no es el ombligo del mundo, aunque a veces lo parezca. En «Speaker Corner» se da voz a la Premier, la Bundesliga, el Calcio y otras historias del balón que difícilmente verás en el telediario o la tertulia de turnoMás sobre «Speaker Corner»

Categorías
Etiquetas
octubre 2014
L M X J V S D
« sep   nov »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031