Diego Costa es la piedra filosofal de Mourinho

Diego Costa es la piedra filosofal de Mourinho

Publicado por el Sep 10, 2014

Compartir

El Chelsea de José Mourinho ha empezado como un tiro la Premier: tres partidos, tres victorias; once goles a favor, cuatro en contra, liderato compartido con el sorprendente Swansea… En realidad, nada nuevo en el nidito de amor Blue-Mou, que tras un flechazo intensísimo de tres temporadas y un piquito, y un cruel desengaño de por medio, ahora parece más fuerte que nunca en el inicio de la segunda temporada del regreso.

Asuntos de dormitorio aparte, que siempre son complicados, el caso es que, si estrictamente es de fútbol de lo que hablamos, los Chelsea’s de Mou siempre comenzaron fuerte la competición inglesa. Veamos:

  • En su primer año, verano de 2004, los «blues» iniciaron la Premier con cuatro victorias ante Manchester United, Birmingham, Crystal Palace y Southampton.

  • Un año más tarde, temporada 2005-06, la arrancada fue aún mejor. Nueve victorias seguidas y hasta la séptima jornada con la puerta imbatida. El Everton, en el décimo asalto mediante un empate, fue el primer equipo que le robó puntos al Chelsea.

  • En la 2006-07, los «blues» iniciaron la competición con ocho victorias y un empate en las diez primeras fechas. 25 puntos sobre 30. El Middlesbrough fue el único conjunto que derrotó al Chelsea en ese período (2-1), mientras que el Aston Villa le sacó un empate (1-1). En esta ocasión, el buen comienzo fue compartido con el Manchester United, que al cabo de esas diez jornadas también sumaba 25 puntos.

  • En la 2007-08, Mourinho fue cesado después de la sexta jornada de Premier. Hasta entonces, la arrancada del Chelsea había sido la más lenta. Sumaba once puntos y era quinto en la clasificación, tras ceder empates ante Liverpool y Blackburn Rivers y perder con el Aston Villa.

  • En la 2013-14, en el regreso del entrenador portugués a Inglaterra, el comienzo fue calcado al de la temporada de su adiós. Con seis fechas jugadas, el Chelsea era quinto con once puntos, tras perder con el Everton y empatar con Newcastle y Tottenham.

Luego las cosas al Chelsea le fueron mejor o peor, pero siempre arrancó muy fuerte (ojo, sumar once puntos en seis partidos tampoco está mal: la media es de casi dos por encuentro) y tuvo dos constantes: con Mourinho el equipo «blue» siempre fue el menos goleado a la vez que nunca (o casi) tuvo a un goleador. Veamos:

  • El primer año, temporada 2004-05, el Chelsea gana la Premier con doce puntos de ventaja sobre un Arsenal (95-83) en el que asomaba un chaval de 17 años llamado Cesc Fábregas y que el año anterior había hecho historia al no perder ningún partido. El máximo goleador del Chelsea es Lampard con 13 goles (tres de penalti). Y un dato curioso: en 38 jornadas de competición, el Chelsea no sufrió ninguna expulsión.

  • El segundo año, 2005-06, los de Mou también ganan la Premier. Le saca ocho puntos a un Manchester United (91-83) en el que Cristiano Ronaldo solo es un joven que apunta bastante. El pichichi «blue» vuelve a ser Lampard, en esta ocasión con 16 goles (4 de penalti).

  • En la 2006-07 se produce la excepción: Mourinho dispone de un goleador, el marfileño Didier Drogba es el pichichi de la Premier al marcar 20 goles… pero el Chelsea pierde el trono en favor de un Manchester United en el que Cristiano Ronaldo, con 17 goles, se destaca como uno de los mejores jugadores de la competición.

  • Un año más tarde, temporada 2007-08, a Mou le largan en el primer mes de competición y el Chelsea pasó el curso sin un pistolero del área. Su máximo goleador en la Premier volvió a ser Lampard, con solo 10 goles. El United repitió como campeón con Critiano, 31 goles, de capitán general (ese año también ganaría la Champions, precisamente al Chelsea después del inoportuno resbalón de Terry).

  • La pasada temporada, la 2013-14, el Chelsea peleó la Premier hasta la penúltima jornada. Al final, fue tercero detrás de Manchester City y Liverpool. Si se compara el potencial goleador de los tres, el Chelsea compitió en clara inferioridad. Metió 71 goles por los 102 del City o los 101 del Liverpool. El máximo goleador «blue» fue Hazard con 13 tantos.

Tras comprobar con datos las temporadas de Mourinho en el Chelsea, se puede pensar que el portugués nunca ha contado con delanteros top, que diría él. Nada más lejos de la realidad. Durante su estancia en Londres, Mourinho ha entrenado a Drogba, Gudjohnsen, Kezman, Hernán Crespo, Shevchenko, Torres, Eto’o, Demba Ba… Analicemos caso por caso:Shevchenko hizo 9 goles en la Premier después de costar 46 millones

  • Drogba: El Chelsea le ficha en el verano de 2004 (el mismo en el que llega Mou) por unos 37 millones de euros. Procede del Olympique de Marsella, donde se hincha a meter goles. En su primer año en Londres, Drogba hace 10 tantos en Premier. El segundo, 12. El tercero, 20 y pichichi. En 2010, sería otra vez el máximo goleador con 29 tantos, pero el entrenador era Ancelotti. ¿Y Mou? Consiguiendo el triplete con el Inter. Lo de Drogba es muy curioso. Siendo delantero, en el Chelsea nunca ha sido un jugador de 20-25 goles por año, salvo las dos mencionadas temporadas, y sin embargo nadie duda de que es uno de los cinco futbolistas más importantes de la historia del club. La Champions de 2012 es media suya y media de Cech.

  • Gudjohnsen: con el entrenador portugués solo tuvo una etapa potable, la de su llegada (2004-05), cuando hizo 12 goles en la Premier.

  • Kezman: ahora se puede decir «bla, bla, bla» de Mateja, pero el verano que lo ficha el Chelsea (2004), venía de salirse en el PSV, con dos temporadas por encima de los 30 goles. Y, claro, de la Eredivisie habían salido Ronaldo o Van Nistelrooy… Pero Kezman fue un fracaso. Con Mou metió cuatro goles en la Premier y al final de temporada se fue al Atleti.

  • Hernán Crespo: El Chelsea lo ficha del Inter, previo pago de 26 kilos, el año antes de que llegue Mou y lo cede al aterrizar el portugués. La cesión fue al Milán, que estuvo a un tris de ganar la Champions gracias a los goles del argentino. Cuando regresó a Londres hizo 10 tantos y otra vez se marchó al Inter.

  • Shevchenko: El ucraniano, todo un Balón de Oro, llegó ya de vuelta al Chelsea. En 2006, Abramovich pagó 46 millones de euros por un futbolista que tenía 30 años y que entre las dos temporadas que estuvo en el Chelsea hizo nueve goles en la Premier.

  • Fernando Torres: el fichaje del «Niño» fue aún más caro que el de Sheva. 58 kilos por un futbolista que había superado las expectativas en el Liverpool y que, todo hay que decirlo, parecía estar en el momento ideal de su carrera: 27 años. Sin embargo, desde el invierno de 2010-11, cuando llegó a Londres, nunca ha marcado más de ocho goles en la Premier. El mayor fracaso, sin duda.

  • Eto’o: Pese a que el camerunés ha sido durante un lustro uno de los tres o cinco mejores delanteros del mundo, su caso no se puede comparar con el de Shevchenko o Torres. El verano pasado aterrizó en Londres con 32 años y procedente de Rusia, donde era el futbolista mejor pagado del planeta. Su llegada fue petición expresa de Mou, que quería del africano un rol parecido al que tenía en el Inter del triplete: más que goles, que también, trabajo y trabajo. En su única campaña en Inglaterra, Eto’o hizo nueve goles en 16 partidos de titular. No está mal.

  • Demba Ba: llegó al Chelsea en el mercado de invierno previo a la vuelta de Mou a Londres. Abramovich pagó por él unos 8,5 millones de euros por haber roto para bien en el Newcastle, con 30 goles en temporada y media. Sin embargo, en el Chelsea nada. En su primeros seis meses hizo dos goles, mientras que el año pasado, ya con Mourinho, marcó cinco en toda la Premier.

Entre esta retahíla de delanteros han faltado dos que también tuvo el Chelsea, que dejó escapar y que ahora meten los goles que no pudieron meter (o no les dejaron) en Londres. Son Daniel Sturridge y Romelu Lukaku. Sturridge llegó al Chelsea del City. Con los «blues» solo jugó con asiduidad una temporada, la de la Champions, y en ella consiguió once tantos en Premier. Desde que fichó por el Liverpool, hace año y medio, lleva más de 30. Hizo 10 en sus primeros seis meses y 22 el año pasado, segundo máximo goleador de la competición tras su compañero Luis Suárez.

Por su parte, Lukaku ni siquiera gozó de la confianza necesaria para ver si valía o no. Dos veces le cedieron y dos veces funcionó. Hace dos años al West Bromwich, donde hizo 17 goles, y el pasado al Everton, en el que marcó 15. Al menos este año el Chelsea ha sacado tajada con él: le ha vendido a los «toffees» por 35 millones.

Con estos antecedentes, no es de extrañar la expectación que Diego Costa ha levantado en el Chelsea. De él dijo Mou en la pretemporada: «Tiene un instinto goleador, la técnica de marcar goles, es un hombre muy fuerte física y mentalmente, muy competitivo, es un gran jugador para nosotros». Claro que a ello ha contribuido el delantero. La explosión de Costa en el Atlético parece continuar en el Chelsea. En tres jornadas de Premier suma cuatro goles (le hizo uno al Burnley, otro al Leicister y dos al Everton) y es el pichichi de la competición. Los otros dos delanteros del equipo son Rémy, que nunca ha sido un goleador, y Drogba, con 36 tacos. En otras palabras, Diego Costa es la esperanza de Mou de tener ese delantero que (casi) nunca tuvo en el Chelsea. 

Compartir

ABC.es

Speaker Corner © DIARIO ABC, S.L. 2014

Porque el fútbol no solo es Madrid y Barça, y España no es el ombligo del mundo, aunque a veces lo parezca. En «Speaker Corner» se da voz a la Premier, la Bundesliga, el Calcio y otras historias del balón que difícilmente verás en el telediario o la tertulia de turnoMás sobre «Speaker Corner»

Categorías
Etiquetas
septiembre 2014
M T W T F S S
« Jul   Oct »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930