Diario de los Mundiales, 10 de julio: Bulgaria y Suecia sorprenden en el torneo del «soccer»

Diario de los Mundiales, 10 de julio: Bulgaria y Suecia sorprenden en el torneo del «soccer»

Publicado por el jul 10, 2014

Compartir

Muy pocos partidos se han jugado en la historia de los Mundiales un 10 julio. Los tercer y cuarto puesto de los Mundiales España 1982 y Sudáfrica 2010, y dos de los cuatro cuartos de final del Mundial del «soccer» en 1994. En el primer torneo Polonia quedó tercera tras ganar 3-2 a Francia, mientras que en el campeonato de hace cuatro años Alemania venció 2-3 a Uruguay. Sin embargo, los partidos más interesantes que se jugaron un día como hoy fueron el Bulgaria-Alemania y el Rumanía-Suecia del Mundial de Estados Unidos.

En el caso del primero, los búlgaros hacen historia al eliminar al último campeón. En cuatro años, Alemania solo cambia al entrenador (Berti Vogts por Franck Beckenbauer) y a tres jugadores del once tipo. Se mantienen los Illgner, Kohler, Möller, Matthäus, Völler o Klinsmann. Este último, además, lleva un campeonato de aúpa: cinco goles en cuatro partidos. Pero Bulgaria no está cojo: tiene a Hristo Stoichkov, en ese momento la gran estrella del Barça reciente campeón de Liga, gracias al penalti fallado por Djukic, y subcampeón de Europa. En el Mundial lleva cuatro goles en idéntico número de partidos y acabará con seis, compartiendo el pichichi con el ruso Salenko.

Aparte de Stoichkov, Dimitar Penev tiene a una generación de lujo: Mihailov en portería; atrás Tzvetanov, Ivanov, Hubchev y Kiriakov; en el medio Letchkov, Yankov y Balakov; arriba Kostadinov y Sirakov acompañan al del Barça. Y eso que al míster le falta su mejor delantero, además de sobrino, Lubo Penev, que lucha por recuperarse de un cáncer de testículos que acabará superando. La buena estela de Bulgaria se inicia un año antes del Mundial, en 1993, cuando dos goles de Kostadinov en París apean a Francia del torneo en el último partido de la clasificación.

Ya en Estados Unidos, los búlgaros van de menos a más. Inician con una dura derrota por 3-0 ante Nigeria, golean por 4-0 a Grecia y se meten en la siguiente ronda tras derrotar 0-2 a una Argentina que juega su primer partido sin Diego Armando Maradona, que ha sido suspendido por la FIFA al dar positivo en el choque ante Nigeria. En octavos Bulgaria elimina a México en los penales tras acabar 1-1 y por fin le llega el «torazo»: Alemania, en el Giants Stadium de Nueva Jersey.

En la primera parte, dos ocasiones sobresalen: un disparo al palo de Balakov y un cabezazo solo de Kilnsmann. Al inicio de la segunda, penalti estúpido de Letchkov a Klinsmann y gol de Matthäus. Con el 0-1, el partido parece que está controlado para los alemanes y, de hecho, le anulan un gol a Völler. Sin embargo, a 15 minutos del final, falta a Stoichkov en el perfil derecho del área. Hristo la coloca y con su inigualable zurda la pone en la escuadra: 1-1. Y acto seguido, apenas tres minutos después, Letchkov se redime del penalti adelantándose a su marcador para cabecear a la red: 2-1. Bulgaria jugaría por primera y única vez hasta ahora unas semis de un Mundial. Acabaría cuarta, tras perder 1-2 con Italia y 4-0 con Suecia, pero la historia ya estaba hecha.

Para Suecia, en cambio, y aunque pueda parecer lo contrario, el tercer puesto del Mundial 1994 supuso igualar el de Brasil 1950. Además, en la Eurocopa de 1992 jugada en casa también había llegado hasta la penúltima ronda. Aquella generación tenía pilares muy sólidos: Thomas Ravelli en la portería; Martin Dahlin, Tomas Brolin y Kennet Andersson en el tridente de ataque (entre los tres harían 12 goles en el Mundial 1994). En Estados Unidos superó segunda la fase inicial en un grupo con Brasil, Camerún y Rusia, y luego eliminó fácil a Arabia Saudí en octavos. En cuartos, los suecos tenían que superar a Rumanía, que también tenía a la mejor generación de su historia, liderada, claro, por Gica Hagi.

El Rumanía-Suecia, jugado en el estadio Stanford de San Francisco, fue un choque entretenidísimo que cualquiera de los dos pudo ganar. Durante buena parte del partido los protagonistas fueron los postes y los arqueros, Prunea y Ravelli. Sin embargo, a 12 minutos del final Brolin pareció darle el triunfo a los suecos con un gol en una gran jugada de estrategia. En una falta, se puso detrás de la barrera y en el momento del chut se desmarcó para recibir solo y marcar a placer. Sin embargo, mediante otro lanzamiento de falta empataría Rumanía a un minuto del 90. El balón pegó en la barrera y le quedó franco a Raducioiu. En la prórroga, un error de la zaga sueca haría que otra vez el «9» rumano viera puerta.

Aquello pintaba muy mal para Suecia. Más si cabe cuando antes de que terminara la primera parte del tiempo suplementario era expulsado Schwarz. Sin embargo, en el 115’ Prunea midió mal por alto y Kennet Anderson empató. Antes del final de la prórroga incluso la tuvo muy clara un joven Henrik Larsson. Pero el choque estaba destinado a los penaltis. En la tanda, Suecia comenzó por detrás al fallar el primer lanzamiento Hakan Mild. Entonces apareció Ravelli y con sendas paradas a Petrescu y Belodedici dio el pase a su país a semis. Tres días después, Romario despertó a Suecia del sueño más maravilloso de su vida. Que les quiten lo «bailao».

Compartir

ABC.es

Speaker Corner © DIARIO ABC, S.L. 2014

Porque el fútbol no solo es Madrid y Barça, y España no es el ombligo del mundo, aunque a veces lo parezca. En «Speaker Corner» se da voz a la Premier, la Bundesliga, el Calcio y otras historias del balón que difícilmente verás en el telediario o la tertulia de turnoMás sobre «Speaker Corner»

Categorías
Etiquetas
julio 2014
L M X J V S D
« jun   sep »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031