Diario de los mundiales, 7 de julio: La Alemania bicampeona exprime a “La Naranja Mecánica”

Diario de los mundiales, 7 de julio: La Alemania bicampeona exprime a “La Naranja Mecánica”

Publicado por el Jul 7, 2014

Compartir

El Mundial de 1974 trajo consigo muchas novedades. Fue el primero con un marcado carácter comercial, en el que se comenzó a hacer plausible el interés de las televisiones y de los patrocinadores. Una Copa del Mundo que estrenaba trofeo, ya que la Copa Jules Rimet había pasado a ser propiedad de Brasil por haberse alzado tricampeona del mundo en 1970. Fue un torneo que, si bien no se recuerda por su calidad futbolística global, estuvo plagado de buenos conjuntos. Sin duda lo más destacado y que hará recordar este torneo fue el fútbol desarrollado por la Holanda de Johan Cruyff, Johan Neeskens y Johny Rep, acompañados por los hermanos Wlly y René van der Kerkhof y por Ruud Krol o Willem van Hanegen.

Ese equipos estaba brillantemente confeccionado por Rinus Michels, padre del “fútbol total”. Aquella selección holandesa era un prodigio de técnica, del buen juego desde la posesión del balón, pero también un equipo disciplinado en lo táctico. Revisando algunos partidos de aquel Mundial se puede comprobar como la configuración de una presión colectiva que empezaba ya en los delanteros no obtuvo respuesta de la mayoría de rivales. Salvo de uno. Tal vez la leyenda de aquel equipo no sería la que hoy es si hubiesen hecho lo que todo el mundo esperaba, que ganasen. Pero perdieron, y quedaron para siempre con la vitola de ser probablemente el mejor equipo que nunca ganó un mundial.

Cayeron en la final ante Alemania Occidental, que se proclamaba así bicampeona veinte años después de lograr su primer campeonato en el Mundial de Suiza 1954. En aquella selección destacaban dos nombres propios:Franz Beckenbauer y Gerhard Müller, sin olvidar impagables escuderos como Wolfgang Overath o Jürgen Grabowski. Alemania supo gestionar bien sus potencialidades y minimizar las del rival, y llevado en volandas por su condición de local, fue capaz de vencer al mejor equipo del torneo y uno de los que mejor fútbol ha practicado nunca.

Holanda llegaba a la final después de dejar atrás a Brasil, una selección que había ganado tres de los últimos cuatro mundiales y que había marcado una época. Una selección ya sin Pelé, pero en la que todavía estaban Rivelino y Jairzinho, dos de los jugadores más importantes en el Mundial de 1970. Pero a la ausencia de Pelé se unió la de otro de los delanteros, Tostao, y la del volante y organizador del equipo, Gerson. Huecos irremplazables que Brasil no pudo cubrir para ese Mundial. Holanda los derrotó con cierta suficiencia, demostrando que podían competir contra cualquiera.

La final comenzó en la dirección que muchos esperaban, con Holanda demostrando su superioridad ante los germanos, pero de un modo todavía más avasallador de lo imaginado. No había pasado ni un minutos cuando una jugada de combinación de los holandeses, todavía ningún alemán había tocado la pelota, hizo que Cruyff se internase en el área rival y fue derribado por Uli Höeness. Johan Neeskens transformó la pena máxima y adelantó a los holandeses. Era la primera vez que se transformaba un penalti en una final de Copa del Mundo.

Pero Alemania supo reaccionar. A los 25 minutos Alemania logró empatar merced a otro penalti. Y, dos minutos antes del descanso, tras un contragolpe el goleador Müller puso en ventaja a los germanos. Alemania dispuso un marcaje individual sobre Cruyff, al que además vigilaba muy de cerca, lo que se conoce como hacer la escoba, Beckenbauer.

Holanda cayó aquel día víctima de su inmadurez, acomplejada por un público entregado. Fueron también más inmaduros e inexpertos que una Alemania que no era técnica ni tácticamente rival para los holandeses, pero que suplió sus carencias con un derroche de fútbol físico y potente. Holanda tenía a Cruyff, pero Alemania tenía a Beckenbauer. Uno de las mejores rivalidades de la historia del fútbol.

Compartir

ABC.es

Speaker Corner © DIARIO ABC, S.L. 2014

Porque el fútbol no solo es Madrid y Barça, y España no es el ombligo del mundo, aunque a veces lo parezca. En «Speaker Corner» se da voz a la Premier, la Bundesliga, el Calcio y otras historias del balón que difícilmente verás en el telediario o la tertulia de turnoMás sobre «Speaker Corner»

Categorías
Etiquetas
julio 2014
M T W T F S S
« Jun   Sep »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031