Diario de los Mundiales, 6 de julio: Holanda, a la final por tercera vez

Diario de los Mundiales, 6 de julio: Holanda, a la final por tercera vez

Publicado por el jul 6, 2014

Compartir

En la historia de los Mundiales, un 6 de julio solo se han jugado dos partidos. En 1974, el Brasil-Polonia, que supuso el tercer y cuarto puesto. En 2010, el Uruguay-Holanda, la primera semifinal del torneo. En ambos ganó el país europeo, con más o menos sufrimiento, y sirva como curiosidad que esas victorias supusieron para los dos equipos su mayor pico en un Mundial. Para Polonia la tercera posición de Alemania 1974 solo la lograría igualar en el torneo de España, ocho años más tarde. Para Holanda, la alegría por el pase a la final del Mundial de Sudáfrica se tornaría en decepción días después cuando perdió el último partido igual que en 1974 y 1978.

Empecemos por el partido más importante. La previa del choque que enfrentó a Uruguay y Holanda en el estadio Ciudad del Cabo podría haberse titulado: vuelta a los tiempos gloriosos. Tanto “celestes” como “naranjas” hacía tiempo que no se veían en las últimas rondas de un Mundial y ese 6 de julio de 2010 el que ganara jugaría el considerado partido de fútbol más importante cada cuatro años.

Ambos habían tenido un itinerario opuesto. Uruguay lideró un grupo difícil con Francia, México y el anfitrión, y luego superó a Corea del Sur y Ghana. A estos últimos, en los penaltis y pagando el peaje de la expulsión de Luis Suárez, que se había hecho un paradón en el último minuto de la prórroga para salvar a su equipo de la eliminación. Mientras, Holanda había empezado suave en un grupo con Japón, Dinamarca y Camerún, luego vino Eslovaquia, y en cuartos el puerto de primera categoría, Brasil, a la que remontó, dos goles de Sneijder mediante, un partido que tenía perdido en el descanso.

 

En Ciudad del Cabo, Óscar Washington Tabárez puso a jugar a Muslera; Maxi Pereira, Godín, Victorino y Cáceres; Arévalo, Gargano, Diego Pérez y Álvaro Pereira; Cavan y Diego Forlán. Van Marwijk contrarrestó con Stekelenburg; Boulahrouz, Heitinga, Mathijsen y Van Bronckhorst; Van Bommel y De Zeeuw; Roben, Sneijder, Kuyt; y Van Persie. El partido salió igualado y pronto, a los 18 minutos, se vio el mejor gol del Mundial. Un tirazo del capitán Van Bronckhorst desde 30 metros que se coló por la escuadra. También fue bueno el gol de Forlán, a poco del descanso. Otro zurdazo desde lejos, solo que en este caso Stekelenburg pudo hacer más porque la pelota salió centrada.

 

En el descanso, Van Marwijk movió una ficha: Van del Vaart por De Zeeuw. Un cambio ofensivo que le salió bien, pues el propio Van den Vaart tuvo una muy clara al inicio. Sin embargo, no fue hasta los últimos 20 minutos cuando Holanda sentenció con dos goles muy seguidos: primero Sneijder desde la esquina zurda del área en un tanto en el que pudo haber fuera de juego al intervenir Van Persie en la jugada; y luego Roben de cabeza. En el descuento, Maxi Pereira recortó distancias, aunque solo sirvió para que Uruguay perdiera 2-3.

 

Por su parte, el 0-1 del Brasil-Polonia en el tercer y cuarto puesto del Mundial de 1974 fue la metáfora del quiero y no puedo de la “canarinha”. Brasil llegaba a Alemania habiendo ganado tres de los últimos cuatro Mundiales, pero de aquel maravilloso equipo del 70 solo quedaban Rivelino y Jairzinho. Demasiado poco para llevarse la copa. Aún así, los brasileños se plantaron en el tercer y cuarto puesto. Conviene aclarar que entonces no había cruces directos salvo la final. Era primera y segunda fase. En esta última, Brasil ganó a Alemania Oriental y Argentina, pero perdería con Holanda. Mientras, Polonia tenía a la mejor generación de su historia y aquel Mundial ganó seis de los siete partidos que disputó. Solo cayó por 1-0, gol del “Torpedo” Muller, ante Alemania Occidental, a la postre el campeón.

Así las cosas, el 6 de julio de 1974 en el estadio Olímpico de Berlín, Brasil formó con Leao, Marinho Peres, Ze María, Alfredo, Marinho Chagas, Ademir, Rivelino, Carpegiani, Dirceu, Jairzinho, Valdomiro. Por Polonia jugaron Tomaszewski, Szymanowski, Gorgon, Zmuda, Musial, Deyna, Kasperczak, Maszczyk, Lato, Szarmach y Gadocha.

Lo que es el fútbol. Brasil fue mejor y tuvo las ocasiones más claras, pero perdió. Además, el 0-1 nació de un error de Marinho Chagas, el lateral zurdo que se pasaba más tiempo en el campo contrario que en el propio y que ese día fue el futbolista más activo. Antes del gol, la ocasión más clara llegó en un remate al palo de Rivelino tras jugada con caño del propio Chagas. Sin embargo, Polonia tenía dinamita en su costado derecho y la aprovechó. En el minuto 76, Grzegorz Lato, quien nunca hizo carrera en una gran club y que aquel Mundial fue el pichichi con siete goles, recibió en la línea divisoria y superó en la carrera a Alfredo como un coche pasa a un autobús, para luego batir a Leao y situar a Polonia en el podio de un Mundial.

Compartir

ABC.es

Speaker Corner © DIARIO ABC, S.L. 2014

Porque el fútbol no solo es Madrid y Barça, y España no es el ombligo del mundo, aunque a veces lo parezca. En «Speaker Corner» se da voz a la Premier, la Bundesliga, el Calcio y otras historias del balón que difícilmente verás en el telediario o la tertulia de turnoMás sobre «Speaker Corner»

Categorías
Etiquetas
julio 2014
L M X J V S D
« jun   sep »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031