Diario de los Mundiales, 26 de junio: Que viene Stojkovic y nos manda a casa

Diario de los Mundiales, 26 de junio: Que viene Stojkovic y nos manda a casa

Publicado por el jun 26, 2014

Compartir

Fue Dragan «Piksi» Stojkovic como podía haber sido cualquier otro. Durante mucho tiempo, España jugaba bien, mal o regular, le tocaba un árbitro enchufado o un «manguta»… pero el destino se repetía como la ley de la gravedad: llegaban los partidos importantes y la Selección fallaba. De ahí que aquella tarde del 26 de junio de 1990, en el estadio Marcantonio Bentegodi de Verona a nadie le extrañó que Yugoslavia echara a España del Mundial en los octavos de final, tras ganarle 1-2 en la prórroga, pese a ser muy inferior.

Años después, en 2008, Luis Aragonés dio con la tecla en la charla previa a la final de la Eurocopa. «Del subcampeón no se acuerda nadie», dijo, y le faltó ser un pelín más concreto. Si hubiera pensado en el Mundial de 1990, tendría que haber añadido: «Del balón al palo de Butragueño, de la que le pararon a Julio Salinas con la cara, de las dos clarísimas de Martín Vázquez desde la izquierda o de la que salvó Tomislav Ivkovic en la línea a cabezazo de Górriz… de esas nadie se acuerda, pero una, cien y millones de veces habrá alguien que busque información de ese partido y vea a Stojkovic clavarla al de libre directo al inicio de la prórroga». A ella se había llegado con el empate a uno. En un partido que se encaminaba a su final sin goles, el 10 yugoslavo se había inventado otra maravilla al caerle un balón del cielo y, en vez de pegarle sin botar, amagó, sentó al defensa y marcó placer. Fue en el 78’ y el «ya estamos otra vez fuera» se vio aplazado hasta que acabó la prórroga porque en el 83’ había empatado Julio Salinas a centro de Martín Vázquez.

La columna vertebral de aquella Selección era «La Quinta del Buitre», que venía de ganar con el Real Madrid su quinta Liga seguida. Estos eran Sanchís, Martín Vázquez, Míchel y Butragueño (faltaba Pardeza, pero ya entonces llevaba tres años en el Zaragoza). Respecto al último Mundial repetía casi medio equipo: Zubizarreta, Chendo, Salinas y los mencionados Míchel y el «Buitre». España había hecho una decepcionante Eurocopa y Luis Suárez había relevado como entrenador a Miguel Muñoz. La primera fase fue digna: empate sin goles con Uruguay; hat-trick de Míchel a Corea del Sur en Udine, 1-3 acabó; y cumplida venganza ante Bélgica (victoria por 1-2) por la eliminación en el último Mundial para arrebatarle el liderato del grupo.

Mientras, Yugoslavia era una buena selección. Contaba con futbolistas que un año después, en 1991, ganarían la Copa de Europa con el Estrella Roja (Sabandzovic, Pancev o Savicevic). Y sobre todo hay que tener en cuenta que era un equipo de lo que ahora son seis países (Serbia, Croacia, Bosnia Herzegovina, Eslovenia, Macedonia y Montenegro). De hecho, en el once había jugadores de los seis territorios. Para Yugoslavia, el Mundial de 1990 fue el último que jugó como territorio unificado. Un año después vendría el horror de la Guerra de los Balcanes y la desmembración, si bien hasta que se separaron Serbia y Montenegro siguieron utilizando el nombre de Yugoslavia.

¿Y de Stojkovic qué? Era un centrocampista serbio habilidoso, de buena técnica, con un magnífico regate y un guante para las jugadas a balón parado. Jugó las Eurocopas de 1984 y 2000, y el Mundial de 1998. En este último, compañeros suyos en Italia 1990 como Suker, Jarni o Prosinecki luego jugaron con Croacia el Mundial celebrado en Francia. Cosas de la política. Aparte de la selección, el club en el que más tiempo estuvo (siete años) fue el Nagoya Grampus japonés… al que ahora entrena desde 2008. Se hizo conocido en el Estrella Roja precampeón de Europa (luego sería su presidente) y el año que ganaron el título, Stojkovic se había ido al Olympique de Marsella. Dio la casualidad que ambos equipos llegaran a la final de Bari y que esta se decidiera por penaltis (en los que era especialista el 10 yugoslavo pese a que en los cuartos de final del Mundial falló ante Argentina).

Aquel día de 1991, Stojkovic no fue titular. Pero Goethals, su entrenador en Francia, lo sacó en la prórroga. Precisamente, con vistas a la tanda fatídica. Sin embargo, cuando llegó esta el yugoslavo no lanzó. ¿Por qué? Lo recoge «El Mundo Deportivo» en su edición del 31 de mayo de 1991: «El técnico belga pidió a Stojkovic que lanzara un penalti, pero este se negó replicándole: ‘Me has puesto sólo siete minutos y no estoy preparado para tirarlo’. Luego adujo a este periódico que ‘si como yugoslavo lo echo fuera, los del Marsella me matan en el campo. Y si lo marco, no puedo volver a mi país’». Muchos españoles pensaron entonces: «Ojalá hubieras hecho lo mismo un año antes en Verona».

Compartir

ABC.es

Speaker Corner © DIARIO ABC, S.L. 2014

Porque el fútbol no solo es Madrid y Barça, y España no es el ombligo del mundo, aunque a veces lo parezca. En «Speaker Corner» se da voz a la Premier, la Bundesliga, el Calcio y otras historias del balón que difícilmente verás en el telediario o la tertulia de turnoMás sobre «Speaker Corner»

Categorías
Etiquetas
junio 2014
L M X J V S D
« may   jul »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30