Diario de los Mundiales, 25 de junio: Argentina, de aquella manera

Diario de los Mundiales, 25 de junio: Argentina, de aquella manera

Publicado por el Jun 25, 2014

Compartir

Argentina celebraba por fin su Mundial. Después de las desavenencias con la FIFA por dar la espalda al país como organizador, la Copa del Mundo volvía al continente por primera vez desde 1962. La elección de la sede del Mundial de 1978 se produjo doce años antes. La organización del torneo recaía  en un país que poco tendría que ver con lo que sería Argentina en 1978. El Golpe de Estado del año 74 había llevado al poder a una Junta Militar que designó presidente a Jorge Rafael Videla. Uno de los dictadores más infames de la época contemporánea. Como ya hicieran Hitler y Mussolini en su día, Videla trató de utilizar un espectáculo deportivo como escaparate para redibujar la imagen de Argentina en el mundo. Las sospechas sobre un posible amaño en el partido contra Perú ensombrecen el triunfo final de una Argentina que destronaba en la final a los Países Bajos, que perdían así su segunda final mundialista consecutiva. Por encima de cualquier duda y sospecha, aquella selección supo encontrar una forma de jugar. Sería injusto recordar aquel Mundial y pensar en Videla. Aquel fue el Mundial de Luque, de Passarella, de Bertoni… Pero especialmente fue la Argentina de Mario Kempes.

Argentina quedó encuadrada en un primer grupo con Francia, Italia y Hungría. Tanto italianos como argentinos ganaron a Francia y Hungría en sus dos primeros partidos. Se jugaron en ser primeros de grupo en un partido en el que Argentina dio muestras de flaqueza y cayó derrotada. Eran tiempos en el que el Mundial se estructuraba en dos fases de grupos. En la primera se clasificaban los dos primeros de cada grupo. Los ocho clasificados se repartían en dos grupos de cuatro. Los ganadores de cada grupo jugarían la final. Tras perder con Italia, Argentina quedó encuadrada en un grupo con Polonia, Perú y Brasil. Argentina llegaba a la segunda fase, pero de Mario Kempes nada se sabía por entonces.

Tras ganar argentinos y brasileños su primer partido de la segunda fase, contra Polonia Kempes anotó sus dos primeros goles del campeonato, en la segunda contienda del grupo Argentina y Brasil empataron a cero en un disputado encuentro en el que nadie quería perder. Ya andaba Zico por aquel Brasil. Era un Brasil de entretiempos. Atrás quedaba el año 74 cuando la “Naranja Mecánica” aplastó a Jairzinho y Rivelino, los últimos restos del mágico Brasil de 1970. Era un Brasil en ebullición, a puntito para cuatro años después aparecer en España con aquel equipo mágico que, si bien no ganó, se hizo un hueco de honor en la historia del fútbol. Pero volvamos al 78. Argentina y Brasil llegaron al último partido empatados. Brasil contra Polonia y Argentina contra Perú. Ser finalista de la Copa del Mundo estaba en juego. La primera decisión alarmante fue la de la FIFA de adelantar el partido de Brasil, que jugó un par de horas antes que los argentinos. Ganaron 3-1 a los polacos. Cuando Argentina saltó al campo contra Perú ya sabía que necesitaba ganar por una diferencia de cuatro goles para ser finalista. Y entonces Kempes volvió a aparecer. Un nuevo doblete del delantero del Valencia impulsó a los argentinos a una victoria por 6-0. A partir de ahí, la Historia dicta y muchos han sido los testimonios. Por un lado un presunto soborno del Gobierno Argentino a miembros de la expedición peruana. Se habla de 50 millones de dólares y un masivo envío de miles de toneladas de grano hacia Perú. Algo que al parecer fue corroborado por la contabilidad nacional. Por otro lado, el hecho de que el portero peruano fuese el “Chupete” Quiroga, un nacionalizado de origen argentino no hizo sino elevar las sospechas.

Sea como fuere Argentina se enfrentó en la final a unos Países Bajos, ya sin Cruyff, pero con el estilo vivo. Aquel 25 de junio Kempes volvió a marcar. Lo hizo primero en el tiempo reglamentario. Y cuando los 90 minutos terminaron con 1-1 Argentina sacó todo lo mejor de sí en una prórroga maravillosa en la que primero Kempes de nuevo (105´) y luego Bertoni (116´) dieron a Argentina el que era su triunfo más importante hasta la fecha. Entre los rumores, la sospecha y en un país aterrorizado por el miedo Argentina conquistó un título eterno. Tal vez en aquel momento fue aprovechado por la dictadura para revestir al país de normalidad. Pero con el paso del tiempo cuando se mire atrás, aquel Mundial no debe recordarse por Jorge Rafael Videla. Debe recordarse por Mario Kempes. Ese fue su Mundial. El Mundial de todo un país.

Compartir

ABC.es

Speaker Corner © DIARIO ABC, S.L. 2014

Porque el fútbol no solo es Madrid y Barça, y España no es el ombligo del mundo, aunque a veces lo parezca. En «Speaker Corner» se da voz a la Premier, la Bundesliga, el Calcio y otras historias del balón que difícilmente verás en el telediario o la tertulia de turnoMás sobre «Speaker Corner»

Categorías
Etiquetas
junio 2014
M T W T F S S
« May   Jul »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30