Diario de los Mundiales, 14 de junio: el maravilloso Brasil del 70 engrasa la máquina

Publicado por el jun 14, 2014

Compartir

El 14 de junio de 1938 se juega la continuación de la «Batalla de Burdeos». Es decir, el desempate del Brasil-Checoslovaquia de cuartos de final, que dos días antes ha acabado 1-1. Los estragos de la «batalla» hacen que por Brasil solo repitan dos jugadores: el portero Walter Goulart y Leónidas, su estrella. En Checoslovaquia también hay cinco faltas: Planicka, Nejedly, Puc, Riha y Simunek. Los centroeuropeos las acabarán pagando, pues a pesar de adelantarse en la primera parte, gol de Kopecky, acabará siendo eliminados gracias a dos tantos muy seguidos en la segunda mitad de Leónidas y Roberto.

Un 14 de junio, pero de 1970, se disputan los cuartos de final del primer Mundial que acoge México. Una cita llena de novedades: por primera vez se permite hacer dos cambios y se introducen las tarjetas amarilla y roja. Además es el primer Mundial que se televisa a color y, precisamente por exigencia de los operadores, se juegan partidos al mediodía para que en Europa se vean en horarios de máxima audiencia. Algo de lo que se quejan los futbolistas debido al calor mexicano.

Participan 16 selecciones, divididas en cuatro grupos de cuatro países cada uno. A cuartos de final pasan Uruguay, la URSS, Brasil, Perú, Italia, México, Alemania Occidental e Inglaterra. El 14 de junio es domingo y los cuatro partidos se juegan a la vez. El más flojo es el Uruguay-URSS. Se decide en la prórroga con un gol de Víctor Espárrago, quien había entrado de refresco unos minutos antes. Los otros tres choques son de aúpa.

En el Italia-México juegan un doble campeón del mundo contra el anfitrión. Los italianos tienen futbolistas de más nombre como Facchetti, Mazzola, Boninsegna, Rivera y, sobre todo, Gigi Riva. Llegan a cuartos tras dos empates a cero y una única victoria (1-0 en el primer partido ante Suecia). Los mexicanos, mientras, han empatado con la URSS y han ganado a El Salvador y a Bélgica. Empieza el choque y, antes del cuarto de hora, José González marca para México. Pero a los 25 minutos, un tiro desde el costado derecho de Gigi Riva tropieza en el capitán local Gustavo Pena y despista al portero Ignacio Calderón, quien además está lentísimo todo el partido. 1-1, al descanso. En la segunda parte, Riva marca dos goles, Gianni Rivera otro y el encuentro acaba 4-1. Italia a semis.

En el Brasil-Perú hay más emoción, aunque también se impone el favorito, en este caso por 4-2. Ambos países tienen en 1970 la mejor selección de su historia. Perú alcanza su tope, que todavía hoy son los cuartos de final. Ese Brasil es seguro uno de los tres mejores equipos de cualquier Mundial. Mario Zagallo ha lavado la cara a una selección en la que solo repiten, respecto al fracaso del anterior Mundial en Inglaterra, Brito, Jairzinho y Pelé. Ante Perú, Brasil se pone 2-0 a los 15 minutos, goles de Rivelino y Tostao. Alberto Gallardo recorta distancias todavía en la primera mitad. A la vuelta de vestuarios, Tostao hace el 3-1; Teófilo Cubillas, el gran ídolo de los peruanos, pone el 3-2; y poco después Jairzinho marca y Brasil ya sí sentencia. Sirva como curiosidad que Cubillas y Jairzinho vieron puerta en todos los partidos que jugaron de aquel Mundial. Cinco goles hizo el peruano, siete el brasileño.

Queda el choque de cuartos más atractivo: Alemania Occidental-Inglaterra. O sea, la final del último Mundial. Los «pross» ganaron la Copa en casa de manera polémica. Tras acabar el partido 2-2, Geoff Hurst dio el título a los ingleses en la prórroga con dos tantos, el primero de ellos un gol fantasma que no debió haberse concedido. Cuatro años más tarde, en México, Inglaterra aún juega con Hurst, Bobby Moore, Bobby Charlton, Alan Ball o Martin Peters, pero es una selección ya de vuelta. Alemania, en cambio, es una mezcla de dos buenos equipos: el de la cita de 1966 y el de 1974, que ganará el torneo. Solo Overath y Beckenbauer jugarán los tres Mundiales. Pese a todo, el partido se pone inmejorable para Inglaterra: al poco de iniciarse la segunda mitad, Peters hace el 0-2 (el primero lo marcó Mullery) y parece sentenciar.

Sin embargo, los ingleses no cuentan con dos actores fundamentales. Uno, su propio portero, Peter Bonetti. Gordon Banks sufre gastroenteritis y su suplente se come dos de los tres goles alemanes. Y dos, Franz Beckenbauer, que hizo el 1-2 desde fuera del área a 20 minutos del final y se echó a su equipo a la espalda. Luego Uwe Seeler empató de cabeza en uno de los goles más difíciles de los Mundiales; y en la prórroga haría el 3-2 Gerd «Torpedo» Muller, quien marcaría 10 goles en México. Para ser justos, hay que decir que si bien la remontada fue una hazaña, también cabe reseñar que con el 1-2 los ingleses tuvieron un par de ocasiones clarísimas para sentenciar.

Compartir

ABC.es

Speaker Corner © DIARIO ABC, S.L. 2014

Porque el fútbol no solo es Madrid y Barça, y España no es el ombligo del mundo, aunque a veces lo parezca. En «Speaker Corner» se da voz a la Premier, la Bundesliga, el Calcio y otras historias del balón que difícilmente verás en el telediario o la tertulia de turnoMás sobre «Speaker Corner»

Categorías
Etiquetas
junio 2014
L M X J V S D
« may   jul »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30