Tres mitos argentinos se retiran (2): Verón y el espejo de Juan Ramón

Tres mitos argentinos se retiran (2): Verón y el espejo de Juan Ramón

Publicado por el may 26, 2014

Compartir

Juan Sebastián Verón vino al mundo la madrugada del 9 de marzo de 1975. Ese día su padre Juan Ramón, delantero de Estudiantes, jugó ante Gimnasia y Esgrima el Clásico de La Plata. Entonces el entrenador de Estudiantes era Carlos Bilardo y cuenta  la leyenda que no dijo nada a Juan Ramón hasta después del partido para no desconcentrarle. Esa, ya digo, es la leyenda que circula por internet. La realidad es otra. Y se cuenta en la edición de Clarín del 4 de octubre de 2003. «Aquella mañana Bilardo había autorizado a Verón a ir a la clínica para ver a Cecilia, su esposa, y conocer a la pequeña Brujita», se lee. Efectivamente, a Verón hijo se le apoda la Brujita porque su padre era la Bruja (el apodo le llegó de joven debido a que tenía una cara digamos que poco agraciada). El caso es que Juan Ramón vio a su hijo por la mañana y por la tarde trabajó. Y se salió: marcó un gol y, según el propio protagonista, a Gimnasia «les pegué un baile terrible». Verdad o no, el partido acabó con empate a tres.

El caso es que con tales precedentes a Juan Sebastián Verón no le quedaba más remedio que ser futbolista. Y vestir la camiseta del pincharrata. Y llevar el «11» (aunque no sea delantero como Juan Ramón). Y ganar la Copa Libertadores. Como su padre. Por eso, la Brujita declaró en 2011, en una entrevista en la revista El Gráfico, que el día más feliz de su carrera fue el 15 de julio de 2009 cuando Estudiantes se proclamó campeón de América al vencer 1-2 al Cruzeiro en Mineirao. En todo caso, Juan Sebastián igualaba a su padre solo en parte. Juan Ramón logró ganar la Libertadores tres años seguidos ()1968, 1969 y 1970) y al primero de ellos le sumó la Intercontinental que arrebató al Manchester United de George Best y Bobby Charlton. Mientras, Verón hijo perdió en 2009 la final del Mundial de Clubes ante el Barça de los seis títulos.

La mejor Brujita se vio en el Parma y la Lazio

En el fútbol, y supongo que pasará en todos los ámbitos, el momento más feliz de un jugador no tiene porque coincidir con el pico más alto de su carrera o con el año en el que estaba mejor valorado. Verón es un jugador especial. El típico «5» argentino, el volante organizador, en el club de sus amores, Estudiantes, no jugó su mejor fútbol. De él se fue siendo una promesa y volvió cuando ya estaba en un segundo o tercer escalón. El Verón top es el que estuvo en el Parma y la Lazio entre 1998 y 2001, aunque la afición (y los dirigentes, claro, que son los que pagan) no le vio entre los grandes del mundo hasta que le fichó el Manchester United y Argentina era la favorita número uno en el Mundial de 2002.

Empecemos por el principio. Juan Sebastián debuta con el pincharrata  el 24 de abril de 1994 ante Deportivo Mandiyú (victoria por 1-0). Tiene 19 años y esa temporada Estudiantes desciende. Se queda un año más, su equipo sube a la máxima categoría y él se va a Boca Juniors. Y está otra temporada, tras la cual da el salto a Europa en 1996. A la Sampdoria. Allí tuvo a Menotti y Boskov de entrenadores. Lo narro de corrido porque en aquella época Juan Sebastián es un desconocido. Fuera de Italia, el aficionado empieza a hablar de Verón cuando este ficha por el Parma en 1998. Mejor dicho, no hablan solo de Verón sino del Parma y de su plantel, formado por jugadores ya consagrados como Thuram, Asprilla o Dino Baggio con jóvenes muy prometedores como Buffon, Cannavaro o el propio Verón. En la primavera de 1999, aquel Parma ganó la Copa de Italia y la Copa de la Uefa (3-0 al Olympique de Marsella en el Luzhniki de Moscú).

Un año exitoso y Verón que se va a la Lazio para seguir triunfando: en el 2000 gana la Serie A, la Copa y la Supercopa nacional. Con Nesta, Mihajlovic, Nedved, Marcelo Salas, Simeone o Boksic se convierte en el mejor equipo de Italia. Y en 2001, cuando ya todos llaman a Verón de usted, Ferguson da el ok y el United paga lo que ahora serían 42,5 millones de euros por el volante argentino (ese año Florentino Pérez dio 72 kilos por Zidane). Entonces, el fichaje más caro de la historia de la Premier. Pero Verón se estrella. No da el nivel que se espera y no se entiende con Sir Alex, que en su biografía ha dicho de él: «No hablaba con nadie. Estaba solo en el vestuario. No hablaba ninguna lengua. No era un antisocial, simplemente no era un comunicador». Bien es verdad que aquel United era un equipo de entreguerras: un conjunto aceptable pero lejos del que ganó la Champions en 1999 y del que vendría unos años más tarde con Cristiano Ronaldo.

La pesadilla del Mundial de Corea y Japón

Al fin y al cabo, Verón era un argentino en Inglaterra. Y si en las Islas no cuajó, en su país tampoco estuvo bien visto aquellos años. Sobre todo en el verano de 2002 cuando le dieron por todos lados, acusándole de «vendepatrias». Fue a raíz de la sorprendente eliminación de Argentina en la fase de grupos del Mundial de Corea y Japón. La albiceleste de Bielsa se había clasificado para el campeonato de manera brillante con 43 puntos, sacando 12 a Ecuador y 13 a Brasil. Sus primeros rivales son Nigeria, Suecia e… Inglaterra. A Nigeria la ganan, pero con los ingleses pierden 1-0, gol de Beckham (compañero de Verón en Manchester), lo que les obliga a ganar a Suecia. Pero a Argentina le puede la presión: empata y a casa. A Verón se le llama traidor por su pobre juego ante Inglaterra y por una jugada a falta de diez minutos para el final del choque con los suecos. Argentina iba perdiendo, necesitaba dos goles y le pitaron a favor una falta lateral. Entonces Bielsa le dijo a Verón que apretara, que se acababa el tiempo, y la Brujita le contestó con un gesto con la mano pidiéndole calma. Claro, con la rabia de la eliminación, a los pibes argentinos no les sirvió ninguna explicación.

VerónUn año después de aquello, en 2003, se fue del Manchester al Chelsea por 22 kilos, la mitad de lo que costó. Fue uno de los primeros fichajes de Roman Abramovich. Con los blues aún fue peor: solo jugó siete partidos. Acabó volviendo a Italia, vía cesión, al Inter. En Milán aguantó dos años, hasta 2006, sin llegar al nivel de su anterior etapa en el país. De hecho, su actuación más recordada fue cuando en la primavera de aquel 2006 casi se pega con Juan Pablo Sorín en un Inter-Villarreal de cuartos de final de Champions. El asunto había arrancado en la selección. En 2004 se fue Bielsa y llegó Pekerman, que nombró capitán a Sorín y Verón dejó de ir a la albiceleste. Que fuera causa-consecuencia no está demostrado (Sorín llegó a declarar: «Yo no saco ni pongo jugadores en el seleccionado»), el caso es que Verón se perdió el Mundial de Alemania y no volvió hasta 2007, ya con Basile de entrenador.

La brujita había jugado los dos anteriores Mundiales y jugaría el siguiente, el de Sudáfrica. Y volvió a haber polémica. Para Maradona nunca fue indiscutible y en el partido de cuartos ante Alemania (la Mannschaft aplastó 4-0 a los argentinos) Verón no jugó un minuto. Diego Armando se excusó diciendo que «estaba para media hora» y el padre Juan Ramón estalló: «No sé para que lo llevó». Para ser cabales, aquel Verón ya estaba de vuelta. Jugaba en Estudiantes y ganaría, sí, los Aperturas de 2006 y 2010 además de la mencionada Libertadores, pero el primer mundo futbolístico está en Europa. En Argentina el ritmo es otro. Sirva como ejemplo el partido de hace dos domingos, el último como profesional. El pincharrata tenía opciones de campeonar, necesitaba el tropiezo de River y ganar en Tigre. Pero Estudiantes perdió 2-1, acabó con nueve y con Verón, 39 años mediante, de último hombre. Así no hay quien siga tuvo que pensar.

PD: Otro que se queda en el club, aunque no está claro lo que hará. Durante seis meses (diciembre de 2012-junio de 2013) dejó el terreno de juego para ser el director deportivo de Estudiantes. Otra opción es la que siguió su padre, que durante años entrenó en las inferiores.

Compartir

ABC.es

Speaker Corner © DIARIO ABC, S.L. 2014

Porque el fútbol no solo es Madrid y Barça, y España no es el ombligo del mundo, aunque a veces lo parezca. En «Speaker Corner» se da voz a la Premier, la Bundesliga, el Calcio y otras historias del balón que difícilmente verás en el telediario o la tertulia de turnoMás sobre «Speaker Corner»

Categorías
Etiquetas
mayo 2014
L M X J V S D
« abr   jun »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031