Monstruos contra alienígenas I

Publicado por el abr 10, 2014

Compartir

A estas alturas, todos ustedes conocen mi gusto por la ciencia-ficción y por los héroes extraordinarios y cotidianos. El sistema inmune está formado por células y sustancias cuya función es defendernos frente a elementos extraños y que aquí llamaremos aliens (virus, bacterias, tumores, etc). Ante un ataque alienígena, inicialmente aparece la inmunidad innata para evitar su entrada en nuestro organismo o, en su defecto, si el alien ya ha entrado, su destrucción.

Cartel de la película "Monstruos contra Alienígenas"
Cartel de la película “Monstruos contra Alienígenas”

Si la situación se complica y el ataque no se puede abortar, hará su aparición la inmunidad adaptativa, que consiste en una eficaz mecanística de nuestro organismo para vencer la agresión una vez que se ha producido. Esta segunda respuesta genera memoria inmunitaria y es más potente, y como todo lo bueno, se hace esperar.

La respuesta adaptativa está mediada por los linfocitos T y B, que regulan respectivamente la inmunidad celular y la humoral (producción de anticuerpos). Y es que en estos tiempos hay que tener humor hasta para producir anticuerpos…

El sistema inmune me ha parecido siempre  una genialidad, un monstruo bueno capaz de bregar con cualquier alien con tal de mantenernos fuera de peligro, entendiendo como “monstruo” la definición figurativa de prodigio. Tenemos que mantenerlo feliz y contento para que desempeñe correctamente su actividad.

El desarrollo de tumores está ligado a un desequilibrio  del sistema inmune en el que nuestro organismo no reconoce adecuadamente  a los aliens y se facilitan mecanismos de escape tumoral, lo que significa que el tumor escapa a la acción de nuestra inmunidad y puede crecer a sus anchas. Por ello, las situaciones de inmunosupresión mantenida favorecen la aparición de tumores. Las edades extremas (infancia ó vejez), el estrés ambiental y emocional, la malnutrición, ciertas enfermedades infecciosas, alteraciones genéticas y metabólicas, cirugías y algunos fármacos son las causas más comunes que se asocian a un mal funcionamiento de nuestro monstruo inmunitario.

Ya les adelanto que en el próximo blog hablaremos de la aplicación de la inmunoterapia como modalidad terapéutica en cáncer (Monstruos contra alienígenas II).

Cuidemos nuestro sistema inmunológico con mimo, adquiramos hábitos saludables y utilicemos el sentido del humor (por aquello de los anticuerpos)  para que nuestras defensas nos protejan adecuadamente por muchos años. Y no se olviden de sonreír.

 

 

Compartir

ABC.es

Sonría, por favor © DIARIO ABC, S.L. 2014

Cáncer de mama. Recogerá la últimas novedades en el tratamiento integral de esta enfermedad, con especial atención a todo lo relacionado con ell estudio de la resistencia a la quimioterapia de las células madre y a la aplicación de vacunas autólogas con células dendríticas para pacientes con esta patología. Más sobre «Sonría, por favor»

Categorías
Etiquetas