San Jorge, vencido por el dragón de la ignorancia

San Jorge, vencido por el dragón de la ignorancia

Publicado por el 23/06/2018

Compartir

Acabaremos esperando la siguiente chapuza de restauración “made in Spain” como si fuera el siguiente Banksy. Con expectación y sorpresa, aunque será desagradable. Después de lo sucedido con el Ecce Homo de Borja, cualquiera podría suponer, cabalmente, que la gente estaría avisada. Que en las parroquias y lugares donde se custodian piezas de patrimonio de cierta importancia se ajustarían los protocolos para evitar otro ridículo mundial. Pero no. Ahí vamos. De cabeza a por otra igual.

En Estella, Navarra, ha tenido lugar el nuevo adefesio. La víctima es una talla ecuestre de San Jorge, dando caza al dragón, estilo gótico flamenco, siglo XVI. Una pieza de indudable valor a la que el tiempo había carcomido poco a poco, y cuya policromía estaba gastada en una pátina de tonos abrasados, cansados, rojizos, propios de un caballero que lleva dos mil años peleando con su dragón. Esa pintura que se había desvanecido en el murmullo de los siglos, como una foto en sepia, y que guardaba los restos únicos de una pieza que explicaba cómo era la armadura de la época, ha sido ahora lijada, empastada con escayola y repintada a lo titanlux. Viendo cómo se ha hecho lo más probable es que nunca tendrá arreglo…

La cara de San Jorge antes de la “intervención”, según foto que aparece en el blog de Julio Asunción http://arte-historia-curiosidades.blogspot.com

Una mano temeraria es la responsable del desaguisado. La que ha vencido a San Jorge, vencedor de dragones, es una mano ignorante y atrevida, que parece ser -de acuerdo a las primeras informaciones- la de los dueños de una tienda de manualidades /academia de dibujo del propio Estella. ¿Quién le hizo el encargo de adecentar la estatua? ¿Es que no se estudia nada en los seminarios e institutos que pueda ser útil para prevenir de la destrucción voluntaria del patrimonio? Voluntaria e imprudente. Son seguramente es de allí, del pueblo, y se habrán criado mirando la escultura. Si hay algo a lo que damos importancia en la cultura es lo cercano, lo que nos rodea, se supone. Pero viendo esto…

Ha quedado San Jorge como un soldadito de plomo, un “ninot isultat“, una bajeza cultural sin perdón. La cara de asombro del pobre santo al verse reflejado en los primeros selfies que ya pueblan las redes desde hace unos días. Y es como si al Laoconte le colocamos colorines a lo Murakami. O peor. Como dice un experto navarro, al santo le habría gustado salir huyendo a lomos de su caballo antes de someterse a esa terrible intervención.

Recordemos lo del Ecce Homo: la barrabasada a la pintura mural de Borja acabó en fenómeno viral y en negocio. Incluso se ha estrenado una ópera sobre el asunto. La perpetradora de la pintura mural que más memes ha inspirado acabó siendo una momentánea celebridad y se generó hasta una notable industria cultural alrededor del atentado contra las bellas artes y el patrimonio. Pues viendo esa cara de San Jorge mucho me temo que vamos a reincidir. Otro circo mundial. ¿Qué será lo siguiente, una Monalisa tuerta?

El dragón es la ignorancia que cuando no tiene qué hacer, como el Diablo, con la cola restaura estatuas en Estella. ¿Es tan difícil hacer llegar a los responsables de los templos y lugares del patrimonio una hoja informativa que venza a ese dragón de un solo lanzazo, con las maneras obligatorias de obrar ante cualquier arreglo o intervención en piezas que merecen protección?

Pero parece que nos hace gracia esta destructiva “ignorancia pop”. ¿No podemos lograr que la España del siglo XXI se tome en serio estas bromas, que dimita alguien, que recordemos por qué debemos conservar el patrimonio para las generaciones que nos siguen? Alguien debe asumir la responsabilidad.

Compartir

ABC.es

Sin cobertura © DIARIO ABC, S.L. 2018

Versión digital de mi columna en ABC Cultural, en la que abordo la actualidad no solamente cultureta. Sin Cobertura se sirve sin mucho dulce, sin trampantojos, y a veces con guarnición de asuntos que han quedado sin cubrirMás sobre «Sin cobertura»

Categorías
Etiquetas