Amor a la complejidad

Amor a la complejidad

Publicado por el 05/05/2018

Compartir

Saber quiénes somos no es tan fácil. En estos días de especial tensión -en una época ya de por sí tensa en Oriente Medio-he podido ver en Israel algo digno de contarse. En el oeste de Jerusalén, en medio de un barrio residencial de los años 20 que ocuparon antaño pudientes familias palestinas, hay una antigua leprosería reconvertida en uno de los centros culturales de moda: Hansen House. En los sótanos vive y crea «Mamuta», un centro de arte dirigido por Lea Mauas.

El pasado diciembre realizaron un proyecto llamado Hamavdil en lo alto de una torre efímera construida por el arquitecto Martin Rainisj. Consistió en poner unos megáfonos potentes y dejar que sonara la voz del muecín, en pleno barrio hoy habitado por israelíes de clase media-alta. Cuando aquello empezó a sonar, en esta zona sin mezquitas, todo el mundo dejó lo que estaba haciendo y se preguntó qué ocurría. Al primer pensamiento, la primera sorpresa: el muecín cantaba en hebreo, no en árabe. Al segundo pensamiento, mayor complejidad: cantaba una oración liminar del rito del Sabbath: la Havdalá, la plegaria cuyo significado es «diferenciación», puesto que traza la frontera entre el día dedicado a lo sagrado y el resto de la semana.

Cuentan que, cuando se sobrepusieron a la primera impresión, algo complejo había ocurrido, en sus mentes y en el espacio social. ¿El otro soy yo, puedo ser el otro en el espejo? En Israel ha habido un conflicto sonoro que acabó con una «Ley muecín» para regular el volumen de las mezquitas que algunos trataban como «contaminación sonora» que lleva sin oírse en el país desde hace tiempo. Así que el proyecto artístico de estos jóvenes de la «Mamuta» removió prejuicios sobre la identidad y la orientación. ¿Y qué dice la oración Havdalá? «Bendito es quien divide entre lo sagrado y lo mundano». Lea Mauas señala que lo hicieron por amor «a la complejidad. No podemos renunciar a ella, y menos ahora, en este mundo polarizado».

Compartir

ABC.es

Sin cobertura © DIARIO ABC, S.L. 2018

Versión digital de mi columna en ABC Cultural, en la que abordo la actualidad no solamente cultureta. Sin Cobertura se sirve sin mucho dulce, sin trampantojos, y a veces con guarnición de asuntos que han quedado sin cubrirMás sobre «Sin cobertura»

Categorías
Etiquetas
Lo último