Simios en la piscina

Publicado por el jun 24, 2014

Compartir

Cándido Méndez, Secretario general de UGT

Cándido Méndez, Secretario general de UGT

 

Cogí el autobús para pasar unos días en casa y cuando llegué todo se había descolocado. Vivir en Madrid cuando no eres de allí otorga una obligación absurda sobre los asuntos del país y si la cosa se desmanda mientras estás lejos, te entran ganas de coger un AVE para arreglar el entuerto.

No había puesto un pie sobre el suelo cuando escuché que a Pablo Iglesias le habían increpado mientras estaba dando una conferencia en el Hotel Ritz, que es un sitio donde la ropa del Alcampo se desintegra al entrar el contacto con el mobiliario. Le echaron en cara que no condenara el régimen político que vive una Venezuela asediada por la escasez, la falta de libertad de prensa y la dura represión a estudiantes y opositores. Iglesias, que es politólogo y también prepotente, aprovechó el momento para ironizar y aclaró que él no había asesorado para reprimir a la gente «ni para que muerdan el cuello a los niños y les saquen la sangre». Y es que Podemos, como Izquierda Unida, prefiere loar el atroz capitalismo disfrazado de socialismo que reina en Cuba, o el circo bolivariano de Maduro y su «pajarito chiquitico», antes que poner el telescopio en las democracias escandinavas, que son Estados sociales pero no socialistas, y ese último detalle igual es el que no termina de convencer a los camaradas.

Pero si Iglesias ya estaba descolocado en el Ritz (él mismo reconoció que muchos le imaginaban allí pero «rodeado de militares para expropiarlo»), más lo estaba su oponente, Alberto Casillas. Héroe del «pueblo» un 25 de septiembre de 2012, cuando impidió la entrada de la policía a su restaurante durante un intento de rodear el Congreso, ahora ha apostado por hacerse querer por quienes no andan muy convencidos con los indignados. Nadie sabe si Casillas busca nuevos seguidores o tiene síndrome de abstinencia de los focos, pero allí se plantó dando unos gritos que aún andará algún cliente de bien de tan magno hotel violando el «check out» por no atreverse a bajar al vestíbulo. Iglesias y Casillas, dos héroes y un destino.

Entre tantas, se me ocurre poner el telediario (que es una cosa que los de mi generación haremos hasta que alarguen la franja horaria de Los Simpson), y veo a Cándido Méndez hablando en el atril del Partido Popular. Y de repente en mi memoria la imagen de Cospedal en 2010 con un pañuelo palestino de esos que hacía Inditex como churros, diciendo que el PP era el partido de los trabajadores. Y luego Méndez con aquello de que de su eterno reinado en UGT era signo de estabilidad en su sindicato. ¿Se habrán cambiado el puesto? Falsa alarma. Es cuando uno empieza a dudar de si está en casa o la edad ya indica que en realidad estás visitando a tus padres. En ese momento el zoo de ballenas en jaulas y simios en piscinas empieza a dar auténtico miedo.

Compartir

ABC.es

La siesta de los perros © DIARIO ABC, S.L. 2014

Dijo Camba que él soñaba para un periódico diario de Madrid. También, que los verdaderos sueños los tenía cuando dormía del lado del corazón.Más sobre «La siesta de los perros»

Categorías
Etiquetas
Twitter
junio 2014
L M X J V S D
« may   jul »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30