SI ERES ADICTO AL SEXO, NECESITAMOS TU AYUDA

Publicado por el 11/05/2017

Compartir

El trastorno hipersexual (THS) comúnmente conocido como adicción al sexo, se caracteriza por un aumento en la frecuencia e intensidad de la conducta sexual, que provoca un deterioro significativo en la vida de la persona a nivel laboral, social y/o personal.

Se trata de una nueva adicción que necesita de investigaciones científicas y rigurosas para poder establecer de forma sólida las bases neuropsicológicas de esta nueva patología, sus posibles causas y las mejores líneas de tratamiento a seguir.

Para ello, desde la “Consulta Dr. Carlos Chiclana” se va a realizar un estudio en el que se tratará de dilucidar las diferentes estructuras neuronales que puedan desencadenar la conducta sexual desinhibida.

Para una investigación como tal es necesario contar con la colaboración de voluntarios que participen, de acuerdo con unos requisitos.

 

¿Cuáles son los requisitos iniciales para participar?

Si cumples 3 o más de los siguientes criterios, puedes participar en nuestro estudio:

1) Incapacidad recurrente para resistir los impulsos para involucrarse en conductas sexuales específicas.

2) Frecuente participación en comportamientos sexuales en mayor medida o durante un período de tiempo más largo del previsto.

3) Deseos persistentes o esfuerzos infructuosos para detener, reducir o controlar los comportamientos sexuales.

4) Cantidad excesiva de tiempo dedicado a tener sexo, ser sexual o recuperarse de la experiencia sexual.

5) Preocupación por el comportamiento sexual o actividades preparatorias.

6) La participación frecuente en el comportamiento sexual cuando se espera que cumpla con las obligaciones ocupacionales, académicas, domésticas o sociales.

7) Continuación del comportamiento sexual a pesar del conocimiento de tener un problema social, financiero, psicológico o físico persistente o recurrente que es causado o exacerbado por el comportamiento.

8) Necesidad de aumentar la intensidad, frecuencia, número o riesgo de comportamientos sexuales para lograr el efecto deseado, o efecto disminuido con comportamientos sexuales continuados en el mismo nivel de intensidad, frecuencia, número o riesgo.

9) Abandono o limitación de las actividades sociales, ocupacionales o recreativas por el comportamiento sexual.

10) Angustia, ansiedad, inquietud o irritabilidad si no se puede participar en el comportamiento sexual.

La participación en el estudio será de forma completamente confidencial y los resultados se tratarán de forma anónima. Los resultados obtenidos serán utilizados con fines científicos y con el objetivo de ayudar a los profesionales de la salud mental a comprender mejor el funcionamiento de esta nueva patología, para poder ofrecer así un mejor apoyo a estas personas.

Para saber más acerca del estudio o para participar en él, puedes ponerte en contacto con Alejandro Villena, psicólogo e investigador en sexualidad, en el correo electrónico alejandrovillena@doctorcarloschiclana.com, o llamarle al 915340574.

 

Consulta Dr. Carlos Chiclana

Compartir

ABC.es

Sexo y salud © DIARIO ABC, S.L. 2017

Los profesionales de la salud consideramos relevante reflexionar sobre el tipo de educación afectivo-sexual, así como sobre la oportunidad y adecuación de los mensajes que se transmiten para favorecer los estilos de vida más saludables. Más sobre «Sexo y salud»

Archivos

Categorías

Categorías
Etiquetas