¿Por qué educar en sexualidad?

Publicado por el 19/01/2017

Compartir

man-and-boy-1840034_960_720

“A mí nunca me han hablado de sexo. En casa era un tema tabú y en el colegio te daban un par de charlitas sobre cómo ponerte un preservativo o venía una señora y te hablaba sobre el noviazgo. Si tenía dudas, la verdad, es que no sabía a quién acudir. Lo que oía era lo que me contaban mis amigos o lo que buscaba en internet”.

Ante la pregunta ¿A ti de pequeño te hablaron de sexo? La mayoría me da esta respuesta. Son personas de diferente edad, educación, clase social y formación.

En España empezamos ahora a educar en sexualidad, se habla mucho de sexo y poco de sexualidad. Cuando nuestros hijos o alumnos llegan a la adolescencia se vuelve un tema urgente, hasta te sientes nervioso pensando “ha llegado la hora de tener la charlita” y no encuentras el momento. ¿Llegamos a tiempo o se nos adelanta internet y los amigos?

Una amiga me contaba esta historia, real como la vida misma. Su hijo Pablito tiene 5 años,  llegó a casa del colegio y preguntó inocentemente a su mamá: “¿qué es una mamada?”. Ella puso la mejor de sus caras, dio una explicación somera y animó a que hiciera más preguntas. Todas fueron extremas y poco esperables de la imaginación de un niño de 5 años. Al indagar sobre el origen de aquel repentino interés de su hijo por el sexo, se encontró con un amigo, un móvil y tiempo en el recreo.

En la última Encuesta Nacional de Salud Sexual se preguntó a casi 10.000 personas: ¿A través de quien le hubiese gustado recibir información acerca de la sexualidad? La primera elección fue la familia, los hombres prefieren al padre (35,6%) y las mujeres a la madre (58,3%). Coinciden después ambos sexos en indicar al profesorado y al personal sanitario.

Esto es lo que desearían, pero internet es la principal fuente de información real para los menores. Según datos de Protégeles del año 2014 “el 53,5% de los adolescentes españoles de entre 14 y 17 años ha visto porno en Internet y entre los 11 y los 12, el 4% reciben contenidos sexuales en sus móviles”.

¿Si los adolescentes cada vez tienen mayor facilidad de acceder a fuentes de información rápida y anónima, porque aumenta la prevalencia de ETS, embarazos no deseados y consecuencias psicológicas como violencia o dependencia emocional?

En 2016 la Academia de Dermatología y Venereología ha advertido que uno de cada cuatro adolescentes padecerá una enfermedad de transmisión sexual. También informa que los adolescentes entre 15 y 24 años representan el 50% de las personas diagnosticadas de ETS cada año y un 25% portará el virus del papiloma humano.

En cuanto a los embarazos no deseados, en España, los datos de Instituto Nacional de Estadística, indican que tras el ascenso experimentado entre 1996 y 2008, la tasa fue disminuyendo ligeramente hasta llegar, en el año 2010 a cifras de 2,5/100.000 a los 15 años y 20,7/100.000 a los 19 años. Se estima que entre un 60 y un 90% de estos embarazos no son deseados,

“Me coge el móvil y me lo revisa”, “me escribe por Whatsapp cada hora para saber dónde estoy y con quien” “A veces me ridiculiza e insulta por cómo voy vestida” “Siempre me hace sentir culpable”.

Casi siempre tenemos en cuenta los riesgos físicos de las prácticas y hábitos sexuales pero no tenemos en cuenta los riesgos emocionales y afectivos. Un estudio realizado el año pasado en cuatro universidades españolas, muestra que el 62% de los universitarios encuestados han padecido algún tipo de violencia psicológica como control o humillación.

Las prácticas sexuales y el sexo están muy relacionadas con el estilo de vida y la identidad personal. Ellos necesitan hablar con sus padres, profesores y formadores de sus dudas e inquietudes de su propia sexualidad. Tienen un Ferrari revolucionado y no saben cómo manejarlo ¿Dónde está su copiloto de referencia?

Para empezar y si te sientes un poco perdido…estos libros te pueden dar algunas ideas:

– Cómo hablar a los jóvenes de sexualidad. Anna Otte. Ediciones Internacionales Universitarias, 2006.

– Tus preguntas y las respuestas sobre el amor y sexo. Mary Beth Bonacci. Palabra, 2009.

– ¡Por favor! Háblame del amor. La educación afectiva y sexual de los niños de 3 a 12 años. Inès Pélissié du Rausas. Palabra, 2013.

La educación sexual de calidad mejora la autoestima y ayuda a tomar decisiones más responsables y con menos riesgos. 

 

 

Compartir

Anterior

ABC.es

Sexo y salud © DIARIO ABC, S.L. 2017

Los profesionales de la salud consideramos relevante reflexionar sobre el tipo de educación afectivo-sexual, así como sobre la oportunidad y adecuación de los mensajes que se transmiten para favorecer los estilos de vida más saludables. Más sobre «Sexo y salud»

Archivos

Categorías

Categorías
Etiquetas