El día que casi me devora el monstruo de «Stranger Things»

El día que casi me devora el monstruo de «Stranger Things»

Publicado por el 07/03/2017

Compartir

Quién no ha fantaseado alguna vez con pasearse por Desembarco del Rey, dejarse caer por Alexandría o volver a los ochenta para irse de misión con los protagonistas de «Stranger Things». Esto último ya es posible gracias a un experimento de realidad virtual desarrollado por Netflix que pude probar en una exhibición que hicieron en Berlín. La experiencia te permite adentrarte en casa de Joyce como si fueras un personaje más de la serie. Eso sí, con una linterna como única arma contra el Demogorgon, así que podéis imaginaros como acabó la batalla… ¡Pero no hagamos spoiler! Al menos, de momento.

Lo primero que haces es ponerte las gafas de realidad virtual, ajustarte los auriculares y coger un accesorio que dentro de la historia será tu linterna. El principio de la historia te coloca en casa de Joyce, pero todo estaba oscuro. Linterna (virtual) en mano, comencé a moverme e inspeccionar toda la habitación, desde el abecedario con luces que coloca encima del sofá para comunicarse con Will hasta el agujero de la pared que dejó el Demogorgon en una de sus incursiones. Lo mejor es que puedes moverte por toda la sala. Entonces, comienzas a ver sombras a través de los cristales. Sospechas que el monstruo se acerca.

Se palpa el peligro, pero tu misión es seguir las luces de Navidad que empiezan a encenderse. Llegas a la cocina, la inspeccionas y entonces suena el teléfono. Yo me resistía a cogerlo, la verdad. La tormenta que retumbaba fuera de la casa ya me había dado un par de sustos (y sí, había gritado) y mi primer impulso era quitarme las gafas y dejar que el monstruo campase a sus anchas en la ficción. Total, no era mi misión, era la de Mike, Eleven y compañía. Recordad lo que le pasó a Bárbara por estar en el lugar equivocado en el momento equivocado. Pero aunque lo pareciese, nada era real, yo estaba a salvo y había que llegar al final de la historia.

 

[A partir de aquí se desvelan detalles de la trama de la experiencia. Puedes seguir leyendo o animarte a vivir una experiencia parecida, algo menos sofisticada, con unas gafas de realidad virtual y este vídeo]

A continuación coges un teléfono (¡real!) y una voz te advierte de que el Demogorgon está en la casa que llevas inspeccionando unos minutos. Menuda sorpresa… Entonces te das la vuelta lentamente y ves al bicho agazapado bajo la mesa de la cocina. Primer gran susto. Yo, que ya sabía que me lo encontraría cara a cara, intenté darle golpes con la linterna. No funcionó. Me esperaba un último impacto final que no desvelaré…. Y volví a la realidad.

Vaya por delante que no soy la más valiente del mundo, pero tengo que decir que todos los que vivieron la experiencia se asustaron, en mayor o menor medida. Incluso los actores de la serie, acostumbrados a verse cara a cara con el Demogorgon, salieron impactados:

 

 

Aunque en todo momento eres consciente de que estás dentro de una historia ficticia, la experiencia es lo suficientemente realista para hacerte sentir miedo. Sobre todo si has visto la serie, porque sabes que el encuentro con el monstruo es inevitable. Esa tensión que se genera con las luces y el teléfono hace aún más eficaz (y divertido) el susto final. Una vez superado el impacto, solo quieres volver para descubrir si hay un final alternativo en el que acabar con el Demogorgon. Habrá que esperar a la segunda temporada

Compartir

ABC.es

Cabezas de serie © DIARIO ABC, S.L. 2017

En la oficina solo hablan de la última escena de «Juego de tronos», quedas con tus amigos y mandas callar al incontinente verbal para evitar el spoiler, te peleas con tu pareja para ver quién va más adelantado con «Daredevil»... No puedes sacarte las series de la cabeza. Y nosotros, tampoco.Más sobre «Cabezas de serie»

Categorías
Etiquetas