¿Dónde está nuestra Lena Dunham española?

¿Dónde está nuestra Lena Dunham española?

Publicado por el 10/10/2016

Compartir

Empezaba el otro día a ver «Fleabag» después de leer las típicas críticas como que «es la “Girls” británica», «la serie que habla de la mujer soltera», «la antiheroína que la televisión necesita», «la que debes ver si has cumplido los 30» o la «Bridget Jones sin llegar a ser comedia». Con todos estos prejuicios sobre el escritorio, me dispuse a ver la comedia british que (parece ser) conquista aquí, allí y hasta en Estados Unidos, donde ha llegado a través de Amazon. Poco ha importado que la cadena pública BBC Three pasara a emitirse online desde marzo: ha mantenido sus estrenos. Y, como es el caso, no importa dónde sino cómo, y «Fleabag» ha trascendido por sí sola.

Al frente de «Fleabag» se encuentra la actriz Phoebe Mary Waller-Bridge, adaptando lo que ya en su día estrenó para el teatro. Sexo, relaciones personales, frustraciones (laborales)… Declaraciones directas a cámara al más puro estilo «House of Cards». «Hola tú, soy toda esa mierda que piensas y no dices», nos dice rompiendo la cuarta pared. Una comedia de autor sobre la mujer joven que siente que está a punto de dejar de serlo, que acaba de montar un negocio que no termina de despegar y que sigue a sus instintos más primarios cuando de relacionarse con hombres se trata.

¿Es la «Girls» británica? Pues probablemente sí. O no. La comedia de Lena Dunham, que se sostiene sobre los típicos personajes neoyorkinos que tanto le deben a Woody Allen, apoyan sus acciones en sus propios rasgos psicóticos. Pero la serie de Phoebe Mary Waller-Bridge habla de personas (mujeres pero también hombres) que podríamos ser perfectamente, cada una de nosotras, porque son más reales. Una serie en la línea de (la también británica) «Catastrophe»: divertida, desgarradora y sin complejos. Con secundarios de lujo, Phoebe vuelve a encontrarse con Olivia Colman tras esa joya hecha serie y que tan desapercibida pasó, «Broadchurch», pero también están Sian Clifford o Bill Patterson.

Puede que «Fleabag» no sea la Girls británica, más que nada porque no necesita serlo, pero seguramente Phoebe Mary Waller-Bridge es lo más parecido que Gran Bretaña ha dado a la exitosa Lena Dunham. Ambas actrices, creadoras de su propia obra, se desnudan ante la cámara, mostrando y narrando en primera persona su intimidad más áspera. Son la firma y el rostro visible, el mayor reclamo.

¿Dónde está nuestra Lena Dunham castiza? ¿Cuánto tendremos que esperar para poder ver a una Phoebe Mary Waller-Bridge española? ¿Cómo vive la mujer-media española el paso de la adolescencia a la madurez? ¿Qué pasa en nuestro sistema audiovisual para que sea tan difícil dar el salto de un lado a otro? No es algo tan infrecuente en otros países, donde la multiplicación de plataformas y posibilidades han propiciado saltos como el de Tig Notaro (de la que ya hablamos aquí) o Pamela Adlon con «Better Things», estas con la ayuda del productor de moda, Louis C.K. En España tiene que haberlas.

A pesar de todo, hay algunos motivos para la esperanza. Sí que han podido despuntar Javier Calvo y Javier Ambrossi en una plataforma tan desconocida como Flooxer (y que tengo instalada en el móvil solo por su serie, «Paquita Salas»), y que gracias a su éxito pasó su primer capítulo en Neox. A la parrilla televisiva española, tan encorsetada y que asume tan poco riesgo le vendría bien una de ellas, quizá solo necesiten una pequeña oportunidad.

fleabag2

Compartir

ABC.es

Cabezas de serie © DIARIO ABC, S.L. 2016

En la oficina solo hablan de la última escena de «Juego de tronos», quedas con tus amigos y mandas callar al incontinente verbal para evitar el spoiler, te peleas con tu pareja para ver quién va más adelantado con «Daredevil»... No puedes sacarte las series de la cabeza. Y nosotros, tampoco.Más sobre «Cabezas de serie»

Categorías
Etiquetas