No cometimos delito

No cometimos delito

Publicado por el 26/07/2016

Compartir

 

La Audiencia Provincial de Madrid nos ha dado la razón: no cometimos ningún delito al publicar una conversación entre dos supuestos miembros de la Camorra en la que hablaban sobre Luis Bárcenas, por lo que ha acordado el sobreseimiento libre del procedimiento. El fiscal Julián Salto llegó a pedir para nosotros dos años y medio de prisión por revelación de secretos, una pretensión insólita que movilizó a buena parte de la profesión y provocó la reacción incluso de la fiscal general del Estado, Consuelo Madrigal. Cómo sería la solicitud que el fiscal jefe de Madrid presentó escrito en mayo modificando el criterio de su subordinado y pidiendo que se estimara nuestro recurso, que es lo que se ha hecho. La información, dijo entonces, tenía interés para la opinión pública.

Ha sido un largo procedimiento en el que hemos permanecido imputados (investigados tras el cambio legislativos) casi dos años por hacer nuestro trabajo y en los últimos meses con la amenaza de una petición de cárcel. La Sección 29 de la Audiencia de Madrid ha dictado auto de sobreseimiento y ha puesto fin a esta sinrazón. Dado el apoyo que recibimos de tanta gente,  hemos decidido compartir aquí los argumentos de los tres magistrados pensando además en la utilidad para los colegas de profesión.

barcenasabc

 

“Tienen razón los recurrentes y el Ministerio Fiscal que, a la vista de estos hechos punibles, no puede mantenerse que existan indicios racionales de la perpetración de un delito (…) en concreto de un delito de revelación de secretos del artículo 197 CP ni de un delito contra la Administración de Justicia del artículo 466 CP”, señala la Sala. “No hay ninguna prueba ni dato que permita sostener que los recurrentes se apoderaron de las transcripciones de la conversación telefónica judicialmente intervenida o del soporte en el que ésta se grabó ni que interceptaran esa conversación telefónica”.

Estas son las explicaciones que constan en el auto sobre los hechos de los que se nos acusaba.

SOBRE EL DELITO DE REVELACIÓN DE SECRETOS

1) No se habla de apoderamiento, sino de publicación de hechos descubiertos, dicen, por tanto no hay base ni indicio para imputarles el 197.1 del Código Penal. Es claro que no nos apoderamos de nada, jamás lo haríamos, solo publicamos una información que además conocíamos desde bastante antes.

2)Las conversaciones telefónicas intervenidas no constituyen fichero ni archivo público o privado, por lo que no se puede aplicar el 197.2 del Código Penal

3)No accedimos de forma ilícita a datos o programas contenidos en sistemas informáticos, única razón por la cual hubiéramos podido incurrir en el 197.3

4)Se refieren al tipo agravado, que no cabe puesto que no hemos cometido ninguno de los anteriores. “No existen indicios racionales de que los investigados conocieran el origen ilícito de la información, limitándose a comprobar la existencia de las conversaciones pero no su contenido“.

La Sección 29 aclara que es perfectamente posible que desconociéramos -como así fue- que las actuaciones judiciales estaban declaradas secretas por lo que descartan el origen ilícito “que parece sustentarse en el carácter secreto del sumario”.

SOBRE EL DELITO CONTRA LA ADMINISTRACIÓN DE JUSTICIA  de revelación de actuaciones procesales declaradas secretas (artículo 466 CP).

“Se trata de un delito especial del que solo podrán ser sujetos activos el abogado, el procurador, el juez o miembro del Tribunal, el representante del Ministerio Fiscal, el letrado de la Administración de Justicia o cualquier funcionario al servicio de la Administración de Justicia. Condición que no reúnen los investigados”. La Sala se plantea la participación en el delito y aclara que “no existe ningún indicio que permita sostener que ha existido una revelación de actuaciones por alguna de las personas que menciona el precepto ni mucho menos puede mantenerse una supuesta participación de los investigados con ese desconocido autor”.

Aun cuando la fuente de los periodistas pudiera estar viciada, dicen, la información publicada es veraz. Y recuerdan que el TC ya declaró que quebrantar el secreto del sumario no impide considerar que se ha actuado en el ejercicio de la libertad de información. La información, dice la Sala, “tiene interés para la opinión pública”. Por todo ello, acuerda el sobreseimiento libre del procedimiento y declara las costas de oficio.

POST DATA: Gracias una vez más (esperemos que sea la última) a todos los que nos habéis apoyado, alentado, llamado, escrito, silbado… Ha sido lo único positivo, tanto que casi ha valido la pena pasar por este penoso proceso. Imposible olvidar esa foto con nuestra redacción arropándonos. Gracias con mayúscula a Bieito Rubido, nuestro director, y a Catalina Luca de Tena, nuestra editora. Desde el primer día nos hicieron saber y sentir que ABC es, como siempre, nuestra CASA.

 

Compartir

ABC.es

Secreto de sumario © DIARIO ABC, S.L. 2016

Este blog contará todas aquellas noticias de sucesos, de tribunales, de la Policía y la Guardia Civil, de los servicios de Inteligencia y de cualquier aspecto relacionado con la seguridad que creamos de interés para nuestros lectores. Habrá noticias, reportajes, entrevistas y opiniones Más sobre «Secreto de sumario»

Categorías
Categorías