Rebelión de un comisario jubilado

Rebelión de un comisario jubilado

Publicado por el 14/07/2016

Compartir

 

La carrera policial de José Villarejo ha estado salpicada de todo tipo de episodios polémicos, pero el último lleva camino del esperpento: desde el pasado día 22 está firmada su jubilación, solicitada además por él, y a todos los efectos esa es su situación actual; sin embargo, horas antes de ese día, curiosamente después de ser citado a declarar como investigado en el caso del «pequeño Nicolás», se arrepintió y quiso dar marcha atrás a su decisión. Pero ya era demasiado tarde.

Interior insiste en que, diga lo que diga, Villarejo está jubilado desde la citada fecha, e incluso hay dictámenes jurídicos muy claros que así lo confirman. Éste, sin embargo, se ha negado a firmar su pase a las clases pasivas, permanece «atrincherado»en sus posiciones y niega su nueva realidad, incluso ante el magistrado que le tomó declaración la semana pasada, que fácilmente puede comprobar que lo declarado por el agente es incierto… Las fuentes consultadas insisten en lo esperpéntico de la situación y advierten de que el implicado, que obviamente puede presentar recurso ante los tribunales para defender sus tesis, podría incurrir en responsabilidades penales si mantiene su actitud.

El pase a la situación de jubilado de Villarejo supone, entre otras cosas, que debe entregar su arma reglamentaria -lo que al parecer no ha hecho de momento-, y por supuesto le impide actuar como funcionario de policíal. En el primer supuesto se estaría eventualmente ante una tenencia ilícita de armas, y en el segundo ante una posible usurpación de funciones.

Lo que llama la atención en todos los medios consultados es la actitud de «don Tancredo» que parece haber adoptado el Ministerio del Interior, ya que por una parte confirma esa jublación, pero por otra no toma medida alguna ante la rebelión del afectado.

Toda esta situación se produce, además, sin que se haya nombrado aún un nuevo director Adjunto (DAO) en la Policía, puesto que de forma interina ocupa el comisario principal Antonio Rodríguez. La semana pasada el ministro Jorge Fernández Diaz se reunió con la Junta de Gobierno, a la que explicó que se han pedido dictámenes a la Abogacía del Estado sobre esa cuestión.

A nadie se le escapa que el favorito para el puesto del ministro y del secretario de Estado de Seguridad es el comisario principal José Luis Olivera, actual jefe del CITCO. Pero puede haber problemas legales en su nombramiento, ya que el Consejo de Universidades no reconoce como título superior los estudios con los que él cuenta, los mismos que han cursado otros muchos comisarios en los últimos tiempos para solventar el requisito de tener carrera superior para ocupar determinados cargos.

Por otra parte, para que se produzca el nombramiento por parte del ministro tiene que haber propuesta previa del director general de la Policía, Ignacio Cosidó, lo que de momento no se ha producido ni está claro que se vaya a producir.

Y mientras tanto, un comisario jubilado e investigado por un juzgado de Madrid mantiene un pulso con un ministerio que, al menos de momento, asiste al espectáculo como si no fuera con él.

 

Compartir

ABC.es

Secreto de sumario © DIARIO ABC, S.L. 2016

Este blog contará todas aquellas noticias de sucesos, de tribunales, de la Policía y la Guardia Civil, de los servicios de Inteligencia y de cualquier aspecto relacionado con la seguridad que creamos de interés para nuestros lectores. Habrá noticias, reportajes, entrevistas y opiniones Más sobre «Secreto de sumario»

Categorías
Categorías