Cómo no sucumbir al síndrome postvacacional

Cómo no sucumbir al síndrome postvacacional

Publicado por el Sep 6, 2018

Compartir

Actitud positiva. Esa es la clave para que el mes de septiembre  no se vuelva cuesta arriba. Dejar atrás el verano y retomar las actividades laborales o escolares puede ser un cambio arduo para más de uno. Por ello, para que no nos invada el síndrome postvacacional la Dra. Pilar De Castro, especialista del Departamento de Psiquiatría y Psicología de la Clínica Universidad de Navarra, da una serie de consejos:

  1. Mira las pequeñas contrariedades que van a venir como retos a superar. Vivirlos bien te ayudará a sentirte bien y estresarte menos.
  2. Planifica y organízate con un horario diario y semanal en el que haya tiempo para todo (matrícula de cursos, organización de cuentas y tareas del hogar…), incluso para descansar y no perder la frescura de las vacaciones.
  3. Trata de ajustar y adaptar los horarios de sueño de manera progresiva una semana antes de empezar el curso académico.
  4. Prioriza haciendo lo importante diferenciándolo de lo que puede esperar.

 

“Se habla popularmente de un síndrome postvacacional consistente en el cansancio propio y normal de varios días que el cuerpo padece cuando debe adaptarse a otro ritmo y horarios lectivos o profesionales, pero no es una entidad clínica que amenace la salud. Definimos síndrome cuando algo es patológico pero como tal no existe”, subraya.

Durante las vacaciones estivales nuestro ritmo diario se olvida de madrugar y de los agobios laborales para dejar paso a la tranquilidad y la posibilidad de disfrutar de unos días para uno mismo, familia y amigos. La playa, la montaña o la casa del pueblo ayudan a desconectar por unos días. Por eso, retomar las exigencias y ritmos del curso puede generar agotamiento o ansiedad.

“Es normal sentir más cansancio por las mañanas al adelantar el ritmo circadiano y es importante adaptarnos cuanto antes y saber identificar los síntomas en caso de que no estamos adaptándonos adecuadamente: irritabilidad, cambios de humor que manifiesta cierto grado de estrés”, reconoce.

Ser conscientes de que los primeros días son siempre más complicados y tratar de afrontarlos con positividad ayudará a comenzar de nuevo con buen pie. Tratar de organizarse, planear las cosas que van a ser necesarias contribuirá a que el cambio sea más paulatino. Sin embargo, no todos lo consiguen. Si eres uno de ellos, no pasa nada: “Que nunca te falte el buen humor y la paciencia contigo mismo y con los tuyos cuando veas que te ha vuelto a pillar el toro y que sea un motivo de aprendizaje”.

Compartir

ABC.es

En la salud y en la enfermedad © DIARIO ABC, S.L. 2018

Consejos sobre salud de los especialistas de la Clínica Universidad de Navarra Más sobre «En la salud y en la enfermedad»

septiembre 2018
M T W T F S S
« Aug   Oct »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930