Halloween, ¿quién no ha tenido nunca miedo?

Halloween, ¿quién no ha tenido nunca miedo?

Publicado por el Oct 31, 2017

Compartir

Brujas, zombis y fantasmas salen a la calle. Son los protagonistas de Halloween. Arañas, murciélagos y esqueletos les acompañan. Son, a su vez, objeto de numerosas fobias. La noche del terror transcurre entre sustos y miedos, que una vez al año se convierten en una fiesta pero que para aquellos que padecen fobias son un origen de ansiedad en su día a día.

Los más pequeños llevan días preparando sus disfraces, vaciando calabazas y guardando las bolsas con las que irán casa por casa en busca de caramelos y dulces. Es una noche cada vez más popular y que “asusta” a cada vez más niños. Pese a que la mayoría lo viven como una fiesta, hay muchos otros que lo viven con temor. “No es malo sentir miedo, es una respuesta adaptativa que nos permite reaccionar, pero experimentar miedos ante Halloween o películas de terror no es necesario tener que vivirlo. Menos aún forzar a alguien a enfrentarse a ello”, sostiene la Dra. Cristina Maestro, psicóloga de la Clínica Universidad de Navarra.

El miedo es una emoción básica de defensa, nos ayuda a protegernos y a actuar. Los niños son los que más lo padecen. Hay muchos de esos miedos que son evolutivos, normales a esa edad y que tienden a desaparecer cuando crecen. Sin embargo, hay ocasiones en las que persisten y acaban convirtiéndose en fobias. La ansiedad vivida ante un estímulo comienza a afectar a la rutina diaria de esa persona, que como reacción busca evitarlo. Es una enfermedad irracional, en la que el paciente es consciente de ello pero no puede remediarlo.

Frente a la reacción de evitación del paciente, una de las técnicas con mejores resultados es la terapia de exposición. “Consiste en ir exponiendo al paciente poco a poco al estímulo o situación fóbica. Se puede hacer en vivo, en imaginación e incluso con programas de realidad virtual. Lo que se pretende con ello es que la persona se vaya habituando a la situación y compruebe que el miedo desaparece”, explica la especialista.

El paciente afrontará su miedo de forma progresiva, comenzando con pequeños estímulos que le provoquen una reducida ansiedad para ir abarcando situaciones más estresantes. Siguiendo las indicaciones podrá superar esa fobia. Aunque para lograr el éxito es importante la concienciación entre quienes le rodean. “Es importante hacer entender a los demás en qué consiste el problema, síntomas y cómo se le puede ayudar. Todos deberíamos al menos intentar ponernos en el lugar de las personas que padecen una fobia y entender que no reaccionan así porque quieren, sino porque tienen un problema”, sostiene.

¿Qué causa esa fobia?

Los factores desencadenantes pueden ser varios, pero principalmente en ocasiones se deben a una experiencia traumática en la infancia o la imitación. Cuando un niño experimenta miedo ante una situación puede que le cuesta afrontarla de nuevo. Surgen así efectos como la ansiedad, las pesadillas o evitación. Por otro lado, ese recelo puede surgir debido a que a su alrededor existan personas que tienen pánico ante algo.

Dos situaciones que llevan a esa persona a sufrir ansiedad. “Las personas que padecen alguna fobia describen la situación o estímulo fóbico con mucha angustia y malestar”, reconoce. Sumado, en ocasiones, a la incomprensión y a síntomas fisiológicos, como palpitaciones o irritabilidad, hacen que el paciente se aleje de la normalidad de su día a día.

Compartir

ABC.es

En la salud y en la enfermedad © DIARIO ABC, S.L. 2017

Consejos sobre salud de los especialistas de la Clínica Universidad de Navarra Más sobre «En la salud y en la enfermedad»

octubre 2017
M T W T F S S
« Sep    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031