¿Por qué vacunarse contra la gripe?

¿Por qué vacunarse contra la gripe?

Publicado por el Oct 24, 2017

Compartir

En el mes de octubre, las campañas de vacunación contra la gripe comienzan a desfilar para mitigar las posibilidades de que esta enfermedad vírica se vuelva en un elevado nivel de pandemia. Es una campaña que se desarrolla de cara al inicio del invierno, estación en la que se eleva el número de casos, y que está normalizada en la sociedad. Pero, ¿somos conscientes de qué es la gripe? “El resfriado y la gripe no son lo mismo. Muchas veces se tiende a minimizar y a confundir los términos. Por ejemplo alguien te dice ‘estoy con una gripe’, y está trabajando. Eso es imposible”, afirma el Dr. José Javier Varo Cenarruzabeitia, director del Servicio de Urgencias de la Clínica Universidad de Navarra. Ambas patologías comparten unos malestares comunes que conducen a la confusión, sin embargo, la gripe es más agresiva.

Un resfriado afecta en mayor medida a las vías respiratorias superiores, con congestión nasal, tos, dolor de garganta y cabeza y, en ocasiones, décimas leves de fiebre. El estado general no se ve tan afectado, por lo que se puede seguir con la rutina habitual. Mientras que la gripe presenta fiebre elevada, dolor de cabeza, malestar general y dolor muscular y articular. Unos síntomas que pueden obligarnos a estar en cama durante unos pocos días.

El contagio de la gripe es sencillo. “Con gotitas de saliva que transmitimos al hablar, toser, estornudar… con eso en seguida contagiamos a los de nuestro alrededor o contagiamos nuestras manos y lo transmitimos”, explica. Además, no existe una receta que cure la gripe, sino que es algo que se pasa por sí solo. Se pueden paliar los síntomas agravados como la gripe o el dolo de cabeza con Ibuprofeno o Paracetamol, pero no hay un remedio concreto. Por esta razón, y por sus riesgos asociados, la vacunación tiene especial importancia.

¿Y el uso de antibióticos? “Los antibióticos no solo no están indicados si no que pueden enmascarar otro tipo de problemas”, recuerda el especialista de la Clínica Universidad de Navarra. La gripe es una enfermedad vírica, mientras que los antibióticos son prescritos frente a infecciones bacterianas. Su uso está contraindicado. Una vez contraída la gripe, además del tratamiento sintomático, los profesionales recomiendan la ingesta de líquidos y reposo.

¿Qué ocurre si no se vacuna?

Como indica el Dr. Varo, la gripe tiene una mortalidad y unos riesgos asociados que conviene tener en cuenta antes de no vacunarse, especialmente, si se pertenece al grupo de riesgo. Lo forman niños pequeños, mayores de 65 años, embarazadas, pacientes crónicos o con enfermedades cardíacas, pulmonares o inmunodeprimidos. La gripe es una afección que puede empeorar su estado de salud favoreciendo la aparición de neumonías o sobreinfecciones, incluso, el fallecimiento.

Además, hay otras sencillas pautas que se pueden seguir para prevenir la gripe. El lavado de manos frecuente, crear un pequeño aislamiento respiratorio (mantener una cierta distancia al toser o hablar), seguir una dieta y hábitos saludables, abrigarse adecuadamente, ventilar muy bien las estancias y evitar los excesos de calefacción.

Son medidas fáciles de seguir que dificultan contraer la gripe pero que no son infalibles. La única con un alto grado de eficacia es la vacuna. “Vacunarse tiene un doble efecto protector: te proteges a ti mismo y, a la vez, a tu entorno. Por eso, en familias con enfermos crónicos se recomienda que se vacune toda la familia. Así creas un efecto nido al paciente”, recalca.

Compartir

ABC.es

En la salud y en la enfermedad © DIARIO ABC, S.L. 2017

Consejos sobre salud de los especialistas de la Clínica Universidad de Navarra Más sobre «En la salud y en la enfermedad»

octubre 2017
M T W T F S S
« Sep   Nov »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031