Cómo actuar en caso de ahogamiento

Cómo actuar en caso de ahogamiento

Publicado por el Aug 16, 2015

Compartir

Aunque aún no hayamos completado la primera quincena del mes de agosto, ya son 200 personas las que han perdido la vida por ahogamiento en lo que llevamos de 2015. Según el Informe Nacional de Ahogamientos que realiza la Real Federación Española de Salvamento y Socorrismo, sólo en el mes de julio 83 personas perdieron la vida medios acuáticos, 51 más que en julio del año pasado.

Muchas personas infravaloran los riesgos relacionados con el agua y desconocen que este tipo de incidentes son más frecuentes y graves de lo que se piensan, aunque sean recurrentes en el estío. La masificación de las piscinas públicas, los parques acuáticos o las fuertes corrientes del mar son un verdadero peligro si no actuamos de forma prudente.

El ahogamiento puede definirse como la muerte por asfixia tras el paso de líquidos a la vía aérea. Inicialmente, tras la inmersión total en el agua, la víctima inhibe su respiración y se agita violentamente. La agitación va desapareciendo cuando grandes cantidades de líquidos son tragadas y aspiradas. Los vómitos suelen estar asociados frecuentemente. Después desaparecen todos los reflejos de la vía aérea y el agua penetra pasivamente en los pulmones. Al final aparece una parada cardiorrespiratoria.

Si presenciamos un ahogamiento, antes de actuar debemos observar si la víctima sufre los siguientes síntomas:

  • Hipotermia
  • Pérdida de conocimiento
  • Ausencia de movimientos respiratorios
  • Ausencia de pulso
  • Dilatación de las pupilas
  • Todos los ahogados sufren algo de hipotermia: esta hipotermia prolonga la resistencia cerebral a la falta de oxígeno, por lo que siempre

Si la víctima manifiesta esta sintomatología, se deben iniciar las maniobras de reanimación. Estas se deben practicar siempre, aunque haya estado sumergido mucho tiempo.

  • El rescatador debe tener la capacidad física suficiente, para realizar el rescate sin poner en peligro su propia vida.
  • Lo más importante es sacar a la víctima del agua. Si está lejos, procure acercarse lo más rápidamente que pueda, llevando algo para agarrarse, como un palo salvavidas o una cuerda unida a un objeto flotante.
  • Si las aguas son poco profundas, efectúe alguna respiración boca a boca durante el traslado hasta la orilla.
  • Buscar ayuda médica.
  • Hay que tratar a la víctima como si existiera una lesión cervical. No se debe girar o doblar el cuello.
  • Es importante limpiar la vía aérea antes de proceder a la ventilación boca a boca.
  • Si la víctima no respira y no tienen pulso, se debe efectuar la reanimación cardiopulmonar básica hasta que llegue ayuda médica.
  • Si la persona comienza a respirar espontáneamente, se le debe colocar en posición lateral de seguridad.

En el caso de los niños, el ahogamiento constituye la quinta causa de accidente en niños y la segunda causa de muerte infantil. Estas cifras revelan la importancia de tomar medidas preventivas por parte de los padres.

Según el doctor Valentín Alzina, especialista del Departamento de Pediatría de la Clínica Universidad de Navarra, debemos tener presente 5 pautas:

    • Protección con cierre vallado a las piscinas, pozos, estanques, etc.
    • Vigilar a los niños que estén cerca de los lugares con agua.
    • Nunca dejar a los niños solos en el baño ni en piscinas de plástico.
    • Enseñar a los niños natación precozmente.
    • Hacer un curso de primeros auxilios.

Compartir

ABC.es

En la salud y en la enfermedad © DIARIO ABC, S.L. 2015

Consejos sobre salud de los especialistas de la Clínica Universidad de Navarra Más sobre «En la salud y en la enfermedad»

agosto 2015
M T W T F S S
« Jul   Sep »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31