Lactancia materna: 5 características

Lactancia materna: 5 características

Publicado por el jun 30, 2015

Compartir

Si cada embarazo es distinto, la lactancia  puede variar en cada mujer al ser un proceso complejo que comprende varios pasos. Para que la lactancia se produzca, es necesario que la glándula mamaria experimente una serie de cambios, los cuales no son solamente anatómicos o estructurales, sino también funcionales.

Las glándulas mamarias se preparan para la lactancia ya desde la adolescencia. Los cambios hormonales que ocurren durante el embarazo y que provocan el crecimiento mamario, aumento de los conductos y alvéolos, establecen el punto para el inicio formal de la lactanci como lactancia el proceso por el que la glándula mamaria desarrolla su función específica, es decir, la alimentación del recién nacido. Lo más importante tiene lugar durante el puerperio (en donde ocurre la culminación de dicho proceso) y, previamente, durante el embarazo.

La leche materna se considera el alimento perfecto para el niño durante los primeros seis meses de vida, en forma exclusiva, y hasta los dos años; en forma complementaria. Se puede disponer de ella en cualquier momento y no necesita esterilización. Además, fortalece el vínculo afectivo entre madre e hijo. Según datos aportados por UNICEF, si todos los niños y niñas se alimentaran con lactancia exclusivamente con desde el nacimiento, sería posible salvar cada año aproximadamente 1.5 millones de vidas.

Por término medio, la madre produce alrededor de 1 litro diario de leche. El principal componente es el agua, además de proteínas, grasas, lactosa, sales minerales y vitaminas.

Normalmente, la secreción mamaria se inicia sobre las 48 horas después del parto y, a veces, se acompaña de una discreta elevación térmica. No obstante, se pone al bebé al pecho a las pocas horas del nacimiento, aunque aún no se haya producido la secreción de la leche.

Según la doctora Begoña Olartecoechea, especialista en el Departamento de Ginecología y Obstetricia de la Clínica Universidad de Navarra, la leche materna encierra una serie de ventajas:

  • Se trata de un alimento “inteligente”: además de proporcionar los nutrientes necesarios para el lactante, posee  inmunoglobulinas, unos anticuerpos que ayudan a prevenir tanto infecciones respiratorios como las diarreas. Además contiene enzimas beneficiosas para facilitar la digestión del niño, que en los primeros meses de la vida puede estar un poco inmadura.
  • Ayuda a madurar diferentes sistemas: gracias a que ofrece diferentes hormonas que actúan como factores tróficos.
  • Regula la ingesta del bebé: a través de su composición, ya que va cambiando a  lo largo de la toma.
  • Favorece el desarrollo del sistema nervioso central y la maduración de su retina: gracias a su composición basada en Omega 3 y Omega 6.
  • No sólo beneficia al bebé: la leche materna no sólo resulta ventajosa para el bebé, sino también para la madre porque previene el riesgo de cáncer de mama y ovarios y reduce la hemorragia posparto y la anemia.

Compartir

ABC.es

En la salud y en la enfermedad © DIARIO ABC, S.L. 2015

Consejos sobre salud de los especialistas de la Clínica Universidad de Navarra Más sobre «En la salud y en la enfermedad»

junio 2015
L M X J V S D
« may   jul »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930