4 errores a la hora de tomar el sol

4 errores a la hora de tomar el sol

Publicado por el jun 12, 2015

Compartir

El sábado, 13 de junio, celebramos el Día Europeo de la Prevención del Cáncer de Piel, una enfermedad que sigue siendo la más común entre todos los tipos de cáncer. Aunque el melanoma conforma menos del 2% de los casos de cáncer de piel, pero es causa de la gran mayoría de muertes por este tipo de cáncer.

Entre las principales causas, existen factores extrínsecos como el tiempo total de radiación ultravioleta que un individuo ha recibido. La exposición inadecuada al sol puede causar alteraciones en la piel, incidiendo en el desarrollo de un cáncer de piel.

También influye factores intrínsecos en su desarrollo, como son  las condiciones genéticas de cada individuo. Por ello, el tipo de piel con el que nacemos condiciona la respuesta de las células cutáneas a la acción de los rayos ultravioletas. Ante la misma dosis y duración de la radiación solar, la reacción celular dependerá de cada tipo de piel determinado.

En este sentido, la prevención es el arma más eficaz para evitar el desarrollo de este tumor. Reducir la exposición a la radiación solar y tomar las medidas necesarias de fotoprotección son armas fundamentales en el decrecimiento de la incidencia de tumores cutáneos, en general. La doctora Pilar Gil Sánchez, especialista del Departamento de Dermatología de la Clínica Universidad de Navarra, señala que existen errores muy comunes a la hora de exponernos al sol y nos señala cómo solucionarlos para obtener un bronceado seguro.

1. El fotoprotector no nos protege 100%: pensar que estamos 100% protegidos con el fotoprotector es el error más común de todos. La pantalla protectora total no existe, por lo que solo estamos protegidos en parte. En este sentido, es importante emplear un fotoprotector de amplio espectro que resulte adecuado al tipo de piel y a las condiciones de la exposición solar. Conviene tener en cuenta que el nivel de irradiación recibida varía según el momento y el punto de la superficie terrestre. Así, cuanto más cerca nos situemos del Ecuador y estemos a mayor altura, el nivel de radiación recibido será mayor.

2. Nos aplicamos mal el fotoprotector: existen muchos consejos generalizados sobre su uso que carecen de cualquier base médica. En este sentido, para que resulte efectivo, debemos seguir los siguientes pasos:

  • Antes de usarlo: es necesario agitar bien el fotoprotector y aplicarlo 30 minutos antes de la exposición solar.
  • El estado de la piel: debe estar limpia, hidratada y exenta de productos que contengan alcohol o perfumes, como colonias o desodorantes.
  • La aplicación: es necesario emplear una cantidad suficiente (como norma la mano llena) para cubrir toda la superficie corporal. Debemos extenderla por todas las zonas expuestas, incluidos los pabellones auriculares, hombros, parte posterior de las rodillas y dorso de pies. No es aconsejable realizar una excesiva fricción al aplicar el fotoprotector, ya que se disgregan las partículas y disminuye su actividad.
  • Repetir el proceso cada 2 ó 3 horas: según la actividad que se realice y, especialmente, después de cada baño o ejercicio intenso.

3. La ropa protege más que las cremas: aunque se suele pensar que es al revés, la ropa es el mejor aliado para la fotoprotección. Una simple camiseta es, de por sí, un aislante y protege más que una crema ya que con el sudor y el baño se pierde parte de su eficacia. Cabe señalar también, que la protección ultravioleta que proporciona la ropa depende de varios factores como el tipo de tejido, el color y el grado de humedad de las fibras, entre otros.  Junto a la camiseta, el sombrero y las gafas, si queremos reforzar la protección, existen prendas especiales con un factor de protección que se venden en las tiendas de deportes a precios relativamente económicos. En países como EE UU y Australia su uso es muy habitual.

4. Reducir las horas de irradiación solar: la gente abusa de la exposición solar y esto acaba pasando factura sobre su piel a corto plazo: manchas solares, quemaduras, arrugas o deshidratación. Para tener un bronceado seguro, debemos disminuir la dosis de irradiación solar evitándola en el intervalo horario comprendido entre las 12 y las 16 horas. La irradiación aumenta durante las horas del mediodía, en los meses de verano y en los días claros, sin nubes y con menos partículas en suspensión. Para ello, debemos utilizar sombrero con alas, ropa adecuada, gafas de sol homologadas y buscar una buena sombra.

 

Compartir

ABC.es

En la salud y en la enfermedad © DIARIO ABC, S.L. 2015

Consejos sobre salud de los especialistas de la Clínica Universidad de Navarra Más sobre «En la salud y en la enfermedad»

junio 2015
L M X J V S D
« may   jul »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930