Día Nacional del Niño Hospitalizado: guía para padres que cuidan a hijos enfermos

Día Nacional del Niño Hospitalizado: guía para padres que cuidan a hijos enfermos

Publicado por el may 13, 2015

Compartir

El 13 de mayo ha sido la fecha escogida para instaurar de forma oficial el Día Nacional del Niño Hospitalizado. Promovida por las principales fundaciones, entidades y asociaciones vinculadas a la atención hospitalaria infantil, esta inciativa se fundamenta en la resolución de la Carta de los Derechos del Niño Hospitalizado emititada, tal día como hoy, por el Parlamento Europeo.

Con el objetivo de apoyar la institucionalización de este día, desde la Clínica Universidad de Navarra queremos dedicar este post a todas las familias que se encargan de los cuidados de los pacientes pequeños, así como resaltar los esfuerzos realizados día a día por parte del personal sanitario para hacer más agradable la estancia de estos.

Las personas que se encargan de los cuidados atraviesan muchas veces situaciones de posible sobrecarga física y emocional que, a larga, pueden acabar pasando factura a su salud. Por este motivo, resulta importante conocerse y poner límites realistas a la carga de los cuidados y mantener hábitos saludables. Si nos encontramos al cuidado de algun niño enfermo, no podemos desatender estos 5 consejos:

• Alimentación: comer bien, suficiente y de forma variada, sentada/o y sin prisas. Hacer una alimentación sana, combinando todo tipo de alimentos y mantener un peso adecuado. Se deberá evitar los estimulante como el café, té o posibles medicamentos que generen nerviosismo.

• Dormir y descansar varias veces al día o lo suficiente según cada persona: por lo general, a las noches un mínimo de 7 a 8 horas, una pequeña siesta y un descanso de 5 a 10 minutos de vez en cuando a lo largo del día. En muchos casos el antender a una persona durante las noches hace perder tiempo de sueño.

• Ejercicio diario si es posible: las actividades cotidianas no son suficientes ya que no descargan lo suficiente cuando hay una sobrecarga importante. Se debe encontrar tiempo para hacer ejercicio; caminar rápido, hacer una tabla de ejercicios en casa, bicicleta estática u otros aparatos. Es importante descargar la tensión física; ejercicio físico, masaje, respiración, relajación física y mental, cocinar, leer, rezar…Hablar por teléfono con familiares y amigos, evitaremos el estrés, ya que así se alivia la tensión emocional, expresando y contando a otras personas nuestros sentimientos.

• Los sentimientos y emociones también cobran una vital importancia: estos son muchos y variados, incluso contradictorios de los mal visto y bien vistos, además pueden varían con el tiempo y las circunstancias; satisfacción, tranquilidad, enfado, irritación, etc. En ocasiones se siente tristeza, preocupación y dolor por la persona querida y su sufrimiento, sentimientos de protección, cariño y apoyo. Otras veces se siente culpa, porque se albergan sentimientos negativos haca la persona cuidada o deseo de que muera. Estos sentimientos y sensaciones son lógicas a la situación de cuidar, a veces es dura, difícil y sobrecarga mucho emocionalmente. Para aliviar esta posible sobrecarga es importante reconocerlos y aceptarlos todos, pensar por que nos ocurren, alejar los sentimientos de culpa, hablar con personas de confianza o en la misma situaciones y mantener una “distancia emocional de seguridad”. Por otro lado también pueden venir bien las habilidades de relajación, la distancia física, saliendo todo lo posible del espacio en que se cuida y la distancia mental: música, lectura…

• Compartir cuidados de nuestro familiar dependiente: hasta hace poco, todo recaía normalmente sobre la figura de la mujer y como varias investigaciones han demostrado existe “alerta sobre el excesivo peso de la familia en el apoyo a los mayores”. Por lo tanto podríamos decir que la idea de compartir cuidados es una de las mejores formas de prevenir y aliviar la sobrecarga de quienes cuidan. Ya pueden ser; grupo familiar, tipos de servicios públicos (sociales, de ayuda a domicilio, de salud), asociaciones de autoayuda, grupos de voluntariado, contratar a alguien unas horas, las noches, unos días.

Sin embargo a la hora de contratar a un cuidador profesional se debe tener en cuenta que nadie hace las cosas igual, por lo tanto las formas de cuidar no serán las mismas de una persona a otra, pero por ello hay que ser tratadas con respeto. Deberemos tener en cuenta que la persona cuidada solicita demasiada atención o de forma inadecuada, por lo que es importante saber decir no para evitar sobrecargas, con razones pero sin excusas. Todo ello es muy complicado, por ello se puede acudir a asociaciones o grupos de gente que ha pasado o está pasando por la misma situación y puedan ayudar mucho.

Compartir

ABC.es

En la salud y en la enfermedad © DIARIO ABC, S.L. 2015

Consejos sobre salud de los especialistas de la Clínica Universidad de Navarra Más sobre «En la salud y en la enfermedad»

mayo 2015
L M X J V S D
« abr   jun »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031