EPOC: una enfermedad relacionada directamente con el tabaco

EPOC: una enfermedad relacionada directamente con el tabaco

Publicado por el mar 13, 2015

Compartir

El EPOC (Enfermedad Pulmonar Obstructiva Cronica) es una patología caracterizada por una obstrucción de los bronquios no reversible que, en los casos más severos, puede estar asociada a una destrucción del pulmón.

Se trata de la única enfermedad relacionada con el tabaco cuya mortalidad sigue en aumento. La OMS (Organización Mundial de la Salud) prevé que en 2030 será la tercera causa más importante de mortalidad en todo el mundo. Los principales factores de riesgo son el tabaquismo, la contaminación del aire, la inhalación de partículas de polvo y sustancias químicas en el lugar de trabajo. En general, la prevalencia de la EPOC en la población se estima en el 10%, entre personas mayores de 40 años.

Esta patología abarca enfermedades como el enfisema pulmonar, la bronquitis crónica y la afectación por asma de larga duración en personas que hayan fumado activa o pasivamente. Además, estos pacientes pueden presentar tos, flemas, pitidos y falta de aire. Resulta fundamental diagnosticar precozmente esta enfermedad para administrar el tratamiento más adecuado, de forma que mejore la calidad de vida del paciente e impida el avance de la enfermedad. La espirometría es la principal prueba diagnóstica del EPOC. En el protocolo de valoración inicial se incluye la realización de un TAC de tórax de baja dosis de radiación, así como una analítica en la que se valora el hemograma y la función renal y hepática, entre otros factores. Se realiza, además, una evaluación nutricional del enfermo, así como un estudio de otras enfermedades que habitualmente aparecen asociadas a la EPOC. Obtenido el resultado sobre el alcance de la enfermedad, se realiza una propuesta terapéutica multidisciplinar. Además, se procura conseguir que el paciente deje de fumar.

En estadios tempranos, la EPOC puede no presentar síntomas, por lo que miles de pacientes ignoran estar afectados (3 de cada 4 casos). Entre los principales síntomas destacan:

  • Presencia de falta de aire (disnea) con el esfuerzo
  • Infecciones respiratorias repetidas
  • Tos y expectoración habituales
  • En ocasiones pueden presentarse pitidos en el pecho

En cuanto a su tratamiento, según el especialista en Neumología de la Clínica Universidad de Navarra, el doctor Juan Pablo de Torres, en la actualidad son paliativos e icluyen medicación, oxigenoterapia, rehabilitación pulmonar, reducción de volumen pulmonar mediante cirugía y el trasplante pulmonar. Desde el punto de vista farmacológico, los broncodilatadores por vía inhalatoria, las teofilinas y, en ciertos casos, los corticoides son los tratamientos más empleados.

En caso de insuficiencia respiratoria está indicada la administración de oxígeno domiciliario. Debe aplicarse al menos 16 horas diarias, incluyendo siempre las de sueño. El oxígeno no es el tratamiento para la sensación de ahogo o fatiga, pero prolonga la supervivencia. En algunos casos se aplica además oxígeno portátil, a través de mochilas de pocos kilos de peso, que permiten desplazarse al paciente sin renunciar a su tratamiento.

Por otro lado, algunas técnicas quirúrgicas mejoran las expectativas de los pacientes con EPOC: la cirugía de reducción de volumen y el trasplante pulmonar, indicado en ciertos pacientes con enfermedad muy avanzada

Las válvulas endobronquiales por su parte, se colocan mediante una broncoscopia con anestesia general o con sedación. Este sistema de válvulas impide el paso del aire a las áreas enfisematosas de los pulmones y redirige el aire a las áreas que siguen estando sanas. Al mismo tiempo, permite la eliminación normal de las secreciones pulmonares.

 

 

Compartir

ABC.es

En la salud y en la enfermedad © DIARIO ABC, S.L. 2015

Consejos sobre salud de los especialistas de la Clínica Universidad de Navarra Más sobre «En la salud y en la enfermedad»

marzo 2015
L M X J V S D
    abr »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031