Comida vegana vs comida normal: ¿se nota la diferencia?

Comida vegana vs comida normal: ¿se nota la diferencia?

Publicado por el Oct 31, 2017

Compartir

Ni carne, ni lácteos, ni huevos. La dieta vegana es la opuesta a la que consumo habitualmente, pero cada vez hay más oferta, y también más demanda. Aprovechando que este 1 de noviembre se celebra el Día Mundial del Veganismo, Deliveroo me propuso un reto: probar varios menús veganos que simulan no serlo y ver si hay diferencia con los normales. Todo sin saber de antemano de qué estaba hecho cada plato ni de dónde venía, aunque ahora sé que fueron encargados al restaurante La Encomienda, de la zona de Embajadores. Pues bien, el resultado fue sorprendente, especialmente en el caso de las fajitas (¡fajitas!).

La prueba fue de cuatro platos diferentes, que me trajeron a casa en sus respectivas cajas de cartón y que llegaron calientes gracias a que iban metidas en una nevera. Lo primero que probé fueron los espaguetis. Pensaba que no habría muchas sorpresas…pero estaba equivocada. Tenían buena pinta, con sus pasas y sus tiras de calabacín. Mi sorpresa llegó cuando al remover ví que además incluía en abundancia una salsa, de color blanco, pero no podía ser queso… ¿o si? Los probé, estaban muy buenos. Efectivamente, la salsa me recordaba al requesón, densa, con algunos grumos y menos salada que las habituales salsas de queso, pero que hacía buen contraste con las pasas y el calabacín, que aligeraban el plato. También tuve una duda fugaz… ¿Era pasta normal o de otro tipo? Lo descarté rápido porque apenas había diferencia. Conclusión: podría comerlo tranquilamente y no saber que es un plato vegano.

Qué llevaba: resulta que los espaguetis eran de calabacín crudo (¡y ni me dí cuenta!), e iban acompañados de pasas hidratadas y polvo de setas. ¿La salsa? Sorpresa mayúscula: es casera, hecha de anacardos fermentados durante al menos 10 horas y a la que añaden setas en polvo. Increíble. El plato se llama espaguetis con queso y setas y cuesta 11 euros.

El siguiente plato fue el arroz. En la entrega del pedido me habían dicho que era un risotto, aunque yo lo definiría más bien como un arroz amarillo con verduras. El grano creo que era integral, por esa textura especial que lo caracteriza y que supongo que hará más complicado que llegue a alcanzar el punto habitual del risotto. Llevaba cebollita, calabacín, pimiento rojo… Creo que algún ingrediente más que se me escapa y que, al estar todo picado, se acaba diluyendo en el plato. Conclusión: estaba bueno, tampoco vi gran diferencia con el arroz que puedan servir en otros restaurantes o que pueda hacer en casa…

Qué llevaba: en este caso la descripción del plato no da muchas más pistas. «Sabroso arroz cocinado con una selección de las mejores verduras de temporada». Se llama Risotto del chef y cuesta 10 euros.

La hamburguesa. Visualmente es la que más llamaba la atención: el parecido con una hamburguesa de carne es muy cercano, al menos en un primer momento. El pan, tierno, olía a curry y llevaba semillas de amapola. Por dentro, tomate, lechuga, salsa de aguacate y la hamburguesa, de color oscuro y compacta. También llevaba otra salsa más que a primera vista no se identificaba. El primer bocado, inevitablemente, es chocante. Sobre todo porque te esperas lo normal, carne. Y no, la hamburguesa es una pasta de legumbres, de judías en concreto. Es muy densa, muy pastosa, para que aguante compacta, aunque eso no significa ni que estuviera seca ni dura. Al contrario. He de decir que es el típico plato que resulta chocante en el primer bocado y que, según comes, le vas pillando mejor el punto. Me intrigó bastante la salsa blanca, era fresca, me recordó a alguna salsa de yogurt, muy suave. Conclusión: vale, en este caso se nota que no es una hamburguesa de carne, pero tenía su punto.

Qué llevaba: se trataba de la Hamburguesa Encomienda (12 euros), hecha de quinoa, alubia morada y verduras en pan de curry con crema de aguacate, ali oli, lechuga y tomate; acompañada de chips de boniato. El ali oli no llevaba huevo, claro. Se trata de una lactonesa, muy parecida a la mayonesa pero sin huevo. Para que haga la emulsión se sustituye por leche de soja.

Las fajitas. Ya lo he dicho antes, este fue sin duda el plato que más me sorprendió, muy muy conseguido. Tanto, que al principio era incapaz de decir de qué estaba hecha la «carne». Al final, como el condimento, las especias, era similar al de las fajitas normales (no picantes), el sabor era el mismo. Y en lo que se refiere a la textura, igual. Solo con el segundo taco llegué a la conclusión de que era algún tipo de arroz o de grano. Evidentemente, el relleno no soltaba el típico juguillo del plato mexicano, pero el sabor era el mismo. Conclusión: se los das a probar a alguien sin decirle que es un plato vegano, y muy probablemente ni se dará cuenta del «cambiazo».

Qué llevaba: eran tacos rellenos de soja texturizada cocinada con salsa tradicional de chile guajiro y verduritas coronadas con aguacate y maíz. Se llama Tacos al Pastor y cuesta 11 euros.

Restaurante La Encomienda

C/ Encomienda, 19, Madrid

Teléfono: 91 0291300

Por si os ha entrado el gusanillo de tomarlo en casa, os dejo también el enlace de Deliveroo.

Compartir

ABC.es

La ruta del McRib © DIARIO ABC, S.L. 2017

En la ruta del McRib hablamos de comida joven y accesible, de consumo habitual —por lo económico y cotidiano—, sin renunciar a comentarlo todo, porque todo cuenta. Queremos descubrirte nuevos locales pero también las variaciones en carta de otros viejos conocidos. Más sobre «La ruta del McRib»

octubre 2017
M T W T F S S
« Jun    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031