Perro Bar, perritos para olvidarse del ketchup

Perro Bar, perritos para olvidarse del ketchup

Publicado por el abr 25, 2017

Compartir

Si hay hamburguesas gourmet, ¿por qué no perritos calientes? Un desafío que, desde hace un par de años, acepta a diario el chef Estanis Carenzo en «Perro Bar». Está ubicado en la Zona Gourmet Experience de El Corte Inglés de Callao (novena planta del edificio), donde también hay otros como Imanol, La Máquina o Central Mexicana y, por cierto, hay una terraza muy maja. En el Perro Bar: una barra, sillas altas y paneles de madera.

11882327_1504060983221653_5037603227939509094_o

Pasamos por allí el domingo, casi a las 15 horas, y me sorprendió encontrar asiento a la primera. Era uno de mis temores, ya que no es muy grande y no se reserva sitio. Sin embargo, aunque en otros locales había gente esperando (como  Hamburguesa Nostra), en el Perro Bar había espacio de sobra.

La carta es sencilla. Nueve perritos, o sándwiches, más los acompañamientos. Al principio estuvimos tentados de pedirnos varios. «¿Un perrito de una salchicha? No va a ser suficiente», pensamos. Quizá demasiados días yendo a Ikea y terminando con uno de esos «perritos» que, aunque baratos, lo único que hacen es lograr que no te desplomes de un bajón de azúcar cuando aún te queda un largo camino arrastrando muebles hasta el coche. En fin, al final pudo la prudencia y PSF y yo pedimos un perrito cada uno y unas patatas de acompañamiento. Acabamos hasta arriba, aviso.

El primero, el Perro «Verde» (7,10 euros): pan de cerveza negra, salchicha Frankfurt con aguacate, tomate y mayonesa. No me voy a andar con rodeos: el pan del perrito era espectacular. Esponjoso, suave, sabroso… Lo tienen guardado hasta el último momento en una vaporera y va genial con el sabor de la Frankfurt. Así, de textura prieta y de sabor oscuro. Por lo demás, el acompañamiento estaba bien. No tapaba los sabores de los protagonistas, pero le daba un toque fresco y un regusto a cilantro.

DSC_0081

También pedimos «El gran Perro» (9,90 euros), que más que un perrito parecía una hamburguesa, ya que el pan, también de cerveza negra con semillas de amapola, es en forma de sándwich. Llevaba butifarra, que la abren en canal en la plancha y la hacen «a lo ancho», de tal manera que la carne se adapta a la forma del pan. Iba también con queso emmental, bacon, cebolla caramelizada, tomate y lechuga. La cuestión es que, pese a que no lo ponga en la carta, la cebolla caramelizada llevaba setas también (no sabemos si porque se confundieron al echar el topping o porque se habían quedado sin la normal; esta es la salsa que utilizan para otro perrito: el francés, que lleva queso brie). El sabor intenso de la salsa, de las setas, lo impregnaba todo dándole un toque diferente. El pan, al igual que el del perrito, estaba esponjoso y suave. Y la butifarra, fresca, era una delicia.

DSC_0092

Y, por último, una ración de patatas fritas para compartir (4,90 euros) con salsa de mostaza real (0,50). También existe la posibilidad de pedir los perritos con acompañamiento con un suplemento de 2,50. Las patatas eran caseras aunque enormes, y las mostaza muy buena, pero fuerte.

DSC_0087

 En resumen: vale, es más caro de lo que la gente puede esperar por un perrito, pero es que no son cualquier perrito. La calidad es estupenda.

 

¿Has estado en Perro Bar? ¡Dinos qué opinas tú!

Dirección: Plaza del Callao s/n, El Corte Inglés, planta 9, Madrid.

 

Recuerda que puedes seguirnos en Twitter en @rutadelmcrib y en Facebook a través de nuestra página

Compartir

ABC.es

La ruta del McRib © DIARIO ABC, S.L. 2017

En la ruta del McRib hablamos de comida joven y accesible, de consumo habitual —por lo económico y cotidiano—, sin renunciar a comentarlo todo, porque todo cuenta. Queremos descubrirte nuevos locales pero también las variaciones en carta de otros viejos conocidos. Más sobre «La ruta del McRib»

abril 2017
L M X J V S D
« feb    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930