Una de golondrinas

Publicado por el Sep 4, 2013

Compartir

Morata encierro 076bisbis

Pajaritos absurdos –estos sí– como un zapato impar, cuyo vuelo trepidante les viene del cloro y la lejía del agua de las albercas que toman a buchitos en pasada rasante.
Ramón Gómez de la Serna les escribía cartas, fuente literaria de nuestra simpatía golondrinesca, y eso que en ellas, y por ellas, ponía cosas tremendas:
La diferencia de infancia a vejez es veros por primera o por última vez.
Sois como paréntesis de una idea que vuela gracias a sus paréntesis.
Bocado predilecto de los poetas, hasta que Bécquer (nunca se lo agradeceremos bastante) las echó en su wok chino y las frió, dejándolas inservibles para los restos de la lírica.
Bécquer es el poeta que fríe, pero como lo hace en un wok, las metáforas le salen a pedir de boca.
Foxá dice que Gustavo Adolfo Bécquer, andaluz y soriano como Antonio Machado, tiene algo de nórdico o de alemán.
Su apellido parece germánico y su nombre es luterano y del Norte o Septentrión.
Hubo otro Gustavo Becker, contemporáneo del nuestro, nacido en 1840 en los alrededores de Helsinki; pero éste no era poeta, sino guerrero.
Guerreó en Europa.
Guerreó en México, por Maximiliano y contra Juárez, el indio zapoteca que quería vengar la conquista de Cortés en ese rubio descendiente de Carlos V.
Es un hombre alto, rubio, que habla once idiomas.
Llega a España cuando Alfonso XII agoniza.
Una tarde, la reina Cristina, llevada de la semejanza de nombre y apellido, se dirige al Becker finlandés y le recita la primera estrofa de “Las oscuras golondrinas”:
Es una lástima que ninguna de las melodías que se han compuesto para cantar al piano esta rima interprete el sentido de nuestro poeta. Acaso un músico del Norte sabría comprender mejor su melancolía.
El oficial finlandés se acuerda de su amigo Pacius, que vive en Helsinki, que se ilusiona al recibir la carta con la rima traducida al sueco.
La reina de España quiere que componga una melodía.
La composición, terminada, llega a España durante el verano.
“Las oscuras golondrinas” son cantadas en el Palacio Real, y con tan grande éxito que la reina concede a Pacius la Cruz de Isabel la Católica.
Al atardecer –escribe Foxá–, cuando el sol se ponía rojo sobre el hielo del mar, estas bellas señoritas finlandesas, Ana e Isabel (bisnietas de Pacius) me han cantado al piano, en español, emocionándome, la triste rima de Gustavo Adolfo. He salido. Hacía frío en la calle y me ha nevado sobre la partitura, que me llevaba a casa como un recuerdo.

Compartir

ABC.es

Una pluma te sentencia © DIARIO ABC, S.L. 2013

La vida al paso (A los cincuenta años. La vida se va quedando atrás como el paisaje que se contempla desde la plataforma de un coche de ferrocarril en marcha, paisaje del cual va uno saliendo... Más sobre «Una pluma te sentencia»

Etiquetas
Calendario de entradas
julio 2017
M T W T F S S
« Dec    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31