Tierra de conejos

Publicado por el Sep 19, 2011

Compartir

acone.jpg

 

Tierra de conejos, quiere decir España, y ahí está esa conejera en un camino de Valgrande (¿Chinchón o Morata de Tajuña?), entre ruinas de Petra y filosofía Bauhaus (“la forma sigue a la función”), entre bodega de Norman Foster y túnel de Gallardón, entre la valla campera del psiquiatra de la felicidad Rojas y el monumento “ténebre” de Chirino a los brigadistas de Stalin, cuyas conejeras guerracivilistas para la defensa del Jarama permanecen como entonces, cuando caían los tiros.
    Nótese que el diseño de la galería de los conejos responde al estilo de la clase media española, con su caminito de guijarros y todo, a falta, si acaso, de la consabida alberca de riñón, cuya exhibición indica, entre los españoles, la eclosión de una elegancia.
    Casa con dos puertas mala es de guardar, pero los conejos necesitan lo menos cinco, para defenderse de las culebras, de los raposos, de los azores, de los gatos y, desde luego, de los hombres, que gustan de comerlos con tomate, al ajillo o a la cazadora, como en Casa Miro. Bien mirado, la primera medida económica del régimen zapateresco fue, en la Navidad de 2007, la recomendación a los pobres de comer conejo para paliar la subida del precio del langostino, tótem de nuestra prosperidad castiza.

Compartir

ABC.es

Una pluma te sentencia © DIARIO ABC, S.L. 2011

La vida al paso (A los cincuenta años. La vida se va quedando atrás como el paisaje que se contempla desde la plataforma de un coche de ferrocarril en marcha, paisaje del cual va uno saliendo... Más sobre «Una pluma te sentencia»

Etiquetas
Calendario de entradas
diciembre 2017
M T W T F S S
« Dec    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031