Silveti, la Virgen y el Santo

Publicado por el May 10, 2014

Compartir

Blog silveti

Diego Silveti, hijo y nieto de Silvetis, inauguró San Isidro, mató (como pudo) a Rabanillo y Canturreño, se envolvió en su capote de paseo, saludó y se marchó.
Licenciado en Relaciones Internacionales –se avisaba en el programa de mano.
A Canturreño, un penco de la dehesa salmantina, no sabiendo qué hacerle, le hizo Diego Silveti manoleras, ese pase bufo (lo decía Luis Miguel) que puso de moda el Tomás de la Segunda Venida como birlibirloque de su falso tremendismo. A Canturreño no le gustó, y lo prendió. Quiso el torero repetirlo, pero la plaza se lo impidió.
¡Para suicidarse, al Viaducto! –le gritó un loco de andanada.
“¡Pinche gente que se raja!”, decía de los suicidas (“me dan ganas de matar a todos los que están achicopalados, pues por dura que se venga la vida, nadie tiene derecho a irse a pique”) Emilio el Indio Fernández.
Entonces Diego Silveti estoqueó y se despidió ceremoniosamente de Madrid. Bordada en su capotillo de paseo, iluminada por la luz crepuscular del Guadarrama, la estampa de una Virgen de Guadalupe abrazando al santo nuevo, Juan Pablo II, guía de la devoción silvetiana.
Bendito catolicismo mexicano, donde todo, lo suyo y lo nuestro, es incendiario.
Dicen que cuando Pío XII lo invitó a Castelgandolfo para proponerle una serie de vidas de santos por diez años, el Indio leyó el martirologio y rechazó la oferta:
Perdóneme, Santidad, pero yo soy mexicano, de esos que no lograron conquistar los españoles. Yo sigo creyendo en Huitzilopochtli y de santos y milagros no entiendo nada.

Compartir

ABC.es

Una pluma te sentencia © DIARIO ABC, S.L. 2014

La vida al paso (A los cincuenta años. La vida se va quedando atrás como el paisaje que se contempla desde la plataforma de un coche de ferrocarril en marcha, paisaje del cual va uno saliendo... Más sobre «Una pluma te sentencia»

Etiquetas
Calendario de entradas
septiembre 2017
M T W T F S S
« Dec    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930