Salamandras y ola de fútbol

Publicado por el jun 30, 2012

Compartir

 

Salamanquesa.jpg

    En la terraza de La Tinaja, en Morata de Tajuña, he visto la primera salamanquesa del verano, que yo, con una estolidez que atribuyo a la ola de fútbol, confundí con una salamandra, y, de haber estado cenando con un hijo, se habría repetido el episodio de Benvenuto Cellini, que a la edad de cinco años vio jugar en el fuego a una lagartija, y se lo contó a su padre, y éste le dijo que el animal era una salamandra y le dio una paliza para que tan admirable visión, casi nunca permitida a los hombres (como ocurre en los toros), se le grabara en la memoria.
    ¿Cómo confundir a una salamandra con una salamanquesa?
    La “Tarentola mauritanica” (salamanquesa para el vulgo) es una marinera de luces, que diría Perales por boca de la Pantoja, pues caza en las inmediaciones de las lámparas, donde se congregan esas polillas que no han leído las empresas barrocas del padre Núñez de Cepeda sobre los peligros de acercarse a la luz siendo polilla.
    La salamandra es “salamandra salamandra” para el científico, que debió de ser Unamuno, el primer tertuliano de España, con su voz de odre y su predisposición a decir las verdades del barquero.
    –Ese hombre dice las verdades del barquero –dice el español de todo español que grite.
    Salamandra, salamandra, renaciente maravilla, académica palanca de mi visión de Castilla, dijo Unamuno de Salamanca, donde Rafael Farina, que a mí me cae mejor que Unamuno, cantó salamandra bendita, qué cosita bonita…
    –Hay un gitano, gitano, / que va por el mundo entero / cantando que es soberano / con el sombrero en la mano…
    Y todo esto ha ocurrido en un instante de eso que los sacamuelas del fútbol llaman “distrasión”.
    “Distrasión” por parte de la polilla (ese punto rojo en la lengua del reptil), y por parte de la salamanquesa, “definisión”.
    La naturaleza es barroca.

 

Compartir

ABC.es

Una pluma te sentencia © DIARIO ABC, S.L. 2012

La vida al paso (A los cincuenta años. La vida se va quedando atrás como el paisaje que se contempla desde la plataforma de un coche de ferrocarril en marcha, paisaje del cual va uno saliendo... Más sobre «Una pluma te sentencia»

Etiquetas
Calendario de entradas
abril 2017
L M X J V S D
« dic    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930