Perder el paso

Publicado por el May 7, 2013

Compartir

piernas2013 bis

En Madrid no hay ciegos oracioneros porque la Once los retiró.
Abundan, en cambio, los mutilados.
“Reservado para caballeros mutilados”, decían unos carteles de Metro antiguos.
Los mutilados de ahora se disputan las aceras comerciales, como ésta de Diego de León (¡Primera Lanza del Reino!).
No son de aquí ni de allí, pero a mí todos me parecen Ceballos, el mutilado de “Un país de mutilados”, crónica sagrada de Alberto Salcedo Ramos sobre la mutilación en Colombia.
A dos cosas se aferraba Ceballos: el refranero y la muleta.
Lo que viene liso desde el cielo, cae a la tierra sin arrugas.
Era su ley del fatalismo, que tenía sus ramas: en esta vida el que no cae de un empujón se resbala solito y siempre hay malos bajo las sombritas.
Salcedo Ramos cuenta que durante mucho tiempo Ceballos estuvo obsesionado con la idea de suicidarse, hasta que, sin ningún motivo, recuperó las ganas de llegar  viejo.
Indio muerto no tira flecha.

Compartir

ABC.es

Una pluma te sentencia © DIARIO ABC, S.L. 2013

La vida al paso (A los cincuenta años. La vida se va quedando atrás como el paisaje que se contempla desde la plataforma de un coche de ferrocarril en marcha, paisaje del cual va uno saliendo... Más sobre «Una pluma te sentencia»

Etiquetas
Calendario de entradas
diciembre 2017
M T W T F S S
« Dec    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031