Oro natural

Publicado por el Jun 4, 2011

Compartir

oro(1).jpg

En el cruce de Alcalá con Alcántara compran oro… “con toda naturalidad”. ¿Naturalidad? Hasta ahora, de la naturalidad sólo hablaban los viejos actores, que vienen haciéndolo exactamente desde 1835, con don Julián Romea. De un comediante se ha dicho siempre en son de elogio que trabaja con naturalidad. Pero don Ricardo Calvo negaba que la naturalidad en el teatro pudiera existir, pues el teatro sólo puede ser artificio. Otra cosa es el efectismo de la naturalidad, o la gran afectación de lo natural. ¡El énfasis escénico! Porque la naturalidad de la escena no puede ser la naturalidad de la calle. En la escena se intenta mejorar la realidad. Si no, ¿qué sentido tiene? ¡Anda que no hace falta naturalidad –además de valor– para empeñar los zarcillos de la abuela.
    –¡Que no vendas tú, manque pases jambre, / tu mantón bordao! –dice la seguidilla gitana.
    ¿Qué cosa más natural que “la jambre” en la vida de España? De Manolo Vico se decía que había empeñado una merluza, y de Villaespesa, en otro día negro, una calavera.
    –¡Por Dios! ¿Un duro por una calavera como ésta? Deme usted siquiera dos duros, hombre…
    –No, porque esto no vuelve usted a desempeñarlo en la vida.
    –¿Esto? ¿Que no vuelvo? ¿Pero cree usted que por diez pesetas voy a dejar perder un recuerdo de familia?

Compartir

ABC.es

Una pluma te sentencia © DIARIO ABC, S.L. 2011

La vida al paso (A los cincuenta años. La vida se va quedando atrás como el paisaje que se contempla desde la plataforma de un coche de ferrocarril en marcha, paisaje del cual va uno saliendo... Más sobre «Una pluma te sentencia»

Etiquetas
Calendario de entradas
septiembre 2017
M T W T F S S
« Dec    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930