Nostalgia neurótica de Rock-Ola

Publicado por el sep 15, 2011

Compartir

 

rock ola.jpg

 

En el palimpsesto sentimental de los madrileños de aluvión (uno venía de Burgos a triunfar, que era almorzar), Rock-Ola es parada y fonda de nuestra juventud perdida.
    No debe de diferenciarse mucho nuestra nostalgia de Rock-Ola de la nostalgia que Freud tenía de Roma:
    –Mi nostalgia de Roma tiene unos rasgos hondamente neuróticos: va unida al amor que sentía de colegial por Aníbal, el héroe semita.
    En “La interpretación de los sueños”, lectura que yo acostumbraba alternar con los horóscopos de Karin Silveyra, Freud (“el doctor Freud de Viena”) explica que Aníbal y Roma simbolizaban a sus ojos de adolescente la tenacidad judía y la organización católica.
    Rock-Ola es nuestra Roma de pobres.
    Y nuestro Aníbal sólo podía ser el puertas, Lorenzo.
    De Rock-Ola únicamente queda la cal andaluza de la fachada y dos respiraderos como ojos con rejillas que impidan asomarse a aquel tiempo y sobrevolarlo en una nube de tristeza.
    Ahora que de noche veo la sonrisa Cheshire de Berli (Jorge Berlanga) colgada en cada esquina, todo sería material para el incendio: la uña de Alaska, el pelo de Ana Curra, el mohín de May, y el hormigueo absurdo de la gran esquina del tiempo, nuestro tiempo, la esquina de Padre Xifré, 5 que los guardas culturales del Ayuntamiento no han sabido conservar, con su cosa de Comala para el Pedro Páramo que llevamos dentro.

Compartir

ABC.es

Una pluma te sentencia © DIARIO ABC, S.L. 2011

La vida al paso (A los cincuenta años. La vida se va quedando atrás como el paisaje que se contempla desde la plataforma de un coche de ferrocarril en marcha, paisaje del cual va uno saliendo... Más sobre «Una pluma te sentencia»

Etiquetas
Calendario de entradas
abril 2017
L M X J V S D
« dic    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930