“No con mis impuestos”

Publicado por el Sep 1, 2011

Compartir

acogida bis.jpg

Primero de septiembre en Madrid.
    Tal día como hoy de hace 72 años, viernes, los alemanes invadían Polonia, que es una cosa que pasa por escuchar a Wagner, en ocurrencia de Woody Allen, que tiene estatua en Oviedo y concierto de clarinete en Avilés, donde congrega a miles de personas, razón por la cual un Premio Planeta de Granada concluye que España es un país de sordos, discapacitados, por cierto, cuya contratación como telefonistas subvenciona la Junta de Andalucía.
    Volvía uno a casa con la cosa de que los cabestros sin Florito del librepensamiento español, de tanto berrear “¡No con mis impuestos!” en los oídos de los adolescentes extranjeros, habrían acabado con los menesterosos en Madrid, pero en la primera iglesia que he visto, en la calle del Conde de Peñalver, estaban los necesitados de siempre.
    Pobres pobres, que en vez de acudir a las asambleas laicas de Sol buscan el socorro de la caridad a las puertas de los templos católicos de la capital, mientras Monsieur Hessel, el abuelillo francés que en lugar de jugar a la petanca se puso a resumir el Libro Rojo de Mao para ilustrados con prisa, desde la impunidad que le garantiza su senectud, hace apología del socialismo francés (el “ismo” que devolvió la mendicidad, que parecía erradicada, a las calles de Francia), del socialismo español o zapaterismo… y de Rubalcaba, ese cráneo privilegiado que tiene por cerebro a la señora Valenciano y por libro de cabecera a Schopenhauer, blanco y triste como la luna en un cementerio de parados.
    –Jacinto venía ya atracándose de Schopenhauer, del Eclesiastés y de otros pesimistas menores y bostezaba tres o cuatro veces al día, con un bostezo hueco y lento, pasándose los finos dedos por el rostro, como si en él palpase palidez y ruina. ¿Por qué? –nos dice el gran Eça de Queiroz, con mejor literatura que el periodismo ramplón de “me voy a tomar un café, que me duermo…”
    Hessel y Rubalcaba.
    –Lasciate ogni speranza!
    La promesa más alegre de Rubalcaba es la Muerte Digna, para que no se repita lo de Lasa y Zabala. Cuando el otro socialismo.

Compartir

ABC.es

Una pluma te sentencia © DIARIO ABC, S.L. 2011

La vida al paso (A los cincuenta años. La vida se va quedando atrás como el paisaje que se contempla desde la plataforma de un coche de ferrocarril en marcha, paisaje del cual va uno saliendo... Más sobre «Una pluma te sentencia»

Etiquetas
Calendario de entradas
julio 2017
M T W T F S S
« Dec    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31