Los rosales que amara Bradomín

Publicado por el nov 24, 2014

Compartir

blog viña1

No son estas viñas los rosales vaticanos que amara Bradomín, aunque yo he visto a Martín Chirino suspirar por el oro de su otoño en las cepas.
Chirino recibió el don de la herrería con los crujidos del hierro en los astilleros canarios, pero atónito, lo que se dice atónito, sólo se queda ante los reflejos del oro que supura la vid de Valyunque.
¿Quién da migas de pan a la trompa azul del elefante? –se pregunta el poeta exiliado por la guerra de Madrid–. ¿Seguirá aquella luz rosa de las últimas novilladas en los miradores de la calle de Alcalá?
El filósofo Sloterdijk habla de unos fisiólogos que sostienen que el aparato visual humano puede llegar a distinguir hasta diez millones de matices de color. Aunque sólo unos miles tuvieran un equivalente lingüístico, tendríamos que aprender otros tantos miles de palabras relativas al color, lo cual queda fuera del alcance de una vida humana, teniendo en cuenta que la mayoría de los hombres lidian durante toda su existencia con un vocabulario activo de tres a cinco mil expresiones.
Asistir al otoño (el milagro de la muerte) y no poder contarlo.

Compartir

ABC.es

Una pluma te sentencia © DIARIO ABC, S.L. 2014

La vida al paso (A los cincuenta años. La vida se va quedando atrás como el paisaje que se contempla desde la plataforma de un coche de ferrocarril en marcha, paisaje del cual va uno saliendo... Más sobre «Una pluma te sentencia»

Etiquetas
Calendario de entradas
abril 2017
L M X J V S D
« dic    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930