Loro de Luna

Publicado por el jun 14, 2011

Compartir

 

 

loroluna.jpg

Quejárase Quevedo de las veces que uno, silbando a la luz de la luna para llamar a un ruiseñor, ve salir a una lechuza.
    O un loro de luna.
    El loro mañanero de la calle de la Luna, en la esquina de la farmacia, remeda, silbando, todos los reclamos de la selva (“silva de varia lección”) del apocalíptico barrio de Malasaña.
    El Apocalipsis habla de una mujer vestida con el sol y situada sobre la luna, símbolo de lo efímero, a sus pies.
    ¿Manolita Malasaña?
    A los pies de este loro, símbolo de la longevidad en plenitud de conversación castiza, pasa la calle de la Luna, de esa pobre luna blanca y romántica (nada que ver con la luna de la Nasa) que tantas noches se nos viene encima como un perro humilde, en dicho de los poetas, pidiéndonos, ay, una limosna de atención.
    Luna de la calle de la Luna, donde se adquieren esos lunares que persisten en los ojos después de haber mirado al sol o mirado a Edelmira (decía Gómez de la Serna que al leer el nombre de Edelmira uno se queda un rato sin ver nada).
    Y entonces hay que entrar a la farmacia.
    Pero, a pesar de lo que se fija, con lo que silba se quitan las ganas de pensar que el loro de Luna es un Anacleto agente secreto de Rubalcaba, ese Fouché comprado en los chinos.

Compartir

ABC.es

Una pluma te sentencia © DIARIO ABC, S.L. 2011

La vida al paso (A los cincuenta años. La vida se va quedando atrás como el paisaje que se contempla desde la plataforma de un coche de ferrocarril en marcha, paisaje del cual va uno saliendo... Más sobre «Una pluma te sentencia»

Etiquetas
Calendario de entradas
marzo 2017
L M X J V S D
« dic    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031