Lastres con el agua al cuello

Publicado por el ago 16, 2011

Compartir

 

las 2.jpg

 

Lastres tiene algún nacionalista que quiere que su pueblo se diga “Llastres” y así lo repinta en las señales de carretera, lo cual importa a nadie, porque nadie viene a Lastres a hacer la guerra de los dichos, sino la vida de los pacíficos.
    –Bienaventurados los pacíficos, porque ellos serán llamados hijos de Dios.
    Del vivir como Dios, como popular y religiosamente se entiende vivir por todo lo alto, en lo alto, donde la iglesia, con suelo de piedra y mesa de pescado.
    Lastres tiene restaurantes de copete, como El Cafetín, donde una vez cenó Azaña algo que no fueron sus propias palabras.
    Yo madrugo en Lastres para llegar a tiempo a la pescadería de La Chucha, que abre a las nueve y a la puerta siempre hay ya una gaviota que da la vez.
    A La Chucha le compro salmonetes, chopas, calamares, y un día, un San Martín (en otras partes San Pedro), que es uno de los misterios gastronómicos de la Creación.
    Después, la playa, donde cada mañana comparte uno baños con un cormorán, que son dos, ave maravillosa, formidable pescadora, que los chinos esclavizan para sacar peces del mar: con una lazada al pescuezo, el cormorán, empleado como sabueso, captura la pieza, pero no la puede tragar, porque el chino aprieta el lazo, la vomita en la barca, y otra vez a empezar.
    Lastres, que yo he retratado, aprovechando la marea más baja, desde el centro del arenal, con el agua al cuello, para que se vean sus tres palmeras (una de ellas, la mía), era un remanso reacio a toda vulgaridad, pero un mal día cayó del cielo la TV con la cosa de representar la vida de un tal doctor Mateo, que ya me dirán. El precio de esa broma es un correr incesante de gentes atontadas como moscas del invierno que escogen como objeto de sus vidas retratarse ante la casa del imaginario doctor. Y a ver quién repara ahora este crimen contra la paz.

Compartir

ABC.es

Una pluma te sentencia © DIARIO ABC, S.L. 2011

La vida al paso (A los cincuenta años. La vida se va quedando atrás como el paisaje que se contempla desde la plataforma de un coche de ferrocarril en marcha, paisaje del cual va uno saliendo... Más sobre «Una pluma te sentencia»

Etiquetas
Calendario de entradas
abril 2017
L M X J V S D
« dic    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930