La tumba de “Dora”

Publicado por el may 5, 2014

Compartir

blog dora 2

En el campo, mayo es la fragua de la vida, que echa chispas, y su fogonazo lleva la luz incluso a la tumba de “Dora”, que fue durante años la cobradora dorada (“golden retriever”) de Martín Chirino en Valyunque, en cuyo jardín sus cenizas echan de comer a las rosas. “Dora” nunca hizo vida de perro, sino de novia. Hablaba (se sabe que los perros mienten, pero los hay que también hablan) confidencialmente con su ilustre  amo, y con las visitas, ya enferma, podía coquetear cual Marie Duplessis otoñal en el maravilloso orleanismo de la espiral que la envolvía. A su muerte, apareció en el jardín “Tebi” (su nombre es “Esteban”), como en un vórtice de conejos despavoridos y dibujos animados, vagabundo y genial, visitador y cazarito, que ayer, cuando la gente medía a ojo de buen cubero el misterioso crecimiento de las rosas, se paró en la lápida de “Dora”, y Chirino, dios forjador que posee el arcano de la espiral (espiral: aquello que abandonamos al principio y que nos espera, transfigurado, al final) lo acarició, como bendiciéndolo, con la misma mano que retuerce al hierro.

Compartir

ABC.es

Una pluma te sentencia © DIARIO ABC, S.L. 2014

La vida al paso (A los cincuenta años. La vida se va quedando atrás como el paisaje que se contempla desde la plataforma de un coche de ferrocarril en marcha, paisaje del cual va uno saliendo... Más sobre «Una pluma te sentencia»

Etiquetas
Calendario de entradas
marzo 2017
L M X J V S D
« dic    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031